Con “Aires de Murcia”

Dedicamos el blog de hoy a la pintora Maravillas Hidalgo Sánchez cuya obra puede contemplarse hasta el 29 del presente mes en la Sala de Exposiciones de la Casa de Cultura en horario de 18 a 21 h.

Ya el nombre denota el origen de esta pintora, Cehegín. Varias son las exposiciones realizadas por esta pintora ceheginera, a saber: Cehegín (sala de exposiciones de Cajamurcia), Francia y el Real Casino de Murcia. Asimismo es miembro de honor del Museo de la Huerta de Alcantarilla.

Maravillas, en palabras de Francisco Ortega Bustamante, nos presenta su obra como fruto de esta reciente incursión a través del “Arte de la Pintura” – también ha expresado el arte con el mimbre y la madera – que expone en sus lienzos, a todas luces, como un claro mensaje de sentimientos, creatividad, y, sobre todo, su alma reflejada en cada obra, y dejando entrever esos sentimientos que afloran a todas luces, por su tierra murciana y la belleza que la envuelve”.

Conozcamos ahora un poco más de su biografía que a buen seguro se plasma en su obra y sirve para conocer ésta mejor.

 

Nacida en Cehegín en 1946, hija de Martín Hidalgo García y de Antonia Sánchez Espín que, tuvieron otros seis hijos más, en total: cuatro varones y tres mujeres, y fue en la calle Torrecilla donde estaba su hogar, aunque hacia el año 1952 la familia se traslada al paraje de la “Pollera” ya que era allí donde vivía su tío “Juan el de Alhama”, que tenía la fábrica de anisados junto al viejo puente de hierro.

Después de estar algunos años desarrollando en Cehegín diversas labores de bordado, incluso le acompañaban cuatro obreras más, en el año de 1968 marchó a Francia. Una vez instalada allí trabajó en una fábrica de manzanas haciendo funciones de estriado, conociendo a quien sería su marido en el año de 1973 y teniendo en muy breve tiempo dos hijas: “Mavi”, por la Patrona (de Cehegín) y, Carolina, por la princesa de Mónaco, rompiéndose su matrimonio con una prematura separación en el año de 1975. Pasó algún tiempo después a un convento-asilo en la ciudad de GAP, donde desarrolló labores de cuidados y servicios de asistencia para ancianos y enfermos desde 1983 a 1988, terminando su vida laboral activa en el ayuntamiento de la ciudad francesa de Veines con un periodo de trabajo de servicios sociales desde 1992 a 2006, fecha en la que se jubila a la edad de 58 años.

Pero su mayor inquietud y sueño siempre ha sido el mundo artístico, la pintura y su gran afición a la música, a la danza y el baile, sobre todo las “sevillanas”. Después de jubilarse se planta en Murcia y contacta con una señora que ostenta una academia de este género, María Dolores Moreno Meseguer, con la que después de tomar unas cuantas clases, mucha orientación y ánimos, consigue algunos diplomas para poder realizar su eterno sueño. Así, a finales de 2007, inicia su andadura en Francia creando lo que hoy es la Asociación de Amigos de las Sevillanas, en la cual, y a partir de principios de 2008, además de presidir, imparte clases de flamenco.

 

Fuentes:

www.elnoroestealdia.com

www.ceheginpaco.wordpress.com

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *