La cantante Mari Trini

María Trinidad Pérez de Miravete-Mille y Pascual del Riquelme, que es como en realidad se llamada la conocida cantante Mari Trini, nació en la pedanía de Singla, término municipal de Caravaca de la Cruz, un 12 de julio de 1947.

Junto a Cecilia y María Ostiz forma el trío de grandes mujeres compositoras de nuestra música. De este trío de damas, Mari Trini fue la que más tiempo extendió su carrera y la que más discos vendió. Las tres guardaron celosamente sus vidas y expusieron a los cuatro vientos unas obras sensibles, liberadoras, hijas de su tiempo y llenas de calidad.

 

 

A principios de la década de los 50 se traslada a Madrid con su familia, en la que no existía tradición artística, e inicia sus estudios primarios en un colegio religioso, estudios que se verán interrumpidos y transformados casi en un monólogo cuando a los siete años contrae una nefritis crónica (inflamación del riñón), que la va a mantener largas temporadas en cama y sin salir de casa. Esa enfermedad va a moldear su carácter, va a deformar ligeramente su rostro y va a cincelar su música. “¿Quién no escribió un poema, huyendo de la soledad? ¿Quién a los quince años no dejó su cuerpo abrazar?, cantaría más tarde en una de sus canciones más conocidas.

Los años de enfermedad y convalecencia le enseñaron a tocar la guitarra que le regaló su padre, a leer todo lo que caía en sus manos y a escribir primero, poesía; luego, canciones. No es de extrañar que cuando en 1962 es dada definitivamente de alta, quiera conocer la noche madrileña y ver y oír todo lo que antes no pudo. Uno de los locales de moda en Madrid, cerca de la Avenida de América, era el Nichas, propiedad del director cinematográfico Nicholas Ray. El director inglés se fijó en aquel gorrión tímido de ojos grandes y la convenció para marchar a Londres en 1963 y estudiar allí arte dramático. Pero su camino no era ese y al año siguiente llegó a París con su guitarra por todo capital y dispuesta a aprender de primera mano de los grandes cantautores franceses. Quería ser una nueva Juliette Greco, musa del existencialismo francés; sin embargo, su vida y su obra tendrían más del frágil y atormentado ruiseñor llamado Edith Piaff.

En la Ciudad Luz se ve impactada por Gilbert Becaud, Jacques Brel  -memorable fue interpretación de “Ne me quitte pas”, Hughes Aufray, Leo Ferré y tantos otros. Mari Trini comienza un meritoriaje que la llevaría a grabar varios EP en francés. En 1968 fallece su padre y regresa a Madrid, precedida ya de una cierta fama musical. Con ella viaja Claudette Lanza, que será su pareja durante cuarenta años en una relación nunca reconocida del todo por la artista, que siempre se refirió a ella como secretaria o amiga.

Mari Trini fue una cantante y compositora que gozó de enorme popularidad y éxito comercial en España e Hispanoamérica durante las décadas de 1970 y 1980. Vendió más de diez millones de discos, por lo que fue galardonada con un Disco multidiamante en 2005, y en el mismo año fue homenajeada por la SGAE en reconocimiento a su larga carrera. La cantautora  ingresó como socia en la SGAE el 23 de octubre de 1967 con el número 23.875 y a lo largo de su carrera llegó a registrar 186 obras con éxitos como “Amores”, “Yo no soy esa” o “Una estrella en mi jardín”, llegando a realizar 25 discos.

Mari Trini vivió casi siempre en Madrid, aunque se instaló en Sant Pol de Mar durante algún tiempo, en la comarca del Maresme, a orillas del Mediterráneo.

Últimos años

El 8 de marzo de 2008, con motivo del Día de la Mujer, recibió el premio “Lucha por la Igualdad” concedido por la Comunidad Autónoma de Murcia, donde había nacido, “por retratar a través de sus melodías las carencias, problemas y desigualdades de la mujer“; fue uno de los últimos actos públicos a los que asistió. ​

Mari Trini vivió el último año de su vida en una urbanización de las afueras de Murcia, componiendo, escribiendo y preparando un concierto de despedida. No pudo cumplir este objetivo a causa de su fallecimiento, acaecido la noche del 6 de abril de 2009 a los 61 años de edad, en el Hospital Universitario Morales Meseguer de la capital murciana, debido a un agravamiento de la enfermedad que padecía (cáncer de pulmón), diagnosticado un año antes. ​ Le sobreviven su madre y tres hermanos, y su secretaria y su confidente durante más de cuarenta años, Claudette. ​

Trayectoria artística

Inicios: Londres y París

Contaba con quince años cuando conoció en Madrid a Nicholas Ray, director de películas míticas de Hollywood como Rebelde sin causa y que en 1961-63 residió en España rodando las superproducciones Rey de reyes y 55 días en Pekín. Ray se convirtió en su representante y la convenció para viajar a Londres, con el objetivo de prepararse para rodar una película, aunque ésta no llegó a realizarse. Allí Mari Trini permaneció un año, estudiando con Peter Ustinov y participando en algunos programas de radio gracias a los cuales conoció personalmente a grandes estrellas del cine y la música, como Roman Polanski, Paul Mc Cartney, James Mason y Marlene Dietrich.

Más tarde, y con la aprobación de Nicholas Ray, Mari Trini se trasladó a París, donde grabó sus primeras canciones en francés. Fueron doce, que se publicaron en tres EP (álbumes de corta duración). Después de permanecer cinco años en Francia, ​Mari Trini regresó a España para continuar su carrera musical.

Despegue en Madrid

Grabó su primer disco en español con la discográfica RCA; en él cantaba temas de otros autores, como Luis Eduardo Aute y Patxi Andión, además de algunos compuestos por ella misma. Sin embargo es con su siguiente disco, Amores, grabado en 1970, con el que se dará realmente a conocer y con el que obtendrá un gran éxito. En este disco, el primero que graba con la discográfica Hispavox, se revela como excelente compositora además de intérprete, arropada por Waldo de los Ríos y Rafael Trabucchelli. Es la época en la que triunfa la factoría de cantantes procedentes del llamado “sonido Torrelaguna”. En él, además de la canción que da título al disco, se encuentran temas como “Un hombre marchó”, “Mañana”, “Cuando me acaricias” o “Vals de otoño”, ya clásicos en la carrera de Mari Trini.

“Yo no soy esa”

Su siguiente álbum, Escúchame, incluyendo canciones como “Yo no soy esa” o “Yo confieso”, conoce similar impacto que el anterior y confirma a Mari Trini como una de las cantautoras más importantes de habla hispana. La canción “Yo no soy esa” es posiblemente la que mejor define la personalidad de Mari Trini y el mensaje que quería transmitir: que las mujeres deben ser libres para ser y actuar al margen de las normas, y que no deben supeditarse a los deseos y expectativas de los hombres. El título “Yo no soy esa” es revelador porque cita (y rebate) otra canción: “Yo soy esa”, tema clásico del género de la copla (cantado por, entre otras, Isabel Pantoja) cuya letra alude a una mujer utilizada por los hombres.

Durante los años siguientes, Mari Trini compagina sus actuaciones en directo por todo el país con nuevas grabaciones discográficas. Ventanas, ¿Quién? (que incluye el clásico “Ne me quitte pas”), Transparencias o Como el rocío son álbumes en los que la artista confirma su personal estilo. Continua grabando canciones francesas y adaptaciones a dicho idioma de sus propias canciones, gracias a lo cual es invitada repetidas veces al programa Domino de Guy Lux, en la televisión gala.

En la segunda mitad de la década de los setenta, Mari Trini comienza a acercarse más a los planteamientos musicales del pop del momento. Con sus discos Solo para ti y A mi aire, la artista ofrece una nueva imagen renovada, tanto en lo personal como en lo musical, al incorporar novedosos y arriesgados arreglos a sus composiciones. El álbum A mi aire incluye la controvertida canción “Ayúdala”, alusiva a una relación triangular y que se utilizó como sintonía en una exitosa telenovela en Hispanoamérica.

“Otra” Mari Trini

Los años 1980 comienzan para Mari Trini con la publicación de su disco Oraciones de amor, al que seguirá un año más tarde otro álbum que alcanza enorme éxito comercial y popular: Una estrella en mi jardín. La canción que da título al mismo se convierte en un clásico instantáneo, y sigue siendo tan popular que en 2012 fue empleada en un spot televisivo. Otro tema destacable del mismo disco es “Hablando sola”.

En 1984 Mari Trini sorprendió con unas fotografías de desnudo en la revista Interviú, con las que quiso romper una inmerecida imagen de mujer áspera y sin sensualidad, prejuicio por el que incluso era parodiada por humoristas. Debido a su aspecto sobrio, totalmente opuesto a la moda del destape, se había dicho que Mari Trini ocultaba su cuerpo porque no se sentía atractiva o incluso porque padecía cojera, cuestiones que desmintió y de las que bromeó en entrevistas con María Teresa Campos y Pedro Ruiz. Su aparición en Interviú rompió con el tópico de una Mari Trini gris, causó sensación y coincidió con un cambio en su vestuario: la cantautora feminista empezaba a lucir escotes pronunciados y tejidos con reveladoras transparencias.

En el mismo año 84 Mari Trini publica dos discos: Diario de una mujer, repleto de grandes canciones, y Mari Trini, titulado en México como Mari Trini Interpreta Grandes Autores Mexicanos. Este fue un álbum de homenaje a la canción mexicana, en donde destacan: “Contigo aprendi”, “Échame a mí la culpa”, “Fallaste corazón”, “No”, “Farolito”, “Noche de ronda”, “El jinete”, “Cuando vuelva a tu lado” y “La media vuelta”. En este álbum, ella hace una transformación del bolero y la canción ranchera a balada de vanguardia, con su particular estilo. A finales de este año realiza un gran concierto en el Teatro Salamanca de Madrid del que se extraerá un doble disco en directo y que será emitido por televisión.

Ruptura con Hispavox

En la segunda mitad de los años ochenta grabó dos nuevos trabajos: Quién me venderá y En tu piel. Supusieron el final de casi veinte años de colaboración entre Mari Trini y la discográfica Hispavox; una ruptura que (según ella contó) se debió a divergencias creativas y fue en términos amistosos. Años después, Mari Trini e Hispavox volverían a colaborar.

A principios de los noventa Mari Trini grabó con una discográfica independiente un nuevo disco, Espejismos, en el que combinaba canciones de corte más clásico con otras con claras influencias rock. Mari Trini recibió un premio en Miami por la canción “Tuya”, incluida en este álbum. En este tiempo trató de recuperar espacio en el mercado español, incluso conectando con radiofórmulas de nuevo cuño como Cadena Dial, pero parecía claro que no encajaba en los nuevos gustos predominantes. A pesar de ello, en 1993 Hispavox reunió sus mayores éxitos en el nuevo formato CD: fue el recopilatorio Mari Trini-Sus grandes éxitos, que la cantante apoyó, retomando la colaboración con su antigua compañía discográfica.

En 1995 Mari Trini publicó con la firma Divucsa su nuevo disco Sin barreras, en el que volvió a grabar cuatro de sus grandes éxitos, además de ofrecer nueve temas nuevos, con diversas influencias musicales, como salsa, rock, e incluso blues. Un año más tarde aparece su disco Alas de cristal, grabado bajo la dirección musical de Josep Mas “Kitflus”, tras la publicación del cual recibe un premio de la SGAE como reconocimiento a su carrera.

Último trabajo

El último trabajo de la artista, grabado con el trío Los Panchos, se vio envuelto en controversia y Mari Trini llegó a declarar que había sido estafada. El disco había sido publicado con gran éxito (por la firma Ventura Discos S.L.) a finales de 2001, obteniendo el disco de oro por sus rápidas ventas en España, pero sorpresivamente las unidades que quedaban en venta se retiraron de los comercios, acaso porque la compañía discográfica cayó en quiebra. El álbum era un doble CD con 23 canciones: Mari Trini había compuesto doce, y las once restantes eran éxitos de Los Panchos, que Mari Trini compartía con la voz de Rafael Basurto, la última voz viva de Los Panchos originales.

Diversos problemas contractuales con su casa discográfica y algunos problemas de salud mantuvieron a Mari Trini alejada del mundo de la música durante algún tiempo. A finales de 2005, y gracias a un nuevo acuerdo entre la cantante e Hispavox, se publicó un doble disco recopilatorio y un DVD, que ella promocionó de manera entusiasta con diversas entrevistas. También entonces Mari Trini recibió un gran homenaje en el cual la SGAE le concedía un Disco de Multidiamante por haber vendido más de diez millones de discos a lo largo de su carrera.

Discografía

  • Mari Trini (1969)
  • Amores (1970)
  • Escúchame (1971)
  • Ventanas (1973)
  • L’automne (1973)
  • ¿Quién? (1974)
  • Canta en francés (1975)
  • Transparencias (1975)
  • Como el rocío (1976)
  • El tiempo y yo (1977)
  • Solo para ti (1978)
  • Ayúdala (1978)
  • A mi aire (1979)
  • Oraciones de amor (1981)
  • Una estrella en mi jardín (1982)
  • Mari Trini (Editado en México como Mari Trini interpreta grandes autores mexicanos) (1984)
  • Diario de una mujer (1984)
  • En vivo (1985)
  • Quién me venderá (1986)
  • En tu piel (1987)
  • Espejismos (1990)
  • Sus grandes éxitos (1993)
  • Sin barreras (1995)
  • Alas de cristal (1996)
  • Mari Trini con los Panchos (2001)
  • Su último lanzamiento fue un doble disco recopilatorio y un vídeo en 2005. Ese mismo año la Sociedad General de Autores de España (SGAE) rindió homenaje a la cantante por su extensa trayectoria.

 

Fuentes:

www.maritrini.net

www.es.wikipedia.org

www.elpaís.com

www.laverdad.es

www.abc.es

www.regmurcia.com

www.europapress.es

www.rtve.es

www.medlineplus.gov

www.lavozdigital.es

www.lafonoteca.net

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *