EMILIO SAEZ SÁNCHEZ, HISTORIADOR E INVESTIGADOR CARAVAQUEÑO

Emilio Sáez Sánchez nació el 5 de diciembre de 1917 en la ciudad de Caravaca de la Cruz. Hijo del procurador Emilio Sáez López y Encarnación Sánchez Caparrós, desde muy pequeño recibió clases en su casa.

Siendo aun niño, su profesor, D. Alfonso Moza, pudo ver como Emilio era un apasionado de los libros y la lectura. Era el único niño que conocía que siempre tenía entre sus manos un libro, o un TBO, demostrando así, no tener manías respecto a sus preferencias por la literatura.

Su ensimismamiento hacia la lectura era de tal magnitud, que incluso su padre se veía obligado a sacarlo de casa para que jugase con sus compañeros, pues siempre estaba leyendo.

Esta afición por la lectura la había heredado de su padre, quien fue corresponsal de ABC y lector empedernido.

Tras haber cursado sus estudios de Bachiller en el colegio Cervantes de Caravaca, Emilio Sáez se matriculó en 1933 en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Murcia.

Pero el estallido de la Guerra Civil forzó un paréntesis en su carrera, ya que fue llevado al frente de Barbastro, en Huesca, desde donde pasó a Francia. Allí se convirtió en prisionero en un campo de concentración, situación que se repetiría en España, pues estuvo en otro campo en Zaragoza. Gracias a la actuación de su padre puso ser liberado y continuó sus estudios universitarios en Madrid.

En 1940, tras licenciarse en la especialidad de Historia Medieval, impartió clases de Geografía e Historia en la ‘Academia Torres’, situación que compaginaba con su papel de profesor ayudante en la Universidad de Madrid. Fue precisamente en esta academia madrileña donde coincidió con un antigua compañera de estudios, Amalia Sánchez López, con quien acabaría casándose a la postre, en 1950 y teniendo cuatro hijos.

El profesor Emilio Sáez Sánchez fue uno de los investigadores medievalistas hispánicos más importantes de la segunda mitad del siglo XX.

Su labor como historiador y paleógrafo medieval durante sus años de catedrático en las Universidades de Madrid y Barcelona dejó una huella imborrable en este campo de la investigación de las Humanidades. Todo ello a través de sus publicaciones y grupos de trabajo.

En 1973, Emilio Sáez fue nombrado miembro de la Real Academia Alfonso X el Sabio de Murcia en reconocimiento a su labor como historiador e investigador.

Además, gracias a su conexión y trabajo con medievalistas de otros países, portugueses, italianos y de los países de la Europa socialista, fue elegido Miembro de Mérito de las Academia Portuguesa da Historia, a la vez que ampliaba sus contactos y reconocimiento a nivel internacional.

Posteriormente, en 1986, se jubilaría a la edad de 68 años.

La fatalidad se cruzó en su camino el día 7 de mayo de 1988. Como consecuencia de un trágico accidente automovilístico, falleció en Tordesillas al regreso de pronunciar la conferencia de clausura de un Congreso de Estudios Medievales, privando así al medievalismo hispánico de uno de sus máximos exponentes.

A pesar de ello, el recuerdo a su persona y a su trabajo como profesor, historiador, investigador y creador de instituciones y publicaciones, sigue vivo en su ciudad natal, a la cual tenía siempre presente.

Como prueba de reconocimiento se decidió conceder el nombre del profesor Emilio Sáez a la Casa de la Cultura en la Ciudad de Caravaca en 1994.

[Caravaca_Emilio_Saez]_Placa_en_honor_a_Emilio_Saez

 

Y es en la Casa de la Cultura de Caravaca de la Cruz  dónde tenemos parte de un gran tesoro, su archivo personal  que  gracias a un enorme gesto de generosidad por parte de su hijo, Carlos Sáez, fue puesto a disposición de nuestra ciudad.

[Caravaca_Emilio_Saez]_Casa_de_la_Cultura

La parte restante se encuentra en Alcalá la Real (Jaén).

 

Entre sus obras, destaca su colaboración en la creación de la Sociedad Española de Estudios Medievales en 1982, su participación como miembro del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones), varias publicaciones como Anejos del AEM, Miscelánea de Textos Medievales y Repertorio del Medievalismo Hispánico,  Los fueros de Sepúlveda (1953) y Colección Diplomática (1076-1454) (1956), así como la creación de su propia editorial El Albir, S.A., entre otras.

Además de todo ello y fruto de su actividad investigadora dirigió 25 tesis doctorales, más de 70 tesinas y una veintena de Congresos y Coloquios, nacionales e internacionales, promovidos y organizados por él mismo.

 

Fuentes:

https://www.regmurcia.com

«IN MEMORIAM» CARLOS SÁEZ (1953-2006)

ANUARIO DE ESTUDIOS MEDIEVALES (AEM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *