MONASTERIO DE SANTA CLARA ( I )

El Monasterio de Santa Clara de Caravaca de la Cruz se encuentra situado en la calle de las Monjas, que es una de las más transitadas al ser vía obligada de paso entre varios y populosos barrios y el centro urbano. La fundación del monasterio se hizo, pues, en un lugar privilegiado.

     La obra es del siglo XVII, época de austeridad en las construcciones monacales. Su construcción dio comienzo el 27 de septiembre de 1609 a expensas del fundador Ginés de Perea, vecino de Caravaca y Notario del Tribunal de la Inquisición en el Reino de Murcia.

     De lo más destacado del monasterio mencionaremos la fachada del mismo, de sillería del siglo XVII con puerta claveteada de 1876. Por lo demás, se caracteriza por la austeridad propia de un convento de clausura. Algunos de sus libros se conservan en el Archivo Parroquial de El Salvador.

Titularidad: Clarisas.
Grado de protección: 1.
Estilo: Barroco.
Periodo: ss. XVII-XVIII.

Fachadaprincipal

 

Historia y Personajes

Fundación

Tras algunos avatares, la licencia definitiva de fundación del monasterio de Santa Clara en Caravaca es otorgada por Felipe II el 7 de mayo de 1586, a petición del Ayuntamiento de esta ciudad y gracias a la donación a la Orden de Dña. Catalina de Robles de 1.500 ducados.

En 1609 D. Ginés de Perea hace un legado testamentario a la misma Orden, en el que se incluía su propia vivienda, lugar que pasará a ser el primitivo convento y que va a condicionar la historia del inmueble, pues nunca se construirá un edificio específico de carácter conventual para solucionar algunos problemas de espacio e intimidad de las religiosas; se consiguieron algunas cesiones de terrenos lindantes y otros se fueron adquiriendo, realizándose obras de adecuación para su uso en los años siguientes por el arquitecto valenciano Damián Plá, pero la disposición de su ubicación limitada por estrechas calles y en pleno centro de la villa han hecho de este inmueble un edificio de escasa fachada.

DetalledelaportadadeAccesoa

 

Avatares de la construcción

     Al estar el edificio colindante con la modesta y antigua ermita de San Bartolomé, ésta servirá para las necesidades de culto de las religiosas, hasta que hacia el año 1700 las clarisas acometen la tarea de realizar una nueva iglesia más espaciosa y digna que la pequeña ermita; para este proyecto recurren a uno de los maestros de arquitectura que en aquellos momentos trabaja en las obras de los Jesuitas de la misma localidad, el lorquino Manuel Serrano, que se compromete a seguir el modelo de portada del Convento de San Antonio de Murcia “con torre y fachada de sillería, la parte baja de piedra dura y el resto de piedra franca”. Pero este arquitecto tardó pocos meses en variar su proyecto y acabar, por enfrentamientos con las clarisas, en la cárcel de Caravaca.

     No sabemos con exactitud cuántos años después se hace cargo de las obras, según los planos del anterior, el también lorquino y prestigioso maestro José Vallés, a quien se le atribuye la fachada de la Colegiata de Lorca y que participa en las obras de los Jesuitas y del Santuario de la Vera Cruz de Caravaca.

     Nuevamente surgen problemas con la edificación, en este caso con soluciones relacionadas a la ampliación de las dimensiones de la iglesia, que monta sobre la antigua calle del Mercado, paralela a la de las Monjas, y que trae como consecuencia la encarcelación de este maestro en 1706. Los avatares de la construcción hacen que en 1714 no se hubiese concluido la iglesia y los medios económicos de las religiosas se encontraran muy mermados para su culminación, que debió acaecer entre 1715-18.

ArcosobreelquesedificolaIgl

El Monasterio en la actualidad

     El convento, aun habiendo sufrido los percances de la Desamortización de mediados del siglo XIX y la contienda civil española, ha llegado hasta nuestros días con pocas variaciones, sólo las que se originaron de sus necesidades de uso, mientras que la iglesia ha permanecido totalmente inalterada, si exceptuamos la pérdida de elementos decorativos como los retablos.

Personajes

     Entre los personajes relacionados con la historia del Monasterio, destacamos los siguientes:

Ginés de Perea, fundador del monasterio, vecino de Caravaca y Notario del Tribunal de la Inquisición en el Reino de Murcia. La erección del monasterio dio comienzo el 27 de septiembre de 1609 a expensas de su fundador.

José Vallés, lorquino y prestigioso maestro que se hace cargo de las obras del monasterio, según los planos del anterior maestro de arquitectura. Se le atribuye la fachada de la Colegiata de Lorca y participó en las obras de los Jesuitas y del Santuario de la Vera Cruz de Caravaca

Obispo Trejo. Según José Antonio Melgares pudo haber donado el retablo barroco (siglo XVII) de la Virgen de la Amargura, donde la decoración de la predela con mitras y hojarascas denota haber sido donación de este obispo que se encontraba en Caravaca en 1624.

ExteriordelMonasterio

Fuente: www.regmurcia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *