‘CAMINO DE SAN JUAN DE LA CRUZ’

El “Camino de San Juan de la Cruz” nace con la vocación de convertirse en un camino de peregrinación que permita acercarnos al legado literario y espiritual del santo místico carmelita, pero también se constituye como una ruta turística para conocer el legado patrimonial, paisajístico y etnográfico de aquellas villas por las que él pasó.

 

El “Camino de San Juan de la Cruz” lo forman un grupo de municipios de tres comunidades autónomas diferentes (Andalucía, Castilla-La Mancha y Murcia) que componen una comarca histórica en torno al río Segura: Beas de Segura, Hornos de Segura, Santiago-Pontones, Nerpio, Moratalla y Caravaca de la Cruz. La ruta te lleva de la histórica Villa de Beas, donde Santa Teresa de Jesús fundó el primer convento de Carmelitas Descalzas de Andalucía, y donde llegó también en 1578 Fray Juan de la Cruz como Prior del Monasterio de Nuestra Señora del Monte Calvario; hasta Caravaca, donde San Juan funda el convento de frailes descalzos en 1586.

Beas de Segura y Caravaca de la Cruz son dos villas unidas desde tiempos remotos por su historia, muy vinculada a la Orden de Santiago y los Carmelitas Descalzos. El resto de municipios que conforman el “Camino de San Juan de la Cruz” se adentran en plena Sierra de Segura, ofreciendo algunos de los paisajes más bellos de la geografía española.

El trayecto tiene 151 kilómetros y ha sido fruto de un riguroso estudio que ha permitido recuperar, en la mayor parte, las antiguas vías de comunicación del siglo XVI.

Se compone de seis etapas:

 

BEAS DE SEGURA *______23’40Km._________________ * HORNOS DE SEGURA

HORNOS DE SEGURA *_______________20’40Km.___________ * PONTONES

PONTONES *_________17’80KM. _______________ * SANTIAGO DE LA ESPADA

SANTIAGO DE LA ESPADA *__________32’10Km.___________ * NERPIO

NERPIO *_________20’80Km.______________ * EL SABINAR (MORATALLA)

EL SABINAR * ______36’50Km.___________ *CARAVACA DE LA CRUZ

 

Un camino que recorre montañas, bosques, ríos, aldeas, cortijos, pueblos, etc. Es una oportunidad única del caminante para adentrarse en la sierra que atravesó San Juan de la Cruz para llegar a la villa de Caravaca, caminando por sendas y caminos que le guiaron por las pintorescas poblaciones que salpican la orografía segureña.

San Juan de la Cruz te invita a mirarte y mirar la vida en medio de la naturaleza. Estrena una nueva mirada, no cruces de prisa el paisaje. ¡Tantas horas en contacto con la naturaleza! ¡Qué riqueza!. Todo es importante lo pequeño y lo grande. Todo se vuelve una llamada para el que busca. Cuando te detienes a oír la naturaleza y la sientes, pasas a oírte a ti mismo. Te llenas de alegría, admiración y gratitud por tantas maravillas, tanto dentro como fuera de ti.

Fuentes:

-www.caminodesanjuandelacruz.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *