Novedades en el Camino de San Juan de la Cruz

Todos habréis visto ya la nueva escultura que se encuentra en la Plaza del Templete o Bañadero desde las pasadas Fiestas de Mayo. Como sabéis, se trata de San Juan de la Cruz, al igual que la otra escultura que posee en la plaza de su propio nombre, frente al Convento de los Padres Carmelitas que fundó en 1587.

No obstante, estas esculturas tienen una diferencia. La primera que ya conocíamos de antes está construida junto a su fundación en Caravaca de la Cruz. Sin embargo, la nueva escultura es una señalización basada en el Camino de San Juan de la Cruz, que se inicia o finaliza en nuestra localidad.

Este, como ya conocemos, se traza siguiendo las rutas que el santo realizaba por la Sierra de Segura, Perteneciente al parque natural formado por las sierras de Cazorla, Las Villas y Segura, en Pontones y Santiago de la Espada nos encontramos en el corazón de la misma y podremos gozar de los imponentes paisajes que nos ofrece así como de su rica fauna, flora y riqueza fluvial en algunos de sus tramos.

De esta forma, se recorren unos 150 kilómetros, pasando por seis etapas que recorremos por las localidades de Beas de Segura, Hornos de Segura, Pontones, Santiago de la Espada, Nerpio, El Sabinar de Moratalla y Caravaca de la Cruz. La identidad de este Camino de San Juan de la Cruz nos permite recorrerlo en un sentido o en el otro, ya que es así como el santo lo realizaba con el fin de atender, como Vicario de Andalucía, los conventos  y fundaciones de Santa Teresa. Los mismos suponían para este gran místico una fuente de inspiración, que nos hace vivir la experiencia como camino hacia el interior.

El camino es una iniciativa de los Carmelitas Descalzos caravaqueños, en colaboración con las Carmelitas Descalzas de Beas de Segura y los ayuntamientos de las distintas poblaciones que une. Sus bases históricas nos hablan de rutas tradicionales, veredas, sendas, recorridos siempre con la intención de hacer el trazado más corto y directo (así lo hacía San Juan de la Cruz), con paradas en sitios relevantes de la época, donde poder protegerse de los peligros que se fueran encontrando en su momento San Juan de la Cruz, siempre acompañado de un fraile y una mula, que se turnaban y liberaban de peso en los descensos. Estos llegaban a tardar tres días en hacer dicho recorrido, haciendo sobre unas 50 kilómetros diarios.

 

En 2017, se reunirían los diferentes ayuntamientos del camino con representantes de los Carmelitas Descalzos para realizar una serie de mejoras. Entre ellos, se tratarían temas como la puesta en valor y la promoción. Así, llegarían al acuerdo de formar el Grupo de Ciudades ‘Camino de San Juan de la Cruz’. Desde aquí, podría llevarse a cabo una serie de labores con el objetivo principal de desarrollar y consolidar más a fondo el propio camino, convirtiéndolo en un destino turístico de gran importancia.

Desde entonces, a día de hoy se han ido realizando obras de balizamiento y de mejoras en dicho camino, además de definir, difundir y promocionar todo lo que conlleva. De esta forma, se habría conseguido una red de señalizaciones similares a la que hoy os presentamos. Esta escultura de señalización del Camino de San Juan de la Cruz representa un importante acuerdo basado en dicho camino, a la vez que da al turista que lo realiza  el placer de haber cumplido con su necesidad interior de caminar, convirtiéndolo en “andariego”.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *