EL SECTOR DEL CALZADO EN EL NOROESTE DE LA REGIÓN DE MURCIA

foto foto2

La historia de la industria en el sector del calzado en la zona del Noroeste se remonta a épocas pasadas y gracias a la disponibilidad de fuentes estadísticas nos permite una aproximación a la realidad en este ámbito territorial en distintas etapas de su historia.

Ya en el siglo XVIII la pañería y el tejido del cáñamo alcanzan un peso tan considerable en Caravaca de la Cruz que hace que dicho Municipio se convierta en el centro manufacturero más importante del Noroeste Murciano. Durante el siglo XIX se produce una decadencia de la producción de pañería y artesanía, sin embargo, el cáñamo junto al esparto siguen siendo la principal fuente económica de Caravaca. No sería hasta el siglo XX cuando el sector del calzado tuviese su máximo auge ya que Murcia contaba con 110 establecimientos dedicados a la elaboración de esparto. Entre los que se encontraban Caravaca de la Cruz, Cehegín y Lorca.

Las primeras esparteñas se confeccionaban con esparto natural, pero con posterioridad se picaba el esparto con el fin de hacerlas más confortables. Poco después,  se incorporó el cáñamo y se sustituyó la cordeta, con la que se sujetaba al pie. Con posterioridad aparecieron los alpargates “Cintaos” llamados así por las largas cintas que se sujetaban. La suela era de cáñamo y la cara de lona blanca, siendo su forma de idénticas características que las esparteñas. La demanda de este tipo de calzado dio lugar a una industria artesanal de larga tradición en nuestra región, destacando algunas localidades como Caravaca de la Cruz y Cehegín. Tras pasar una crisis debido al uso del yute en los años 30, sería la situación generada por la postguerra la que daría lugar a la remontada de nuevo de este sector con el uso del esparto y el cáñamo. En 1950, Caravaca de la Cruz y Cehegín contaban con más de dos tercios del total provincial en la fabricación de alpargatas. También se llevaban a cabo talleres en Calasparra, Moratalla, Bullas junto con Caravaca y Cehegín.

Actualmente, el sector del calzado cuenta en la Región con 178 empresas que tradicionalmente se concentra en Lorca, Alhama de Murcia, Caravaca de la Cruz y Yecla. El pasado año las exportaciones alcanzaron los 108,85 millones de euros, lo que supuso un 14,18 por ciento más que en 2015, convirtiendo a Murcia en la sexta provincia española más exportadora. Según Hernández, el calzado es uno de los sectores que sigue empleando métodos tradicionales y, por ello, desde el Gobierno regional se puso en marcha el ‘Plan calzado’ para estimular la inversión en innovación en productos, diseños, métodos de producción o comercialización.

Como ya hemos visto el sector del calzado es una importante parte de la industria en la zona del Noroeste, por ello se llevará a cabo la primera semana del calzado.  La feria contará con un área comercial con formato ‘Pop Up’ (tiendas efímeras), en la que las empresas mostrarán sus productos en stands ubicados en el entorno de la calle Mayor, que acogerá además, diferentes exhibiciones artesanas. Esta primera edición celebrará también una exposición de maquinaria, ‘Espadrilles Technology’, que se llevará a cabo en los Salones Castillo. Tendrán lugar los días 8, 9 y 10 de junio en Caravaca de la Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *