Tomy Ceballos: ‘Oceános Pacíficos’

 ‘Océanos pacíficos’, la introspectiva muestra del artista  Tomy Ceballos (Caravaca de la Cruz, 1959) llega al claustro del ‘Convento de las Carmelitas’ desde el 15 de septiembre hasta el 12 de octubre. El horario será todos los días de 18:00 a 21:00.

Ceballos rehúye cualquier posible etiqueta, ya sea la de fotógrafo, escultor o pintor: «Me gusta la distinción que hace el castellano entre ser y estar, porque yo solo soy una persona, y estoy ‘fotógrafo’ cuando adopto una forma de sentir ligada a ese proceso. Yo no soy un fotógrafo, soy algo mucho más profundo; no soy fiel a ningún concepto».

Cuando se le pregunta por la orientación de la exhibición, él mismo remite al texto que escribió en el momento de presentarla. «Eso es lo mejor que puedo darte». «Ni siquiera yo podría explicarlo del todo». En esas palabras, el creador parte de la vastedad de la masa de agua que da nombre a la exposición para construir una serie de ejercicios casi derivados de un estado de trance: «Estas imágenes son gotas de lluvia que caen sobre océanos mojados y fabrican ondas concéntricas en mis aguas».

Ceballos encuentra imposible describir eso como algo más que un «sueño», un «pensamiento» que resulta más fácil desgranar desde fuera. Menos volátil es el formato: las imágenes (metro y medio de alto por metro de ancho) se han ido conservando en el disco duro del ordenador desde que empezó a trabajar en la primera de ellas, allá por 2005.

Esculturas en 3D

Para dar forma a sus ‘Océanos Pacíficos’, el artista se ha situado «al otro lado del espejo», dando forma a esculturas virtuales, matizándolas mediante modelado 3D y, finalmente, fotografiándolas desde dentro del propio ordenador. Las capturas resultantes pueden adquirirse por precios entre los 300 y los 1.000 euros, muy alejados de los precios elevados que llegó a alcanzar la obra de Ceballos en otras épocas.

Achaca la adopción de este método a la crisis económica, pero también a la mejora de las computadoras. Trabajar con modelos virtuales le ha supuesto un ahorro en los químicos y papeles que encarecen la fotografía tradicional. Además, asegura que «resultaba más fácil trabajar en el ordenador y, de alguna manera, pasé de ser fotógrafo a fotólogo».

En su obra anterior había un componente de accidente, de espontaneidad, que aquí se ha eliminado. Ahora hay más control en el proceso: «Puedo estar una hora para una sola línea, hasta que me convence. Esta adaptación a los tiempos me ha dado mucho poder sobre la obra». La fotografía virtual acarrea una nueva forma de entender el arte: «Me gustaría que el público empezara a comprender que las imágenes no tienen por qué estar en un cuadro. Al disponer de un original digital, puedes hacer un lienzo, y también imprimirlo sobre cualquier otra cosa: una mampara de ducha o un papel pintado».

www.laverdad.es

Visitas teatralizadas nocturnas al Castillo

‘Los viajeros del tiempo’ protagonizan este año las visitas teatralizadas al Castillo de Caravaca

El Castillo de Caravaca de la Cruz viajará de nuevo el tiempo con las visitas nocturnas teatralizadas programadas por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz. Esta actividad, apta para todos los públicos, tendrá lugar cada noche del mes de agosto, excepto los lunes, a las 22.00 horas.

“Este año las visitas presentan un formato muy innovador en cuanto a guión, personajes y puesta en escena, por lo que animo tanto los vecinos de Caravaca como a aquellas personas que nos visitan a que participen en las mismas, ya que encontrarán una propuesta distinta, amena y divertida para las noches del mes agosto”, tal y como ha señalado la concejal que dirige el área municipal de Turismo, Gloria Gómez, que ha presentado la decimocuarta edición de esta actividad, junto a los actores Jesús Martínez y Lola Salcedo.

El espectáculo preparado para el  mes de agosto estará protagonizado por tres peculiares y sorprendentes personajes, que aparecerán en distintos siglos gracias a una máquina del tiempo. El inventor e historiador Leonardo Leopoldo León, junto a su esposa, María Sarmiento; y el guía turístico Ignacio Ibarra Ibáñez serán los encargados de conducir la visita, para la que también será necesaria la implicación y participación del público.

El recorrido de la visita discurre por diversos escenarios del conjunto monumental del Castillo de Caravaca de la Cruz, declarado Monumento Histórico-Artístico de carácter Nacional. Al igual que en sus anteriores ediciones, se entremezclarán los contenidos de ficción con referencias a episodios destacados de la historia de la ciudad.

La visita teatralizada ‘Los viajeros del tiempo’ se oferta del 1 al 31 de agosto, de martes a domingo. Las entradas se podrán adquirir en la puerta del Castillo de Caravaca de la Cruz con 15 minutos de antelación. El precio será de 5 euros adultos, 4 euros para pensionistas y niños y jóvenes de 7 a 18 años y 2 euros para menores con edades comprendidas entre los 3 y los 6 años.

Fuente: Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz

La Semana Santa en Caravaca de la Cruz

Los primeros documentos que testimonian la celebración de procesiones durante la Semana Santa en Caravaca de la Cruz datan de mediados del siglo XVI. De esa época se conoce la existencia de una procesión la tarde de Jueves Santo. A fines de ese siglo se detalla que la referida procesión era de disciplina, figurando en ella una imagen de Jesús con la Cruz a cuestas y una Virgen Dolorosa.

Del siglo siguiente hay noticias sobre la realización de otras procesiones además de las ya reseñadas, en concreto dos en la tarde del Viernes Santo y otra el Domingo de Resurrección. La primera de ellas partía de la Parroquia de El Salvador y se dirigía a la Ermita de la Reja pasando por todas las ermitas que formaban el Vía Crucis, allí se realizaba la ceremonia del desenclavamiento de Cristo y con esta imagen marchaban hasta la Iglesia de la Soledad, donde concluía. De esta Iglesia partía la segunda de ellas, llamada del Entierro de Cristo, instituida por don Pedro Muñoz de Otálora en 1654. La tercera tenía lugar el Domingo de Pascua con una imagen del Niño Jesús entronizado con los atributos del triunfo de la Cruz sobre el pecado y la muerte. Ésta última imagen estaba en la Iglesia de la Compañía de Jesús.

En el siglo XVIII algunas de las procesiones que se realizaban llegaban hasta el Santuario de la Vera Cruz. A comienzos del siglo XIX la del Jueves Santo por la tarde salía de la Ermita de Nuestra Señora de la Concepción y la del Viernes Santo por la mañana de la de Nuestro Padre Jesús.

El momento de mayor esplendor de las procesiones de Semana Santa en Caravaca tuvo lugar a mediados del siglo XIX, participando en ellas, además de los penitentes, una gran cantidad de personas que desfilaban representando cuadros escénicos como “La calle de la amargura”, “Moisés en el Sinaí” o “La prisión de Jesús”, niños personificando al Pueblo Hebreo y escuadrones de soldados romanos que abrían los cortejos pasionales, a veces a caballo.

Sin embargo, a fines de este siglo entran en una gran decadencia llegándose a celebrar únicamente la del Santo Entierro en la tarde del Viernes Santo que era costeada por la Marquesa de Salar.

En 1897 se reorganizan las cofradías de Semana Santa dando lugar a un programa de procesiones muy parecido al actual. La prensa regional informa así del suceso: “Son cinco las hermandades que se preparan para la Semana Santa, son los morados, azules, encarnados, blancos y negros”.

Terminada la Guerra Civil vuelven a organizarse procesiones, aunque limitadas a los días de Miércoles, Jueves y Viernes Santo. En 1945 se funda la Cofradía del Stmo. Cristo de los Voluntarios creadora de la Procesión del Silencio en la noche del Jueves Santo, desapareciendo en 1950 la llamada Procesión de la Pasión que tenía lugar la tarde de ese mismo día.

En los años sesenta del pasado siglo vuelve a producirse una crisis desapareciendo todas las procesiones excepto la del Silencio y la del Santo Entierro. En 1967 comienzan de nuevo a salir algunas cofradías y ya en 1969 se establece el modelo que se sigue en la actualidad.

Os invitamos que conozcáis personalmente esta “Semana de Pasión” en Caravaca de la Cruz. Seguro que os encantará. Pincha aquí para consultar el programa.

 

Fuentes:

regmurcia.com

La curiosa tradición del Viernes de Lázaro en Caravaca de la Cruz

Aprovechando que este viernes 16 de marzo se celebra en la Real Basílica-Santuario de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca el llamado Viernes de Lázaro, dedicamos el blog de hoy a esta curiosa tradición.

Actualmente en estas fechas (14, 15 y 16 de marzo) se celebra un triduo en honor a San Lázaro, pero la celebración antigua tuvo una forma algo diferente.

Parece ser que era costumbre en tiempos más pretéritos acudir el mencionado viernes anterior al de Dolores al Santuario de la Vera Cruz, donde desde el siglo XVIII al menos, existe en el lado de la Epístola un altar dedicado al bienamado amigo de Cristo, muerto por enfermedad y resucitado por Su voluntad. Los caravaqueños se congregaban por cientos en el templo, durante todo el día, para orar en el altar de San Lázaro, quizás como parte del atávico sentimiento de suplicar a los Santos remedios imposibles para la mano humana, o como pleitesía a los fallecidos, como lo estuvo Lázaro. Era en efecto un día multitudinario, alcanzando su máxima afluencia a las 3 de la tarde, la hora del miserere, cuando “la iglesia se quedaba pequeña y el espacio dedicado a velas y cirios rebosaba hasta el peligro de incendio por saturación“.

¿Una costumbre de raíces en la Europa del Este?

A día de hoy no se ha esclarecido con nitidez el origen de ésta costumbre caravaqueña del Viernes de Lázaro. Algunas investigaciones antiguas y pendientes de revisión apuntan a que tal tradición fue importada por alguien con la buena intención de revitalizar la afluencia de fieles al Santuario en esta fecha concreta, dado que la presencia masiva de caravaqueños en el Viernes de Dolores y el Viernes Santo en el Castillo se daba por sentada.

Existe una hipótesis sobre las raíces de ésta tradición que habla de la cristianización de una festividad eslava con origen en Serbia y que responde al nombre de Sábado de Lazarel o Sábado de las Flores. En tal festividad, celebrada el sábado antes de Ramos, es costumbre entre otras que las muchachas jóvenes, en grupo de tres máximo y vistiendo una de ellas al estilo nupcial, marchen con hojas de sauce adornando su cabello, cantando un himno triste y melancólico que habla de la trágica muerte de un tal Lazarel, víctima de una caída mortal desde un árbol al intentar coger una flor para su amada prometida. No deja de ser una celebración de origen pagano, de celebración de la Primavera.

El cómo ésta festividad llegó a Caravaca, cristianizada y adaptada a las fechas y el contexto religioso local, es aún un misterio. Sin duda existen coincidencias entre el caravaqueño Viernes de Lázaro y el eslavo Sábado de Lazarel, como la celebración de ambos a inicios de Primavera, tomando como base la muerte, y con los lamentos tanto de las hermanas del resucitado amigo de Cristo como de la prometida de Lazarel y sus acompañantes. Sea como fuere, ésta curiosa tradición caravaqueña que tanta popularidad amasó en el siglo pasado y que cayó en el olvido durante muchos años, hoy en día está recuperada en forma del mencionado triduo a San Lázaro, que si bien difiere de las maneras antiguas de ésta costumbre, en esencia su significado no ha cambiado y sigue concentrando a muchos caravaqueños y caravaqueñas con ánimo de rendir culto a Lázaro, uno de los pocos mortales corrientes y molientes que ha vuelto de la muerte para contarlo.

Fuente: ‘Crónicas para la Historia de Caravaca’. J. A. Melgares Guerrero.

THE HERMIT OR CHURCH OF SANTA ELENA IN CARAVACA DE LA CRUZ

The hermit of Santa Elena is located in a neighborhood of Caravaca located on top of a hill, the Cabezo de la Cruz, and next to the Plaza del Hoyo, now the Wine Horses.

It is a baroque church of the XVIII century, with a single nave, with a high choir at the foot, with three sections and covered by an arched vault with a cruiser. In the cruiser it presents / displays vault vaída.

In the hermitage there is a baroque altarpiece with the image of Our Father Jesus Nazarene. It is an image of dress, of great devotion.

In it takes place the besapié of the first Friday of March, and from here part the procession of Good Friday in the morning.

The image of Santa Elena accompanies the Santísima and Vera Cruz in the processions patronales of the month of May.

Titularity: Diocese of Cartagena

Address: CANALEJAS STREET. Caravaca de la Cruz

Architecture of the temple

Building of the XVIII century, of single nave with cruiser and lateral hornacinas, with high choir to the feet. The main altar is on a grandstand. In the interior we find arches of semicircular, pilasters and vaults of half cannon roped.

The facade is decorated with pilasters, capitals and friezes in ocher color simulating the jasper of the tower; also has a large balcony with wrought iron gate and on its right side a tower of a single body.

In the 1970s, the original mud tile floor was replaced by a modern terrazzo. This unsuccessful intervention was paid for by an industrialist from Caravaca.

Temple Heritage

This hermitage has a baroque altarpiece, the work of Agustín López, from 1707, with the image of Our Father Jesus Nazareno (18th-20th century); image of dress, of great devotion.

We also find modern images of deep popular tradition:

St. Helena, mother of the emperor Constantine, who thanks to her his son embraced the Catholic faith. The carving was donated to the Bando de los caballos del Vino and since 2005 it supplements the previous image that will remain in the Hermitage of Santa Elena in the processions patronales.

 

San Juan Evangelista, titular of the cofradía of the Whites, carving of the Murcia sculptor Jose Sánchez Lozano, of 1947.

 

The Prayer in the Garden, which parades the night of Holy Wednesday. Brotherhood of the Moraos.

Saint Lucia (20th century), image of great popular devotion. Advocate against sight-related diseases. Its celebrations were celebrated in the month of December.Santa Águeda, twentieth century.San José, twentieth century.La Dolorosa, twentieth century.

Painting:

Virgin of the Good milk with San Juanito and the Niño.Lienzo of the Crucified one.

 

History of the temple

There is a tradition that the hermitages of northwestern Murcia were built from the reconquest of Granada in the late fifteenth and early sixteenth centuries. This flourishing of the hermitages continued during the XVII and XVIII centuries with the so-called rural baroque, where the proportions of the buildings increased in their structure, obtaining a greater ornamentation in all the church, with altarpieces, painting to temper, etc. During the nineteenth century there was a stagnation of the construction of hermitages, knowing a new rebirth in the second half of the twentieth century, reaching to this day, with functional and utilitarian buildings.

As has been said, the eighteenth century will be the great century of architectural and decorative changes in terms of covers, wider cruises, domes, etc. It is at this moment when new hermitages appear like the one that concerns us of Santa Elena and the one of Santa Inés, this one attached to a stately cortijo in Caravaca. In the Campo de Moratalla, the one of San Juan Bautista, the one of San Pedro and the one of Sabinar are very similar to owning a portico to the feet, and in the urban helmet the one of Santa Ana. In Calasparra, the Sanctuary of Ntra. of the Hope and the hermitage of the Ecce Homo of unique invocation in the zone.

In the Cup of Bullas the hermitage of the Consolation today very transformed and in the garden of Cehegín the one of the Campillo de los Jiménez, that conserves the majority of its mural decoration.

At the end of the eighteenth century and beginning of the nineteenth century, bell-tower towers emerged, as in the case of the hermitage of Santa Elena.

Most of the liturgical services of the hermitages are very recent because of the destruction they suffered during the Civil War and even today.

Works by important artists

Among the proper names that appear linked to this hermitage is the one of Jose Sánchez Lozano, sculptor Murcia of century XX, follower of the aesthetics of Francisco Salzillo, who dedicated itself in the post-war period to make restoration sculptures so that the churches of the Region recover their Saints destroyed in the contest. For the hermitage of Santa Elena it realizes a sculpture of San Juan Evangelista of 1947.

Also appears the one of Agustín Lopez, who realized baroque altarpiece for the hermitage of Santa Elena, dated 1707. Also we can find an altarpiece of this artist in the church of San José, of the Monastery of Carmelaca Mothers of Caravaca.

Source: www.regiondemurcia.com

 

IGLESIA O ERMITA DE SANTA ELENA EN CARAVACA DE LA CRUZ

 

La ermita de Santa Elena, se encuentra ubicada en un barrio de Caravaca situado en lo alto de una colina, el Cabezo de la Cruz, y junto a la Plaza del Hoyo, en la actualidad de los Caballos del Vino.

Se trata de una iglesia barroca del siglo XVIII, de nave única, con coro alto a los pies, de tres tramos y cubierta por bóveda de arista con crucero. En el crucero presenta bóveda vaída.

En la ermita se conserva un retablo barroco con la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Se trata de una imagen de vestir, de gran devoción.

En ella tiene lugar el besapié del primer viernes de marzo, y desde aquí parte la procesión del Viernes Santo por la mañana.

La imagen de Santa Elena acompaña a la Santísima y Vera Cruz en las procesiones patronales del mes de mayo.

Titularidad: Diocesis de Cartagena

Dirección: CALLE CANALEJAS.Caravaca de la Cruz

 

Arquitectura del templo

Edificio del siglo XVIII, de nave única con crucero y hornacinas laterales, con coro alto a los pies. El altar mayor está sobre un graderío. En el interior encontramos arcos de medio punto, pilastras y bóvedas de medio cañón encamonadas.

La fachada está decorada con pilastras, capiteles y frisos en color ocre simulando el jaspe de la torre; también posee un gran balcón con reja de forja y en su lado derecho una torre de un solo cuerpo.

En los años setenta, se sustituyó el pavimento de losa de barro original, por otro moderno de terrazo. Esta intervención poco acertada fue costeada por un industrial de Caravaca.

 

Patrimonio del templo

Esta ermita posee un retablo barroco, obra de Agustín López, de 1707, con la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno (siglo XVIII-XX); imagen de vestir, de gran devoción.

También encontramos imágenes modernas de honda tradición popular:

Santa Elena, madre del emperador Constantino, que gracias a ella su hijo abrazó la fe católica. La talla fue donada al Bando de los caballos del Vino y desde el año 2005 suple a la anterior imagen que se quedará en la Ermita de Santa Elena en las procesiones patronales.

 

San Juan Evangelista, titular de la cofradía de los Blancos, talla del escultor murciano José Sánchez Lozano, de 1947.

La Oración en el Huerto, que desfila la noche del Miércoles Santo. Cofradía de los Moraos.

Santa Lucía (siglo XX), imagen de gran devoción popular. Abogada contra enfermedades relacionadas con la vista. Sus fiestas se celebraban en el mes de diciembre.Santa Águeda, siglo XX.San José, siglo XX.La Dolorosa, siglo XX.

Pintura:

Virgen de la Buena leche con San Juanito y el Niño.Lienzo del Crucificado.

 

Historia del templo

Existe la tradición de que las ermitas del noroeste murciano se edificaron a partir de la reconquista de Granada a fines del siglo XV y principios del XVI. Este florecimiento de las ermitas continuó durante los siglos XVII y XVIII con el llamado barroco rural, donde las proporciones de los edificios aumentaron en su estructura, consiguiendo una mayor ornamentación en toda la iglesia, ya fuese con retablos, pintura al temple, etc. Durante el siglo XIX se produjo un estancamiento de la construcción de ermitas, conociendo un nuevo renacer en la segundo mitad del siglo XX, llegando hasta nuestros días, con edificios funcionales y utilitarios.

Como se ha dicho, el siglo XVIII será el gran siglo de los cambios arquitectónicos y decorativos en cuanto a portadas, cruceros más amplios, cúpulas, etc. Es en este momento cuando aparecen nuevas ermitas como la que nos ocupa de Santa Elena y la de Santa Inés, ésta adosada a un cortijo señorial en Caravaca. En el Campo de Moratalla la de San Juan Bautista, la de San Pedro y la del Sabinar son muy semejantes al poseer un pórtico a los pies, y en el casco urbano la de Santa Ana. En Calasparra, el Santuario de Ntra. Sra. de la Esperanza y la ermita del Ecce Homo de advocación única en la zona.

En la Copa de Bullas la ermita de la Consolación hoy muy transformada y en la huerta de Cehegín la del Campillo de los Jiménez, que conserva la mayoría de su decoración mural.

A finales del siglo XVIII y principios del XIX surgieron las torres-campanario, como en el caso de la ermita de Santa Elena.

La mayoría de los ajuares litúrgicos de las ermitas son de época muy reciente debido a las destrucciones que sufrieron durante la Guerra Civil y todavía hoy.

Obras de importantes artistas

Entre los nombres propios que aparecen vinculados a esta ermita se encuentra el de José Sánchez Lozano, escultor murciano del siglo XX, seguidor de la estética de Francisco Salzillo, quien se dedicó en la postguerra a realizar esculturas de reposición para que las iglesias de la Región recuperaran sus Santos destruidos en la contienda. Para la ermita de Santa Elena realiza una escultura de San Juan Evangelista de 1947.

También aparece el de Agustín López, quien realizó retablo barroco para la ermita de Santa Elena, fechado en 1707. También podemos encontrar un retablo de este artista en la iglesia de San José, del Monasterio de Madres Carmelitas de Caravaca.

Fuente: www.regiondemurcia.com

CONVENTO E IGLESIA DE SAN JOSÉ DE MADRES CARMELITAS

En el centro histórico de Caravaca, en concreto, en su calle Mayor nos encontramos la iglesia de San José que pertenece al monasterio que recibe el mismo nombre, de monjas carmelitas descalzas, fundado en 1576, en vida de Santa Teresa de Jesús.

Tanto la iglesia como el convento se realizaron en el siglo XVII, aunque el templo terminó de ser decorado en el último tercio del siglo XVIII, después de varias décadas de ser concluido.

Estilo: Barroco.

Periodo: Siglo XVIII.

Dirección: Calle Mayor, 35.Caravaca de la Cruz.

ARQUITECTURA

La iglesia se erigió sobre una primitiva ermita dedicada a San José, en el siglo XVIII. Su ornamentación es de estilo rococó. La fábrica del templo es de mampostería y ladrillo, con portada de sillería del siglo XVIII.

Su estructura interna es de una sola nave de 28,5 metros de longitud por 14 de ancho, cubierta por bóveda vaída, con capillas laterales cubiertas por bóvedas de medio cañón con lunetos. En el crucero, cúpula sobre pechinas decoradas con santos carmelitas y rocallas.

El coro se sitúa a los pies, en dos cuerpos: alto y bajo cerrado por celosías de forja del siglo XVI. Tiene una sola espadaña, con dos campanas, situada en el lado de la Epístola, como previene el Derecho Canónico en las iglesias conventuales.

Según la historia inédita del convento, de la Priora Carmen Teresa, las monjas compraron a los jesuitas el oro con que se decoró la iglesia. Oro que aquéllos pensaban emplear en el ornato de la suya, vecina, cuando recibieron la orden de expulsión, decretada en 1767 por el Rey Carlos III. Nos referimos al laminado de pan de oro que sirvió para realizar la amplia decoración de rocallas utilizada en el retablo y en el paramento interno de los muros.

El Monasterio de San José de Madres Carmelitas Descalzas fue fundado por Santa Teresa de Jesús, en 1576, en la calle Mayor, entonces extramuros de la ciudad. La fundación del edificio queda plenamente explicada y descrita en las propias memorias de la Santa. Según éstas, un día de marzo de 1575, entre los fieles que escuchaban el sermón de un padre jesuita, en la Iglesia de la Compañía, se hallaban cuatro doncellas de noble abolengo. Tras el oficio religioso, y durante un cambio de impresiones, deciden no volver a sus respectivos domicilios hasta tanto no consigan que la Madre Teresa se decidiera a fundar un monasterio de su reformada Orden Carmelita en aquella ciudad.

La Santa recibió las primeras noticias de Caravaca en su primer convento reformado: S. José de Avila. Su primera intención fue la de venir en persona a Caravaca, como acostumbraba a hacer en la mayoría de sus fundaciones. Sin embargo, la inesperada fundación de Sevilla y las noticias que tuvo sobre lo alejado de Caravaca y el mal estado de los caminos que hasta aquí conducían, fue lo que motivó su decisión de enviar a dos colaboradores.

El informe de éstos fue lo que hizo decidir definitivamente a Santa Teresa de Ávila la fundación en Caravaca. La misma Santa comenta que se debe a ellos la fundación de esta ciudad, ya que sin licencia de la Fundadora hicieron las correspondientes escrituras de una posesión en la ya mencionada calle Mayor, junto a una ermita dedicada a San José. Ellos y la viuda Catalina de Otálora, junto a Rodrigo de Moya, padre de una de las doncellas novicias que aportó parte del dinero necesario, son los verdaderos artífices de lo que hoy es un monasterio de cuatrocientos años de antigüedad.

INAGURACIÓN

La fundación no fue fácil, ya que el permiso que el Gobierno del Rey Felipe II había de conceder para tal empresa fue otorgado, sin embargo, en una de las cláusulas se especificaba que el nuevo monasterio estaría sujeto al mandato del Comendador de Caravaca, entonces perteneciente a la Orden de Santiago.

La Santa, conocedora de lo que ello podría reportar en orden a la independencia del convento y a la política del momento, no vio con buenos ojos esta dependencia y volvió a solicitarse de nuevo, en junio de 1575, exigiendo que el monasterio dependiese directamente de la Orden del Carmen.

Al fin el Rey otorgó la licencia, se subsanaron dificultades con el Obispado de Cartagena para poder decir misa en la casa y se envió priora: la madre Ana de San Alberto, inaugurándose oficialmente el monasterio, con la traslación del Santísimo Sacramento, el día 1 de enero de 1576. A partir de este momento comienza a erigirse el actual edificio, primero con la anexión de unas casas que estaban junto al convento, cuya compra autoriza la Santa el 30 de septiembre de 1589,  y después con la de la ermita de San José, anexa a las mismas.

PERSONAJES

Santa Teresa de Jesús: Nace un 28 del mes de marzo de 1.515, en Ávila,  a las cinco y media de la mañana, lugar donde hoy se alza el templo que la venera.

 Toda la obra de Teresa, nació en el seno de Ávila, por ello sus calles y templos son reliquias perennes que tienen estampadas las huellas de sus sandalias.

Fundó en Ávila su primer convento, San José de las Madres, y posteriormente los de Medina, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba, Segovia, Beas, Sevilla, Villanueva del Jarama, Palencia, Soria, Caravaca de la Cruz y Burgos en los que restableció la pureza primitiva, la rigidez y la sobriedad de la regla de San Alberto.

El cansancio físico y la enfermedad la detienen un día en Alba de Tormes y allí muere el día 4 de Octubre de 1.582.

Fuente: http://www.regmurcia.com

CONVENT AND CHURCH SAN JOSÉ OF MADRES CARMELITAS

In the historic centre of Caravaca, in particular, in its main street we find the church of San Jose that belongs to the monastery that receives the same name, of Barefoot Carmelite nuns, founded in 1576, in the life of Saint Teresa of Jesus.

Both the church and the convent were made in the 17th century, although the temple was completed in the last third of the eighteenth century, after several decades of completion.

Style: Baroque.

Period: XVIII century.

Address: Calle Mayor, 35. Caravaca de la Cruz.

Architecture

The church was erected on a primitive hermitage dedicated to Saint Joseph, in the eighteenth century. Its ornamentation is of rococo style. The factory of the temple is of masonry and brick, with ashlar cover of the eighteenth century.

Its internal structure is of a single nave of 28.5 meters of length by 14 of width, covered by vault Vaida, with lateral chapels covered by vaults of half cannon with Lunettes. On the transept, dome over pendentives decorated with Carmelite saints and beads.

The choir is located at the feet, in two bodies: High and low closed by sixteenth-century forging lattices. It has a single belfry, with two bells, located on the side of the epistle, as it prevents the canonical right in the Conventual churches.

According to the original history of the convent, of the Prioress Carmen Teresa, the nuns bought the gold with which the church was decorated. Gold that those who thought to employ in the ornament of his neighbor, when they received the order of expulsion, decreed in 1767 by King Charles III. We refer to the laminate of gold bread that served to make the wide decoration of beads used in the altarpiece and the inner wall of the walls.

The monastery of San José of Barefoot Carmelite Mothers was founded by St. Teresa of Jesus, in 1576, on the main street, then outside the city. The foundation of the building is fully explained and described in the Santa’s own memoirs. According to these, one day in March of 1575, among the faithful who listened to the sermon of a Jesuit father, in the Church of the company, were four damsels of noble lineage. After the religious office, and during a change of impressions, they decide not to return to their respective domiciles until they get that the mother Teresa decided to establish a monastery of her reformed Carmelite order in that city.

The Saint received the first news of Caravaca in its first refurbished convent: s. José de Avila. His first intention was to come in person to Caravaca, as he used to do in most of his foundations. However, the unexpected foundation of Seville and the news he had about the distance from Caravaca and the bad state of the roads that led to this place, was what motivated his decision to send two collaborators.

The report of these was what made definitive decision to Santa Teresa de Ávila the foundation in Caravaca. The same saint says that it is due to them the foundation of this city, since without license of the foundress they made the corresponding writings of a possession in the aforementioned street Mayor, next to a hermitage dedicated to San José. They and the widow Catalina de Otálora, together with Rodrigo de Moya, father of one of the novices who contributed some of the necessary money, are the real architects of what is now a four hundred year old monastery.

Inauguration

The foundation was not easy, since the permission that the government of King Felipe II had to grant for such a company was granted, however, in one of the clauses it was specified that the new monastery would be subject to the mandate of the commander of Caravaca. , then belonging to the order of Santiago.

The saint, knowing what this could report in order to the independence of the convent and to the politics of the moment, did not see with good eyes this dependence and again requested again, in June 1575, demanding that the monastery depended directly of the order Del Carmen.

At last the King granted the license, difficulties were corrected with the bishopric of Cartagena to be able to say Mass in the house and was sent priora: The mother Ana of San Alberto, officially inaugurated the monastery, with the translation of the Blessed Sacrament, the Day 1 of January of 1576. From this moment on, the present building began to be erected, first with the annexation of houses that were next to the convent, whose purchase authorizes the Holy One on September 30, 1589, and then with that of the hermitage of San José, annexed to them.

 

Characters

 Santa Teresa de Jesús: Born on March 28, 1,515, in Avila, at five thirty in the morning, place where today stands the temple that venerates it.

The whole work of Teresa, born in the bosom of Avila, therefore its streets and temples are perennial relics that have stamped the traces of their sandals.

He founded in Avila his first convent, San José de las Madres, and later those of Medina, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba, Segovia, Beas, Sevilla, Villanueva del Jarama, Palencia, Soria, Caravaca de la Cruz and Burgos where he restored the Primitive purity, stiffness, and sobriety of the San Alberto rule.

Physical fatigue and illness stop one day in Alba de Tormes and there dies on October 4, 1,582.

Source: http://www.regmurcia.com

 

Church of the Soledad / Currently archeological museum

Old parish church

It served as a parochial church until, almost completed the present Major Church of Salvador, moved to this Blessed Sacrament in 1571. The temple belongs to a linkage that enjoys the House of the Count of Clavijo, annexed to the church and currently owned by the Hon. . Town Hall of the City.

Restorations made

The building was restored in 1969 by the Directorate General of Architecture of the Ministry of Housing, directing the works of the architect Víctor Caballero Hungary.

Cultural Interest

Since May 30, 1997, it has received the declaration of Cultural Interest (BORM Decree 43/1985, dated May 30), and is included in the Historic Artistic Group of Caravaca de la Cruz (BORM Decree 43/1985, of 12 of June) and being affected by the legal regulations of the Special Plan of Interior Reformation and Protection of the Old Town drafted for the purpose.

Characters

Among the characters related to the history of the building, we highlight the following:

Pedro Monte de Isla. Reasons for stylistic style on the side cover, with pilasters and modillon capitals, with the solutions executed by Pedro de Monte in Murcia (Contraste covers, now in the Museum of Fine Arts, and later cover of the Almudi).

Counts of Clavijo. The church of Nuestra Señora La Soledad is on the property of the Counts of Clavijo

It is a temple of the second half of the sixteenth century, possibly based on the site of an old Gothic hermitage. It is a columnar church of three naves, covered with nine vaults of very slender and harmonious proportions, of square plant, and three sections by nave. It has columns of Tuscan order on pedestals or plinths.

The exterior stands out for its character of strength and its large and accentuated buttresses, both rectangular and circular in the corners. Everything from stonework. A cornice run of brick, of singular beauty, finishes the set. The doors and windows are of Renaissance style; the lateral, of century XVII is ascribed to the Baroque, although with extreme moderation.

At present it lacks presbytery and choir, this rises to the feet, disappearing in works of restoration. It had a steeple and not a brick tower, demolished in 1966 before the imminent danger of ruin.

Its furniture heritage (altarpieces, baptismal font and sacred items that constitute its trousseau) has been distributed since the 16th century by other churches in Caravaca.

At present the Temple of the Solitude has become Local Archaeological Museum. At the main entrance stands the lintel consisting of an honorary Roman stone from the Historic Site of the Strait of Caves de la Encarnacion.

Ownership: Archeological Museum

Degree of protection: initiated BIC

Style: Renaissance

Period: 16th century

Address: C / Santa Ana. Caravaca de la Cruz

Source: http://www.regmurcia.com

IGLESIA DE LA SOLEDAD / ACTUALMENTE MUSEO ARQUEOLÓGICO

Antigua iglesia parroquial

Sirvió de iglesia Parroquial hasta que, casi concluida la actual Iglesia Mayor del Salvador, se trasladó a ésta el Santísimo Sacramento en 1571. El templo pertenece a una vinculación que disfruta la Casa del Conde de Clavijo, anexionada a la iglesia y actualmente propiedad del Excmo. Ayuntamiento de la Ciudad.

Restauraciones realizadas

El edificio fue restaurado, cuando amenazaba completa ruina, en 1968, por la dirección General de Arquitectura del Ministerio de la Vivienda, dirigiendo las obras el arquitecto Víctor Caballero Hungría.

Bien de Interés Cultural

Desde el día 30 de mayo de 1997, tiene concedida la declaración de Bien de Interés Cultural (B.O.R.M. Decreto 43/1985, de 30 de mayo), hallándose incluida en el conjunto Histórico Artístico de Caravaca de la Cruz (B.O.R.M. Decreto 43/1985, de 12 de junio) y estando afectada por la normativa legal del Plan Especial de Reforma Interior y Protección del Casco Antiguo redactado al efecto.

Personajes

Entre los personajes relacionados con la historia del edificio, destacamos los siguientes:

Pedro Monte de Isla. Razones de tipo estilístico emparentan la portada lateral, con pilastras y capiteles modillón, con las soluciones ejecutadas por Pedro de Monte en Murcia (portadas del Contraste,  hoy en el Museo de Bellas Artes, y portada posterior del Almudí).

Condes de Clavijo. La iglesia de Nuestra Señora La Soledad se levantó sobre una propiedad de los Condes de Clavijo

Se trata de un templo de la segunda mitad del siglo XVI, asentado posiblemente en el solar de una anterior ermita gótica. Es una iglesia columnaria de tres naves, cubierta con nueve bóvedas vaídas de muy esbeltas y armoniosas proporciones, de planta cuadrada, y tres tramos por nave. Tiene columnas de orden toscano sobre pedestales o plintos.

El exterior destaca por su carácter de fortaleza y por sus grandes y acentuados contrafuertes, tanto rectangulares, como circulares en las esquinas. Todo ello de cantería. Una cornisa corrida de ladrillo, de singular belleza, remata el conjunto. Las puertas y ventanas son de estilo renacentista; la lateral, del siglo XVII se adscribe al Barroco, aunque con extremada moderación.

En la actualidad carece de presbiterio y coro, éste se levantaba a los pies, desapareciendo en obras de restauración. Tuvo espadaña y no torre, de ladrillo, demolida en 1966 ante el inminente peligro de ruina.

Su patrimonio mueble (retablos, pila bautismal y útiles sagrados que constituían su ajuar) se encuentra repartido, desde el siglo XVI, por otras iglesias de Caravaca.

En la actualidad el templo de la Soledad se ha convertido en Museo Arqueológico Local. En la entrada principal destaca el dintel formado por una lápida romana honorífica procedente del Sitio Histórico del Estrecho de las Cuevas de la Encarnación.

Titularidad: Museo Arqueológico

Grado de protección: incoado BIC

Estilo: Renacentista

Periodo: Siglo XVI

Dirección: C/ Santa Ana.Caravaca de la Cruz

Fuente: http://www.regmurcia.com