Pedro Antonio López, Cristiano del Año 2020.

Pedro Antonio López, Cristiano del Año 2020.

Si la semana pasada compartíamos con gran alegría el nombramiento otorgado como  “Cofrades del Año” 2020, a los sacristanes de la Real-Basílica Santuario, hoy venimos a anunciaros con enorme satisfacción quien ha sido designado por parte del Bando Cristiano, para este mismo periodo, como “Cristiano del Año”, en este caso reconocimiento más que merecido para una persona que, aunque joven de edad, ya lleva tres décadas colaborando como festero de Caravaca de la Cruz.

Pedro Antonio López Sánchez, cuyo nombramiento fue aclamado por unanimidad, ha participado en la filas de los Infantes de Navarra, Almogávares de Aragón y hasta su disolución con el grupo Caballeros de Castilla, actualmente milita en el grupo de los Nobles Aragoneses y a buen seguro guarda un grato y emocionado recuerdo de los tres años en los que dirigió las filas cristianas como Rey, junto a la que fuera su reina Lali Juárez.

Pedro Antonio y Lali Juárez, Reyes Cristianos, junto a los Sultanes Moros
Años 2006-2007 y 2008.

Como buen amante de la cultura, de la historia y del arte ha diseñado y ayudado a confeccionar un gran número de atuendos festeros, labores que ha sabido combinar con los cargos que ha ido ocupando al servicio de Comisión de Festejos y de la Real e Ilustre Cofradía de la Vera Cruz.

Pedro Antonio acompañando a Reyes Cristianos en las Fiestas Patronales. Foto: Juampe.

Desde Turismo Caravaca queremos darle nuestra más sincera enhorabuena por este más que merecido galardón, por su implicación y trabajo desinteresado por y para las fiestas que se celebran del 1 al 5 de mayo en honor a su querida Patrona, la Stma. y Vera Cruz.

Pedro Antonio López Sánchez.
Cristiano del Año 2020.

Fuentes:

https://soydecaravaca.laverdad.es
https://www.facebook.com/Bando-Cristiano-de-Caravaca
El oficio de sacristán

El oficio de sacristán

Aprovechando que la Real e Ilustre Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca de la Cruz ha nombrado “Cofrades del Año” para el 2020 a los sacristanes de la Real Basílica-Santuario, D. Juan Carlos Ortiz y D. Juan Esteban Piernas (a los que damos la enhorabuena por tan merecidísimo reconocimiento), vamos a dedicar el blog de turismo en esta ocasión a conocer un poco más de esta profesión y de estos dos merecidísimos galardonados. Ambos aprendieron el oficio de acólito en la parroquia de El Salvador, primero con don José Barquero Cascales y, posteriormente, con Antonio Martínez Ruiz. Su formación se completó junto a Emilio «de la Lonja» que ejercía altruistamente esta función en el santuario.

Juan Esteban empezó a colaborar en el Santuario de la Vera Cruz en junio de 1994, siendo Hermano Mayor de la Cofradía, Antonio Romera. Durante los primeros años solo atendía los actos religiosos, pero con la celebración del  Año Jubilar de 1996 su dedicación pasó a ser plena.

Juan Carlos se incorporó a la basílica en 2002, siendo Hermano Mayor de la Cofradía de la Vera Cruz, Pedro Guerrero, pocos meses antes del comienzo del primer año jubilar In Perpetuum de 2003 con el fin de reforzar la atención en el santuario y dada su experiencia en la parroquia de El Salvador.

Un poco de historia sobre este oficio

En la antigüedad muchas de las funciones del sacristán fueron realizadas por los ostiarii, posteriormente por los mansionarii y los tesoreros. Los Decretos de Gregorio IX ​ hablan del sacristán como si tuviera una oficina adjunta a la honorable, y afirman que su deber era el de cuidar los vasos, ornamentos y luces sagradas. Hoy en día el sacristán puede ser elegido o designado directamente. El Cæremoniale Episcoporum prescribió que en catedrales y colegiatas, el sacristán debía ser un sacerdote, describiendo sus funciones en lo que respecta a la sacristía, a la eucaristía, a la pila bautismal, los crismas, la decoración de la iglesia, el mantenimiento del orden dentro de la misma, la preparación de las ceremonias, el repique de las campanas de la iglesia, la distribución de los feligreses, y por último, se sugirió que se nombrara a uno o dos canónigos que supervisaran la labor del sacristán y sus asistentes.

Motivos por los que un sacristán es importante en las iglesias

Disponibilidad y servicio

Un sacristán es la persona (laica o religiosa) que asiste al sacerdote en las labores de cuidado y limpieza de la iglesia, la sacristía y de los objetos sagrados que contienen. Es además el encargado de preparar todo lo necesario para la celebración de la misa. A veces le toca hacerle también de monaguillo o de lector.

El sacristán debe conocer los horarios de las misas y da las campanadas a tiempo; procura que estén todas las cosas necesarias acomodadas en su sitio, limpias y listas para usarse, en cantidad suficiente (albas, estolas, casulla, cíngulos, etc.); si falta algo lo consigue o avisa a tiempo para que se prevea (hostias, vino, agua, etc.); sobre todo tiene aseado el presbiterio y presentables el altar y el ambón. Se encarga del ambiente agradable: música ambiental, adorno, aseo, luz, ventilación, temperatura, sonido. Tiene que consultar el calendario litúrgico para ver las características del día (categoría de fiesta, color, tiempo, elementos). Consulta las tablas de precedencias, conoce el calendario y la tabla de fiestas movibles. Prepara las lecturas del día y abre el Leccionario por la página oportuna, etc., etc.

Trabaja cuando los demás descansan

Un sacristán trabaja entre semana, pero también y más los domingos y días festivos. Cuando hay misa él está ahí para ayudar (y a veces hay misas muy temprano -en el santuario a las 8.30 de la mañana-). El sacristán es el primero en llegar al templo por la mañana y es el último en retirarse. Verifica que no quede nadie. Echa un último vistazo para asegurarse de dejar las cosas en orden.

Es paciente y humilde

La mayor virtud del sacristán es la paciencia que ejerce constantemente para tratar con afabilidad a toda la gente, que no siempre es amable ni prudente. También tiene la humildad para realizar todo lo que se necesite. Se acomoda a barrer, a recoger y ordenar las hojitas de misa que deja la gente olvidadas, a apagar y quitar las veladoras gastadas, a sacudir bancas y reclinatorios, etc.

Capacidad de adaptación

Uno de los mayores desafíos de esta ocupación es el trato con los distintos sacerdotes. Para un sacristán es fundamental tener capacidad de adaptación, buena voluntad, y ponerme listo para recordar cómo cada uno prefiere que le ayude. También llega a tener tal compenetración con su párroco, ya que basta que éste le haga un ligero gesto, una mirada, una pequeña inclinación de cabeza, y capta al instante lo que necesita y se apresura a traérselo.

No es solo trabajo

Por otro lado, para los sacristanes una de las cosas más satisfactorias de ese oficio es el trato con la gente. Por lo general, es muy respetuoso y enriquecedor. Conoce uno a toda clase de personas, hace buenas amistades incluso, aprende. Es una oportunidad de crecimiento espiritual.

Fuentes:

https://soydecaravaca.laverdad.es
https://www.aciprensa.com
https://es.wikipedia.org/wiki/Sacrist%C3%A1n
http://www.caminando-con-jesus.org
Novedades en el Camino de San Juan de la Cruz

Novedades en el Camino de San Juan de la Cruz

Todos habréis visto ya la nueva escultura que se encuentra en la Plaza del Templete o Bañadero desde las pasadas Fiestas de Mayo. Como sabéis, se trata de San Juan de la Cruz, al igual que la otra escultura que posee en la plaza de su propio nombre, frente al Convento de los Padres Carmelitas que fundó en 1587.

No obstante, estas esculturas tienen una diferencia. La primera que ya conocíamos de antes está construida junto a su fundación en Caravaca de la Cruz. Sin embargo, la nueva escultura es una señalización basada en el Camino de San Juan de la Cruz, que se inicia o finaliza en nuestra localidad.

Este, como ya conocemos, se traza siguiendo las rutas que el santo realizaba por la Sierra de Segura, Perteneciente al parque natural formado por las sierras de Cazorla, Las Villas y Segura, en Pontones y Santiago de la Espada nos encontramos en el corazón de la misma y podremos gozar de los imponentes paisajes que nos ofrece así como de su rica fauna, flora y riqueza fluvial en algunos de sus tramos.

De esta forma, se recorren unos 150 kilómetros, pasando por seis etapas que recorremos por las localidades de Beas de Segura, Hornos de Segura, Pontones, Santiago de la Espada, Nerpio, El Sabinar de Moratalla y Caravaca de la Cruz. La identidad de este Camino de San Juan de la Cruz nos permite recorrerlo en un sentido o en el otro, ya que es así como el santo lo realizaba con el fin de atender, como Vicario de Andalucía, los conventos  y fundaciones de Santa Teresa. Los mismos suponían para este gran místico una fuente de inspiración, que nos hace vivir la experiencia como camino hacia el interior.

El camino es una iniciativa de los Carmelitas Descalzos caravaqueños, en colaboración con las Carmelitas Descalzas de Beas de Segura y los ayuntamientos de las distintas poblaciones que une. Sus bases históricas nos hablan de rutas tradicionales, veredas, sendas, recorridos siempre con la intención de hacer el trazado más corto y directo (así lo hacía San Juan de la Cruz), con paradas en sitios relevantes de la época, donde poder protegerse de los peligros que se fueran encontrando en su momento San Juan de la Cruz, siempre acompañado de un fraile y una mula, que se turnaban y liberaban de peso en los descensos. Estos llegaban a tardar tres días en hacer dicho recorrido, haciendo sobre unas 50 kilómetros diarios.

 

En 2017, se reunirían los diferentes ayuntamientos del camino con representantes de los Carmelitas Descalzos para realizar una serie de mejoras. Entre ellos, se tratarían temas como la puesta en valor y la promoción. Así, llegarían al acuerdo de formar el Grupo de Ciudades ‘Camino de San Juan de la Cruz’. Desde aquí, podría llevarse a cabo una serie de labores con el objetivo principal de desarrollar y consolidar más a fondo el propio camino, convirtiéndolo en un destino turístico de gran importancia.

Desde entonces, a día de hoy se han ido realizando obras de balizamiento y de mejoras en dicho camino, además de definir, difundir y promocionar todo lo que conlleva. De esta forma, se habría conseguido una red de señalizaciones similares a la que hoy os presentamos. Esta escultura de señalización del Camino de San Juan de la Cruz representa un importante acuerdo basado en dicho camino, a la vez que da al turista que lo realiza  el placer de haber cumplido con su necesidad interior de caminar, convirtiéndolo en “andariego”.

Fuentes:

Icon Talents 2ª edición

Icon Talents 2ª edición

Este fin de semana llega a Caravaca de la Cruz la segunda edición de Icon Talents. Esta iniciativa viene comisariada por Ana Vacas e impulsada por el Semanario El Noroeste y la Concejalía de Cultura de Caravaca de la Cruz. La exposición será inaugurada el sábado 11 a las 19:30 horas y se clausurará el domingo 19 a las 19:00 horas, en el Claustro del Convento de las Madres Carmelitas.

Al igual que la pasada edición, se trata de una iniciativa en la que participarán apróximadamente unos 30 artistas. Los objetivos principales son crear un nuevo contacto con el talento, dando a conocer los valores artísticos y promocionando los nuevos talentos.

Por ello, los artistas participantes son de diferentes ámbitos, abarcando la música, la fotografía, el teatro y el cine, el diseño y la ilustración, la literatura y la pintura y la escultura. Los artistas serán los siguientes:

Música:

  • Violín: Ana García Morenilla y Magdalena García Fernández Huéscar.
  • Piano: Carlota Ruiz Cobarro e Irene Cantó Cuadrado.
  • Violonchelo: Clara Toro Roca.
  • Flauta: Cristina Romero García, Elena Sánchez-Carrasco Cobos, Elvira Montiel Guirado y Paloma López Múñoz.
  • Canto: Gloria Sánchez Escolano.
  • Composición: Pedro Gómez.
  • Guitarra: Zak Pleet.

Fotografía: David Salcedo y Julián Abellán Sánchez.

Interpretación:

  • Dirección: Javier Sánchez Gómez (largometrajes), Jesús García Pérez (teatro) y Julián Abellán Sánchez (cortometrajes).
  • Actuación: Jesús García Pérez y Lucía Caballero Ruiz.

Diseño: María García Fernández.

Ilustración: Laura Zafra Moreno (digital) y Teresa Aranda.

Literatura: María Rubio del Amor.

Pintura: Francisco Fernández Ruiz, Miriam Tudela Hernández y Salvador López.

Escultura: Ana María Puertas Rubio y Miriam Tudela Hernández.

Para conocerlos más a fondo, Ana Vacas les dedica redacciones en el Semanario El Noroeste. El enlace es el siguiente: https://elnoroestedigital.com/seccion/colaboradores/ana-maria-vacas/

Fuentes:

 

 

Los Gigantes de Caravaca de la Cruz: Una tradición festera

Los Gigantes de Caravaca de la Cruz: Una tradición festera

Ya estamos en el mes de abril, el que tradicionalmente ha sido el aperitivo, tanto para los adultos como para los niños, de nuestras queridas fiestas de mayo. Para terminar este mes, recibimos, como marca la tradición, a los personajes más icónicos de nuestras fiestas. La llegada fue en la tarde del miércoles 24, cuando recibimos al Tío de la Pita y al Tamboril. Hasta el 29 de abril, podremos disfrutar de las actividades para toda la familia: pasacalles, meriendas, juegos, etc. A continuación, os contaremos un poquito más sobre la historia de nuestros amigos los gigantes.

En sus inicios, desfilaban el día del Corpus Christi. Aunque la fecha exacta de origen de esta fiesta se desconoce, las primeras referencias se pueden hallar en torno a los siglos XVI y XVII, siendo la primera de 1581. Después, en 1628, se tiene constancia del pago al pintor Tomás Carbonell por cuatro gigantes y un caballo para decoración teatral. Este mismo año, se paga al carpintero Lorenzo Navarro por montar los gigantes y a las personas encargadas de llevarlos. Dos años después, figuran como bienes de la Cofradía cuatro gigantes hechos por Juan Torrecilla Merino.

Ya en el siglo XVIII, se sabe que ya no participaban en el Corpus.  En 1774, se le entregan a la Cofradía dos cabezas y vestidos para enanos. En 1777, también se entrega una tarasca, una gran figura con forma de serpiente. En 1780, se produjo un pequeño paréntesis en la aparición de los gigantes, ya que se prohibieron las danzas y los gigantones en las celebraciones religiosas.

Con la llegada del siglo XIX, vuelven a aparecer durante otras celebraciones. Por ejemplo, en 1869, se comienzan a utilizar en las Fiestas de la Vera Cruz, al igual que en la actualidad. En los años 80 de este siglo, se conoce su presencia desde la fiesta de san Marcos a diario acompañados de música. En 1881, se aumenta el número de gigantes por la incorporación de la pareja de negros y la de gitanos. Al año siguiente, se conoce que el 25 de abril comenzó esta fiesta, que apareció en los programas de los años siguientes. Por ejemplo, como acompañantes de la procesión de bajada de la Cruz el 2 de mayo. Al finalizar este siglo, la tradición era muy similar a la actual, y creaba gran entusiasmo en la localidad.

Como hemos mencionado, existen diferentes personajes, que conforman el grupo festero que durante el resto del año descansa en la ermita de San Sebastián. Los principales son los progenitores, que son el Nano y la Nana. A la vez, son los de menor tamaño. Después, se construyeron la pareja de gitanos y la de negros. Ya por último, encontramos los personajes históricos, que son la pareja de moros, la de cristianos y el gigante Todmir. Además, van acompañados de cabezudos que bailan a su alrededor y de los personajes que les dan la música: el Tío de la Pita y el Tamboril.

La canción más popular es La Serafina, cuya letra y música podréis conocer en los siguientes enlaces:

Fuentes:

  • “Los gigantes de Caravaca. Sus orígenes y relación con la festividad del Santísimo Sacramento”, de Francisco Fernández García, en Revista de Fiestas (2000), p. 16.

Gala Festera 2019

Como primerísimo acto oficial de la prefiesta caravaqueña,  el próximo sábado día 16 de febrero a las 12:00 horas, en los Salones Castillo de la Cruz se celebrará la tradicional ‘Gala Festera 2019’.

La entrada al evento será completamente gratuita y será presentado por Fran Sáez y Beatriz Salazar de 7TV.

Como todos los años la expectación es grande por saber cómo será el cartel anunciador de las Fiestas 2019, prueba visible de que se aproximan las fechas más esperadas del calendario caravaqueño: la primera semana de mayo.

Durante la Gala se hará acto de entrega de los galardones honorarios para las personalidades más destacadas dentro del mundo festero de la Ciudad.

El premio a ‘Cofrade del Año’ ha correspondido  a D. Mariano García-Esteller. La distinción como ‘Festeros del Año’ es para  D. Francisco Fernández García y Mari Carmen Martínez.

Como ‘Moros del Año’ se nombra a la ‘Cábila Reales Halcones Negros’ y el ‘Cristiano del Año’ será D. Juan Antonio Martinez Piqueras.

Finalmente el galardón a ‘Caballista 2019’ ha ido para D. Pedro López García.

Recordar también que el almuerzo final se celebrará en los mismos ‘Salones Castillo de la Cruz’ y que los tickets están ya a la venta en Librería Rosendo y Comisión de Festejos.

¡Enhorabuena a todos los premiados!

Visita guiada gratuita por el Patrimonio Nobiliario de Caravaca

Visita guiada gratuita por el Patrimonio Nobiliario de Caravaca

El próximo domingo 20 de enero comienzan las visitas guiadas gratuitas del año 2019 por Caravaca de la Cruz. Como ya sabéis, se realizarán los terceros domingos de cada mes durante todo el año. En ellas, el tema principal será el patrimonio nobiliario de Caravaca.

Consiste en una ruta que comienza desde el Castillo-Santuario de la Santísima y Vera Cruz para continuar con un recorrido por las fundaciones eclesiásticas y las casas de la nobleza del lugar. Así, podréis conocer todos los detalles al respecto, con la atenta compañía de un guía. Además, nosotros os vamos a ofrecer un pequeño listado explicativo de cuáles son las casas solariegas que ocupó la nobleza de la zona.

Para conocer estos hogares tan singulares, comenzaremos por la actual Casa de Cultura, situada frente al Templete. A continuación, pasaríamos a la calle Rafael Tegeo, donde se encuentran tres de estas casas. Después, nos adentraremos en el casco antiguo, en las calles Arvizú y Gregorio Javier para finalmente llegar a la Plaza del Arco y a la calle de las Monjas.

  1. Casa de Cultura

En primer lugar, tenemos la Casa de Cultura, un edificio que se encuentra frente a la plaza del Templete. Este fue construido en el siglo XVII para albergar el convento de los Jerónimos hasta el siglo XIX, con la desamortización de Mendizabal, vendiéndose a pariculares, como la familia Erice, para ser casa solariega familiar. Finalmente, fue comprada por el Ayuntamiento a los últimos propietarios, restaurándose y convirtiéndose en la Casa de Cultura Emilio Sáez de Caravaca de la Cruz, tomando el nombre del historiador caravaqueño.

  1. Casa de la Virgen

Hemos entrado ya a la calle Rafael Tejeo, donde vemos la Casa de la Virgen, de antes del siglo XVI.  Destaca por su hornacina exterior, con una imagen de la Virgen de las Angustias o de las Conquistas, copia de la patrona de Granada. Este edificio fue casa de los condes de Santa Ana de las Torres y posteriormente de Andrés de Quesada Fernández de Córdoba y su familia. Finalmente, fue adquirida por la Sociedad Limitada Parador del Convento, que posiblemente lo conviertan en un futuro en un restaurante.

  1. Casa del Abogado Martínez- Carrasco

Justo al lado de la anterior, tenemos la Casa del Abogado Martínez-Carrasco. Esta fue construida en 1603 y destaca por su portada de piedra rematada por almenas. Además, posee ménsulas prácticamente iguales a las de la Casa de la Cofradía, llegando a pensar que estén salidas del mismo taller.

  1. Casa de la Tercia

Seguimos en la calle Rafael Tejeo, anteriormente denominada calle de la Tercia. Ahora, podemos ver la Casa de la Tercia, también conocida como Palacio de la Encomienda. Su construcción data del siglo XVII, con el objetivo de dar cobijo a la Orden de Santiago hasta que se convierte en el señorío laico de  los Fajardo. No obstante, la Orden la recupera hasta que es desamortizada y pasa a manos de particulares. Además, fue utilizada para otras funciones, como almacenar el grano, el vino y otros productos agrícolas de la zona; guardar equinos, cobrar el impuesto de la Tercia o instalar las primeras escuelas infantiles de la localidad, en el siglo XX.

  1. Casa de las Armas

Una vez hemos entrado al casco antiguo, podemos visitar la Casa de las Armas. Se trata de una casa situada en la calle Arvizú que data de antes del siglo XVII. Además, fue reestructurada durante el siglo XIX.

  1. Casa de los Condes de Reparaz

Hemos llegado a la calle Gregorio Javier, donde tenemos la Casa de los Condes de Reparaz o Casa de la Torre. Es un edificio que remonta el siglo XVIII y que fue casa de la familia Melgarejo. Además, tiene lugar una restauración, pretendiendo reconstruir la torre en la que se encontraba el simbólico reloj de la época.

        7. Casa de la Cruz

Finalizamos el recorrido en la calle de las Monjas, donde conoceremos la Casa de la Cruz. Esta es del siglo XVII, destacando por conservar en su fachada los escudos de las familias fundadoras. Estos escudos son de las familias Muñoz de Otálora y López-Muñoz López. En la actualidad, alberga las estancias de la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.

  1. Casa de los Uribe

Para terminar, nos situamos en el palacete que se construye en el siglo XVI, para las familias Mora y Moya, por las que posee los escudos de la fachada. Posteriormente, lo hereda Diego de Uribe Yarza Musso de Otálora, Carreño de Mora y Monreal, teniente del alférez Mayor de Caravaca y primo del Marqués de San Mames de Aras, poseedor de las Fuentes de Marques. Después, pasará a manos de  particulares, hasta que lo adquiere el consorcio turístico Caravaca Jubilar en 2001, convirtiéndose en lo que conocemos actualmente, el Museo de la Fiesta.

 

Fuentes:

«Un viejo convento restaurado acoge la Casa de Cultura», de Ángel Navarro, en La Opinión.
«La Sociedad Parador del Convento adquiere la Casa de la Virgen en Rafael Tejeo», en Crónica.
Guía Literaria Caravaca, de José Antonio Melgares Guerrero, 1998.
«La Casa de la Cofradía de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca, obra de los Muñoz de Otálora», de Indalecio Pozo Martínez, en Revista de Fiesta. Año 1997.

«Palacio de la Encomienda», en Caravaca de la Cruz, tu lugar de peregrinación.

«Noticias históricas acerca de la evolución urbana de Caravaca (Murcia). Siglos XII-XIX», de Indalecio Pozo Martínez, en El culto a la Stma. y Vera Cruz y el urbanismo de Caravaca y su término municipal.
«Una larga agonía. La Sociedad Círculo Mercantil enjuagará las deudas con la venta de su sede al ayuntamiento», de Juan Fernández Robles,en La Verdad.
Taller de Empleo de Turismo.
«Edificio histórico», de Juan Fernández Robles, en La Verdad.

‘Los mejores dias de mi vida’ Santa Teresa de Jesús

 

PDF Imprimir
La recreación histórica ‘Los Mejores días de mi vida. Huella de Teresa de Jesús en Beas de Segura y Caravaca de la Cruz’ se realizará este sábado, 6 de octubre, a las 20.15 horas, en la calle Mayor y en la iglesia de San José del antiguo convento de las Madres Carmelitas de Caravaca.

La puesta en escena correrá a cargo de la Asociación Cultural ‘Desatino’, que con un montaje muy cuidado, en el que participa una veintena de actores y actrices, trasladarán al espectador al siglo XVI, cuando la santa más universal de todos los tiempos, Teresa de Jesús, crea su primera casa de Carmelitas Descalzas de Andalucía, el Monasterio de San José del Salvador en Beas de Segura.La Asociación Cultural ‘Desatino’, que nació a finales de 2015, no es una simple compañía de teatro, puesto que lleva a cabo diferentes labores en torno a la recuperación del patrimonio cultural con obras inéditas que intentan acercar al público a capítulos destacados de la historia. En su corta trayectoria ya ha realizado exitosas representaciones de clásicos como ‘La Casa de Bernarda Alba’, además de títulos inéditos cuyos guiones han sido elaborados por su presidente y director, José Miguel Fernández Cuadros: ‘El Tránsito de Santa Teresa de Jesús’, ‘Velada con Quevedo’ o su obra estrella: ‘Los mejores días de mi vida’, recreación histórica que se realiza ahora en Caravaca y que se representa anualmente en Beas de Segura desde el año 2016.

Asociación Cultural ‘Desatino’

En el convento de Beas de Segura, Santa Teresa de Jesús conoce a quien marcaría el resto de su vida, Fray Jerónimo Gracián de la Madre de Dios (comúnmente conocido como Padre Gracián) y juntos asentaron las bases para la consolidación y gran expansión de la orden reformada de Nuestra Señora del Monte Carmelo. Desde el Convento de Beas, Teresa de Jesús tendrá intención de fundar en Caravaca y con Gracián acordará como se ha de fundar en esta ciudad. La historia entre Teresa de Jesús y Gracián ha enamorado a escritores de la talla de Fernando Delgado, que la plasmó en uno de sus libros obteniendo el Premio Azorín de novela en 2015.

La recreación histórica ‘Los Mejores años de mi vida. Huella de Teresa de Jesús en Beas de Segura y Caravaca de la Cruz’ arrancará, con una primera escena, a las 20.15 horas, en la puerta de la sala de exposiciones de la Compañía de Jesús, para continuar a las 20.30 horas en el interior de la iglesia de San José del antiguo convento de las Madres Carmelitas. El acceso será gratuito hasta completar aforo.

La representación de la Asociación Cultural ‘Desatino’ cuenta con la colaboración de los ayuntamientos de Beas de Segura y Caravaca de la Cruz y de los Carmelitas Descalzos.

‘Los Mejores años de mi vida. Huella de Teresa de Jesús en Beas de Segura y Caravaca de la Cruz’

La recreación histórica ‘Los Mejores años de mi vida. Huella de Teresa de Jesús en Beas de Segura y Caravaca de la Cruz’ se realizará este sábado, 6 de octubre, a las 20.15 horas, en la calle Mayor y en la iglesia de San José del antiguo convento de las Madres Carmelitas de Caravaca.La puesta en escena correrá a cargo de la Asociación Cultural ‘Desatino’, que con un montaje muy cuidado, en el que participa una veintena de actores y actrices, trasladarán al espectador al siglo XVI, cuando la santa más universal de todos los tiempos, Teresa de Jesús, crea su primera casa de Carmelitas Descalzas de Andalucía, el Monasterio de San José del Salvador en Beas de Segura.Ayuntamiento de Beas de Segura Turismo Caravaca Místicos. Santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz

Gepostet von Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz am Dienstag, 2. Oktober 2018

Curiosidades y anécdotas sobre Martín Robles, el “Niño de Caravaca”

Aquí os dejamos este interesante artículo de Francisco Fernández sobre un artista caravaqueño, quizás poco conocido hoy en día, cuya fama en su momento traspasó fronteras.

Hace poco se cumplió el 109 aniversario del nacimiento de uno de los artistas caravaqueños más relevantes, me estoy refiriendo a Martín Alejo Robles Martínez, conocido en el mundo del espectáculo con el sobrenombre de “Niño de Caravaca”, extraordinario cantaor flamenco que vino al mundo en el caserío de la Torre Mata a las 6 de la mañana del 17 de julio de 1905. Hijo de José Robles Robles, de profesión bracero, y de Josefa Martínez Robles, de tan solo 19 años de edad, fue bautizado al día siguiente en la Parroquial de El Salvador de nuestra ciudad. A pesar de que en los últimos tiempos se han publicado diversos artículos sobre este singular personaje, aún permanecen desconocidas determinadas facetas de su vida profesional, lo que unido a algunas incorrecciones incluidas en ellos, me ha llevado a dedicarle este artículo, no como una biografía detallada, sino, más bien, como recopilación de algunas noticias que a lo largo del tiempo he recogido en distintas hemerotecas. Poco he podido averiguar de sus comienzos, tan solo que emprendió su carrera profesional bastante joven, actuando en diversos locales de Cartagena, siendo el primero de ellos el “Café La Puñalá”. Las primeras noticias fiables datan de febrero de 1929, fecha en que se encontraba actuando en el Teatro Pavón de Madrid, formando parte de la Compañía de Fernando Porredón, que representaba en aquellos momentos la obra de Antonio Quintero y Pascual Guillén “La Copla Andaluza”. La obra tuvo un gran éxito, logrando superar el centenar de representaciones; para poder asistir a la misma había que sacar las entradas con 4 días de antelación. Se trataba de una comedia costumbrista de ambiente andaluz salpicada de números musicales a cargo de reconocidos artistas como “Perosanz”, “Centeno”, “Dora”, “Roldán” y el propio “Niño de Caravaca”. Tras finalizar en la capital, la obra salió de gira por provincias, pero, debido al tremendo éxito obtenido en Madrid, “el mayor de la temporada”, se formaron 4 compañías diferentes para recorrer toda la península y presentar la obra de la manera más inmediata posible. El “Niño de Caravaca” se integró en la dirigida por el prestigioso actor y director Rafael María de Labra, en la que figuraba como primera actriz Luisa Leiden, formando parte del cuadro flamenco, en el que también estaban “Niño de Alcalá”, “Niño de Rodas”, “Niña del Patrocinio”, los guitarristas Paterna (padre e hijo) y el bailaor Pepe Linares. Con esta compañía recorrió toda la zona levantina, visitando, entre otras, Valencia, Alicante y Murcia. En esta última, las actuaciones tuvieron lugar en el Teatro Circo Villar los primeros días de mayo de 1929, repitiéndose el triunfo de otros lugares: “El público la siguió con gran interés desde el primer momento y tuvo numerosísimos aplausos para todos los actores, así como para los cantaores Niño de Caravaca, Niño de Rodas y Niño de Alcalá”. No ocurrió lo mismo en el Teatro Monumental de Alicante, donde no gustó la obra, aunque sí su parte musical: “el público, si aplaudió, lo hizo tan solo premiando la labor de los cantaores, de los tocadores de guitarra y del bailaor”. Tras el periplo levantino, el “Niño de Caravaca” regresó a Madrid, donde pasó a formar parte de la Compañía dirigida por Vicente Mauri, volviendo a poner en escena la exitosa “La Copla Andaluza”. Seguidamente surgió el proyecto de cruzar el Atlántico para estrenar la obra en Buenos Aires. Nuestro protagonista aceptó la oferta, presentándose, de este modo, por primera vez en Argentina, donde obtuvo un rotundo éxito, destacando la crítica los inigualables fandanguillos surgidos de la garganta de nuestro paisano. En la Argentina permanecerá casi un año, regresando a España en abril de 1930 con la cotización y el prestigio en alza. Su primer compromiso fue la nueva obra de Quintero y Guillén, titulada “El Alma de la Copla”, a cargo de la compañía de Anita Tormo, en la que volvió a tener como compañero al cantaor Miguel Centeno, anunciándose de manera destacada su reaparición “después de sus grandes éxitos por América” y siendo calificado como “el triunfador de América del Sur” y “figura del cante 1930”. La compañía simultaneó esta obra con “La Niña del Albaicín”, que fue estrenada el 1 de mayo de ese año. Seguidamente pasó a la Compañía de Manrique Gil, con la que estrenó en el Teatro de la Latina el drama popular en 8 cuadros “La hija de Juan Simón”. El elenco artístico estaba formado por los cantaores Pepita Llacer, “Niño de Sevilla”, “Niño de la Puerta del Ángel”, los guitarristas Luís Yange y “El Habichuela” y el bailaor “Ramironte”, además de nuestro paisano. La obra se estrenó el 16 de junio, recibiendo “aplausos entusiastas que obligaron a repetir diversas canciones”. La labor del “Niño de Caravaca” fue especialmente destacada siendo, según la crítica, “obligado por las ovaciones a cantar coplas y coplas extraordinarias”. El triunfo de esta obra, unido a sus éxitos anteriores y a la fama obtenida en Sudamérica, le situaron en un lugar de privilegio, aclamado y querido por el público y aceptado por la sociedad más selecta que le invitaba a sus fiestas y reuniones. En este sentido podemos recordar su célebre actuación en el Hotel Ritz de Madrid, en la verbena organizada por el Lyceum Club Femenino”, cuya invitación especificaba que “las señoras acudirán con Mantones de Manila y los caballeros de etiqueta”, compartiendo cartel con Laura San Telmo, “La Andalucita” y el guitarrista José Romero “El Habichuela”. Convertido ya en primera figura, durante los años siguientes desarrollara una prestigiosa carrera, repleta de éxitos, tanto en el mundo discográfico (estuvo contratado por la compañía “La voz de su amo” y llegó a grabar, según su propio testimonio, 85 discos, con éxitos resonantes como los fandangos “Porque a ti te ha engañado una”, las colombianas “Paseando con mi potro”, la taranta “La vi llorar un día” o la milonga “Yo te quiero, Soleá”, lo que refleja su versatilidad y capacidad para cantar diferentes palos, aunque su preferido siempre fue la taranta) como en el cinematográfico (intervino en 19 películas) y musical; destacando en este último sus Grandiosas Veladas de Opera Flamenca, con el que obtuvo clamorosos éxitos tanto en la capital como en las innumerables ciudades que visitó, alabado siempre por “su magnífica voz y gusto”. En septiembre de 1933, el “Heraldo de Madrid” publicaba la noticia de la presencia en nuestro país de Emilio Losada, empresario del Teatro Mayo de Buenos Aires, para contratar a varios artistas para actuar en su país. A través del representante de variedades Manolo Hidalgo, son contratados, entre otros, al “Niño de Caravaca”, Gloria Maravillas, “La Andalucita”, Soledad Pacheco, “Niña de Écija” y Julio Alonso. El grupo embarcó en Cádiz con destino a Buenos Aires el 10 de septiembre, estando anunciado su debut en esa ciudad el 30 de ese mes. Los éxitos en Argentina se sucedieron ininterrumpidamente, convirtiéndose en uno de los artistas más distinguidos del momento. A pesar de que algunos de los espectáculos no estuvieron a la altura esperada, su labor fue siempre reconocida por la crítica. Así ocurrió con el titulado “España gitana” de 1935 y con el siguiente, “Tu gitano y yo gitana”, del mismo año. La prestigiosa revista teatral argentina “Caras y Caretas”, refiriéndose al primero de ellos, dijo de nuestro paisano que era un “cantaor excepcional y sus guajiras tienen el sello de lo insuperable”, mientras que en el segundo, su participación fue, en opinión del crítico, lo único destacable: “lo que más me agradó fue una copla que cantó entre bastidores el Niño de Caravaca ¡Un primor! Eso es Andalucía y no las chapucerías de la obra”. En 1936 comenzó a colaborar en el programa “la Voz de España”, emitido por Radio Prieto, siendo especialmente memorable el programa realizado con motivo del Día de la Raza de ese año, en el que intervinieron también destacadas figuras de la canción como Patrocinio Díaz, Nelly Omar, Alberto Acuña, “La Satanela” y Visi Arias, así como el festival a beneficio de la Asociación Argentina de Actores, organizado por la referida revista “Caras y Caretas” el 17 de octubre de 1936. Respecto a su llegada a Argentina se llegó a publicar una rocambolesca versión según la cual, fue obligado a ello, embriagado y raptado. Posteriormente se estableció en Méjico donde continuó su disfrutando de grandes éxitos y del cariño del público.

Fuente: www.elnoroestedigital.com

 

El Tio de la Pita, el Tamboril y los Gigantes

 

 

El Tío de la Pita llega en un autobús, recibido con todo el cariño de un pueblo, y como si de un Flautista de Hamelín se tratase, como cosa de magia, logra que la multitud le siga mientras toca “Serafina la Rubiales”. Detrás de él y de su inseparable Tamboril, los Gigantes y Cabezudos cierran la comitiva portados por abnegados y expertos giganteros, duchos en el manejo y baile de los colosos de cartón.

Los gigantes ayer y hoy

El Tío de la Pita, nombre del dulzainero en las Provincias de Albacete, Cuenca y Murcia, surge en el Renacimiento, como parte de los rituales primaverales, el tiempo de las labores del campo. Es el despertador del huertano que debe ponerse a la faena, el músico que junto con su Pita (dulzaina) y un niño acompañándole al tambor, recorre las sendas de las aldeas y los campos tocando melodías que ayudan a los cultivos a romper su sopor y dar buenas cosechas.

En Caravaca, además, el Tío de la Pita está ligado a los “Conjuros” que se practicaban desde el Santuario de la Vera Cruz, en el que la Reliquia era mostrada a los cuatro puntos cardinales para abjurar las tormentas y bendecir los campos.

Los testimonios documentales del Tío de la Pita aparecen desde el siglo XVI, del cual se datan documentos de pago a “músicos” que vienen de fuera de Caravaca a amenizar las fiestas del Corpus. Ya en el XVIII, se menciona el contrato anual a “un dulzainero” que acude a Caravaca para cumplir la misma tarea, hasta que su labor se liga de forma permanente a las Fiestas de la Cruz. Naturalmente, con el paso de la presencia de los gigantes en el Corpus a las Fiestas patronales caravaqueñas, el Tío de la Pita les sigue en la aventura, convirtiéndose desde entonces en inseparables compañeros de correrías y música en las postrimerías del mes de Abril.

Serafina está en la esquina, más seca que una sardina…

Sin duda, un halo de emoción acompaña la danza de los gigantes y cabezudos con la melodía del Tío de la Pita, pues es la señal inequívoca de que se aproximan las Fiestas de la Vera Cruz de Caravaca y Caballos del Vino. La dulzaina del Tío de la Pita resuena en las calles durante los cinco días más esperados por la chavalería de Caravaca, pues es tiempo de juego y bailes, y de probarse a uno mismo para ver cuánto ha crecido durante el año anterior tratando de alcanzar las enormes manos de los Gigantes.

Tras los Festejos, la dulzaina del Tío de la Pita queda en silencio hasta el año siguiente, y los gigantes y cabezudos duermen su sueño reparador en la antiquísima Ermita de San Sebastián, deseando el pueblo caravaqueño que vuelvan a salir de su sopor al grito de “¡Gandules, gandules…!” mientras el Tío de la Pita vuelve a bajarse del autocar tocando aquello de:

“Serafina está en la esquina, más seca que una sardina.
Serafina, Serafina.
Serafina la Rubiales es una chica muy fina.
Serafina, Serafina.
Serafina mueve los pinreles,
que tu cara es un manojo de claveles.
Serafina, deja a ese bribón.
Serafina de mi alma, Serafina de mi corazón”.

Fuentes: Caravacaenfiestas.com