La tradición y los beneficios del “guíscano”

Con la llegada del otoño aparecen las setas comestibles, y la más famosa en la Comarca del Noroeste es el níscalo (conocido como “guíscano” en la zona) .Este año la lluvia  no ha acompañado y esto ha provocado la ausencia del Lactarius deliciosus, su nombre científico, en el Noroeste. Este tipo de alimento es una fuente de nutrientes, baja en calorías y sin grasas que reporta beneficios para la salud.

El níscalo es rico en minerales, como el potasio, el fósforo, el hierro y el calcio. Su alto nivel de vitamina B5 reduce el colesterol, el estrés y la migraña. Cabe destacar que las vitaminas son esenciales para la dieta, puesto que transforman las grasas en energía y regulan los procesos químicos del cuerpo.

Además, llevan proteínas que son beneficiosas para construir nuestros tejidos, dado que son la  materia prima de las células y los tejidos, y producen hormonas, anticuerpos y transportadores de nutrientes.  Tienen también hidratos de carbono, los cuales son ideales para el desarrollo físico y mental, porque son una fuente energética. Los aminoácidos de los níscalos construyen y mantienen nuestra masa muscular.

En Caravaca existe la tradición de salir a recoger estos frutos del otoño en el campo. Para recolectar los níscalos, hay que hacerlo con una cesta de mimbre para que caigan las esporas al exterior, permitiendo que crezcan estos alimentos de nuevo. En cambio, las bolsas de plástico hacen que fermenten y que se vuelvan peligrosos para la digestión.

Es necesario tener en cuenta que hay una gran variedad de setas venenosas y, por este motivo, no hay que coger ningún hongo que no esté identificado al 100%. Si no somos expertos, no merece la pena arriesgarse.

En este sentido, las setas tóxicas suelen estar cerca de las comestibles en la Comarca del Noroeste. Dentro de las venenosas, la lepiota es la más habitual y sus efectos se manifiestan entre las tres y diez horas después de comérsela.

Asimismo, hay un níscalo que provoca diarrea tras consumirlo: lactarius chysorrheus. Es conocido con el nombre de “falso níscalo” y se diferencia de los comestibles por el hecho de que éste es blanco por debajo en lugar de ser naranja o morado, que es color típico de estos alimentos cuando son aptos para comer.

En cuanto a su uso gastronómico, el níscalo acompaña a diversos platos, como el cordero o el pollo con patatas, a la paella, con croquetas, con pasta, al ajillo, y con salsa, entre otros tantos. Este alimento da un toque atractivo, rico y nutritivo a todas las comidas, lo cual lo convierte en un ingrediente común y muy popular en la dieta caravaqueña.

A pesar de la falta de lluvia en esta temporada por toda España, y concretamente en la Región de Murcia, el níscalo sigue gozando de popularidad, aunque de momento esté ausente en la tierra del Noroeste.  Crece en los bosques de pino y mixto.

Fuentes:

natursan.net

alimentos.org.es/niscalos

laverdad.es

lospiesenlatierra.laverdad.es

mas.laopiniondemurcia.es

laopinioncoruna.es

recetasdecocina.elmundo.es

www.drosophila.es/blog

www.huelvainformacion.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *