Salzillo en ‘Místicos’

 

‘Vírgen del Carmen’

Propiedad cedida por el Convento del Santo Ángel de Sevilla (Carmelitas Descalzos),  y restaurada con motivo de la celebración de la muestra en la antigua iglesia de la Compañía de Jesús de Caravaca de la Cruz, ‘Místicos’

La imagen data del siglo XVIII, es de madera policromada y tiene unas dimensiones de 60 por 20 centímetros.  Se sometió recientemente a un intenso proceso de restauración que ha permitido reponer faltas y reconstruir por ejemplo las falanges de las manos, además de recuperar la policromía original en el rostro y el pelo”.

Los rasgos estilísticos de la imagen, de rostro aniñado, presentan la impronta de Salzillo. Los ojos de grandes pupilas, la boca pequeña pero carnosa, la frente amplia y despejada, el óvalo redondeado con leve papada y el perfil encajan con el tipo de rostro mariano de la obra del escultor murciano, cuyo estilo también se adivina en el exquisito tallado del cabello. Su cabeza de hecho es muy similar a la de imágenes que se conservan en la Región, como la Virgen del grupo de la Sagrada Familia de San Miguel, la Inmaculada del Convento de Santa Ana o la santa mártir de Santa Eulalia. Iconográficamente representa a la Virgen del Carmen, vestida con el hábito y la capa del Carmelo, portando el escapulario en su mano derecha mientras que en la izquierda lleva el cetro. Tanto la corona como el cetro son piezas de plata del siglo XVIII, destacando el cetro de filigrana, y las vestiduras también corresponden a finales del setecientos.

La talla presentaba pérdidas de la capa de preparación pictórica, sobre todo en los ojos, con agrietamientos de sus oquedades y en el pecho causados por la incisión de elementos punzantes utilizados en la vestimenta. Se apreciaban repintes en la mejilla derecha y en el cabello y las manos presentaban falta de soporte en los extremos de dos dedos, así como algunas fracturas y faltas puntuales de estuco y policromía. El proceso de restauración se inició con una limpieza físico-química, eliminando el barniz oxidado, los repintes y la suciedad acumulada. Se realizó a continuación la reposición de faltas de soporte y la reconstrucción de los dedos, pasando al estucado de las pérdidas de la capa de preparación, a la reintegración cromática diferenciada y al barnizado final.

‘Sagrada Familia’

Es de pequeñas dimensiones, realizada en madera con la técnica del lienzo encolado, talla y policromía. (Sólo son talla la cabeza, las manos y los pies, el resto es enlienzado.) A la policromía de intenso colorido, se suma la delicadeza de la estofa, el brillo de las carnaciones y un expresivo lenguaje de manos.

Sánchez Moreno y Francisco Candel describen esta escena como la visita de Santa Isabel y San Zacarías a la Sagrada Familia, en contraposición a Belda Navarro que se inclina más por la tradicional interpretación de la obra, compuesta por los padres de María (San Joaquín y Santa Ana), debido a la ausencia de San Juan. En realidad es una escena imaginaria no recogida en el canon bíblico.

El grupo está concebido como una “Sacra conversazione”, todas las figuras giran en torno al Niño que sostiene María en sus brazos, describiendo actitudes propias de un ambiente místico y familiar. Los protagonistas aparecen en actitud de conversar, en esa doble visual salzillesca de aunar lo humano y lo divino. Salzillo es muy dado a representar escenas sagradas como situaciones cotidianas.

Fuentes:

-www.20minutos.es

-www.regmurcia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *