Semana Santa de Caravaca 2019

De nuevo, la antigua Iglesia de la Compañía vuelve a convertirse en el epicentro de la cultura de Caravaca de la Cruz. Durante el paréntesis de la exposición Deus Ex Machina, de Santiago Ydáñez, se expondrán aquí los pasos de la Semana Santa caravaqueña, tal como se ha venido haciendo hasta ahora. La exposición se inauguró el pasado día 10 de abril y continuará hasta el próximo Jueves Santo, 18 de abril. El horario de apertura es de 10:00 a 13:30. Los actos de Semana Santa comenzarán el Viernes de Dolores (12 de abril) a las 22:00, cuando comience el Vía Crucis del Santísimo Cristo de los Voluntarios desde la Iglesia de las Madres Claras. Después, a las 23:00, saldrá en procesión el Paso Azul de la Iglesia de la Compañía de Jesús.

La exposición la organiza la Agrupación de Cofradías en colaboración con el Ayuntamiento de Caravaca. Entre los tronos, estandartes e imágenes que se pueden admirar, destacan como novedades este año el nuevo manto bordado en oro que estrenará Nuestra Señora de la Soledad y la nueva imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas, de la Cofradía de los Azules. Las cofradías constituyen uno de los pilares más importantes de la Semana Santa caravaqueña, ya que organizan la fiesta en torno a la Agrupación de Cofradías de Semana Santa, entidad constituida en 1970. Cada una de las cofradías porta sus imágenes, la mayoría de las cuales fueron talladas entre los siglos XVII y XVIII.

La historia de la Semana Santa caravaqueña se remonta al siglo XVI, cuando ya se hacían procesiones tan destacadas como la de Jueves Santo. Se conoce también que a finales de este siglo la procesión la formaban una imagen de Jesús con la cruz a cuestas y una Virgen Dolorosa. Esto convierte a la Semana Santa de Caravaca, en la que se rememoran la pasión, la muerte y la resurrección de Cristo, en una de las más antiguas de la Región de Murcia. La cofradía más antigua de Caravaca es la de Nuestro Padre Jesús Nazareno (conocida como el Paso Morado), que data del siglo XVI y aún está en activo.

En el siglo XVIII algunas de las procesiones que se realizaban llegaban hasta el Santuario de la Vera Cruz. El momento de mayor esplendor de las procesiones de Semana Santa en Caravaca tuvo lugar a mediados del siglo XIX, cuando participaban en ellas, además de los penitentes, una gran cantidad de personas que desfilaban representando cuadros escénicos como La calle de la amargura, Moisés en el Sinaí, etc. A veces, incluso se escenificaban escenas a caballo. Sin embargo, es a finales de este mismo siglo cuando entran en una gran decadencia, llegándose a celebrar solamente la del Santo Entierro en la tarde del Viernes Santo.

Hubo que esperar hasta 1897 para que se reorganizaran las cofradías y se creara un programa de procesiones parecido al actual. Terminada la guerra civil, vuelven a organizarse procesiones, aunque limitadas a los días de Miércoles, Jueves y Viernes Santo. En los años sesenta del pasado siglo, vuelve a producirse una crisis, con la consiguiente desaparición de todas las procesiones salvo la del Silencio y la del Santo Entierro. Ya en la década de los 60 del siglo XX se vuelve a establecer un programa de Semana Santa parecido al actual. Este año, la Semana Santa de Caravaca vuelve a llevar a las calles de la ciudad la pasión, la cultura y el arte para disfrute de todos los que quieran acercarse a ver sus pasos, tronos, etc. Además, este año podremos disfrutar, como ya hemos visto, de nuevas obras de arte.

 

Fuentes:

http://www.caravaca.org/index.php?option=com_content&task=view&id=2863&Itemid=1

http://www.regmurcia.com/eventos/23589

https://www.laopiniondemurcia.es/municipios/2019/04/05/semana-santa-caravaca-cruz/1011297.html

https://www.laopiniondemurcia.es/multimedia/fotos/semana-santa/2019-04-10-156634-exposicion-semana-santa-caravaca.html

https://www.regmurcia.com/servlet/s.Sl?sit=c,369,m,2693&r=ReP-12291-DETALLE_REPORTAJESPADRE

Día Mundial del Teatro

Día Mundial del Teatro

En Caravaca de la Cruz, el Teatro Thuillier ocupa una posición privilegiada, ya que acoge actos de todo tipo que vertebran la vida social, política y cultural de la ciudad. En total, el teatro puede acoger hasta 428 personas. El nombre le viene del malagueño Emilio Thuillier, que visitó Caravaca en 1903. El éxito de la visita de su compañía dramática movió a los caravaqueños a poner su nombre al teatro.

La afición de los caravaqueños por el teatro viene de lejos, pues ya en el siglo XIV se hacían representaciones religiosas en la calle con motivo de la festividad del Corpus. Más adelante, y siguiendo con la vinculación entre el teatro y la religión, existió un patio de comedias en el patio de la Ermita del Buen Suceso, a la que se donaba la recaudación. Además, se representaban obras en la Plaza Mayor cuando algún suceso importante ocurría en el pueblo. Para tener un teatro moderno y acorde a la importancia de Caravaca, el pueblo tuvo que esperar hasta mediados del S. XIX. La obra corrió a cargo de Alejandro López y los decorados los hizo Enrique D’Almont. El solar en el que lo edificaron lo ocupaba anteriormente la antigua casa-hospital de los Hermanos de San Juan de Dios.

Dada la larga historia del edificio y la gran actividad que ha tenido desde siempre, se ha tenido que rehabilitar y reformar en diferentes ocasiones. Esto ha permitido, además, adaptarlo a las diferentes necesidades que han ido surgiendo a lo largo del tiempo. De esta forma, se pudo utilizar el teatro, por ejemplo, para proyecciones cinematográficas. Esto ocurrió en el año 1926, cuando se adaptó el edificio al séptimo arte. Sin embargo, el Teatro Thuillier ya conocía el cine, ya que en 1901 fue testigo de la llegada del cinematógrafo por primera vez a Caravaca. La última gran remodelación del teatro tuvo lugar en 1986 y corrió a cargo de los arquitectos Joaquín y Manuel Sainz de Vicuña.

Sin embargo, no todo han sido grandes remodelaciones, ya que también ha resultado necesario ir conservando su aspecto con pequeñas renovaciones de tanto en cuando. La última de estas remodelaciones ha tenido lugar a comienzos de este año. El Ayuntamiento renovó la pintura de la fachada y el recibidor del teatro. Los trabajos corrieron a cargo de los participantes de un programa de inclusión, bajo la supervisión del Departamento de Obras y Urbanismo.

Teatro Thuillier

Mañana es el Día del Teatro y no queríamos dejar pasar la oportunidad de hablar sobre unos de los más ilustres vecinos de Caravaca: el Teatro Thuillier. Durante siglos, el teatro ha formado parte de la identidad y la vida de los caravaqueños. Con la llegada del siglo XIX y la inauguración de un teatro acorde a la importancia del municipio, los caravaqueños pudieron contar con un espacio en el que expresarse cuando lo necesitaran. Como integrante de esa lista de selectos lugares que conforman el alma de la ciudad, el teatro Thuillier ha permitido que los caravaqueños disfruten de un espacio de ocio, de cultura, de política, de reunión, etc. en el que todo cabe y para que todos puedan sentirse acogidos y acompañados.

Fuentes:

De colegio a centro cultural. Antigua Iglesia de la Compañía de Jesús en Caravaca de la Cruz

Situado en pleno corazón de la ciudad (calle Mayor), se encuentra el simbólico edificio de Imagela antigua Iglesia de la Compañía de Jesús. En la actualidad se ha convertido en el escenario perfecto para acoger exposiciones y actividades culturales de diversa índole.

Este espacio dedicado hoy a la cultura y al arte, estuvo también dedicado a tal fin en otros tiempos,  pero de manera distinta. La orden religiosa de los jesuitas construyó en este lugar durante los siglos XVI y XVII, un colegio que constaba de una iglesia, un claustro y numerosas dependencias para educandos y docentes. Con la expulsión de los jesuitas en 1767 decretada por Carlos III, el colegio, pasó a ser escuela, mientras que la iglesia quedó como ayuda de la parroquia. Posteriormente, ambos se vendieron, en el primero, se instaló un casino, y el segundo se transformó en posada.

IMG_0637

Hoy en día la edificación es de propiedad municipal y ha sido restaurado para intentar recuperar su apariencia original. Las características de la misma responden a las propias de las construcciones jesuíticas (planta de una sola nave y capillas laterales comunicadas entre sí. La cúpula tiene una linterna con abertura de iluminación y se remata con pechinas)

Image

Esta antigua iglesia es la huella que la  “Compañía de Jesús” dejó en Caravaca de la Cruz, al igual que otras muchas órdenes religiosas que pasaron por la Ciudad y otras que aún perduran, atraídas todas por el influjo de la Santísima y Vera Cruz, presente en la Ciudad desde el s. XIII.

La Antigua Iglesia de la Compañía de Jesús, es un espacio con doble interés: La carga histórica y simbólica del continente y el atractivo cultural de su contenido, formado por las exposiciones que frecuentemente alberga.
Además, se encuentra en un entorno muy próximo a otros edificios de un importantísimo interés turístico, cultural, histórico y religioso. Estas características convierten a la Compañía de Jesús en un lugar de obligada visita.

Cambio de horario de las Visitas Guiadas en Caravaca de la Cruz

                      Hoy queremos informaros que las Visitas Guiadas Gratuitas de Caravaca de la Cruz “Pasea por la Ciudad Santa” y las Visitas Guiadas a la Iglesia – Convento de San José, cambiarán al horario de verano para así poder hacerlas más amenas y fresquitas.
Por lo que las visitas que se celebran el tercer domingo de cada mes y que son gratuitas,”Pasea por la Ciudad Santa”, pasarán de las 11:15h. a las 19 horas.
Y las Visitas a la Iglesia-Convento de San José, cambia de las 17h. a las 19 horas, permaneciendo la visita de las 12h. sin cambios.

Estos serían los horarios para dichas visitas;Copia de caravaca

Cartel Visitas San José-3º Trimestre 2014

UN PASEO POR LA GLORIETA. IGLESIA – MONASTERIO DE NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

Como ya dijéramos en anteriores ocasiones, la Glorieta caravaqueña recoge en pocos metros edificios muy emblemáticos. Esta vez nos centraremos en La Iglesia – Monasterio del Carmen, situada en la mitad del paseo.

Image

La fundación del Monasterio de Frailes Carmelitas Descalzos tuvo lugar en el s.XVI, con la intervención directa del propio San Juan de la Cruz, quien visitó la ciudad en siete ocasiones por motivos relacionados con la Orden Carmelitana; viviéndo éste en una casita, que aún hoy se conserva, situada precisamente en las inmediaciones de La Glorieta, muy cerca de la Parroquia  de la Purísima Concepción, al pie de la Cuesta de la Cruz.

Image

Debe apuntarse que dicha fundación fue promovida por las Madres Carmelitas Descalzas, presentes ya en Caravaca gracias a Santa Teresa de Jesús. Fue ésta la que envió a Caravaca a San Juan de la Cruz.

Las obras de la Iglesia – Monasterio fueron posibles gracias a las donaciones de la Orden de Santiago y sobre todo, a la especial ayuda de un matrimonio de nobles caravaqueños, cuyos escudos de armas aparecen en la fachada principal a ambos lados de la Virgen del Carmen. Se apunta como autor a un  arquitecto perteneciente a la Orden.

Image

Los Padres Carmelitas Descalzos llevaron a cabo una fructífera labor durante todo el s. XX, como la fundación del Colegio Niño Jesús de Praga o la creación del Premio Albacara, entre otros.

El edificio, considerado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico, es barroco del s. XVII, sobrio y sencillo.

Image

El conjunto monacal responde a las características propias de la Orden de los Carmelitas Descalzos (austeridad, elegancia y funcionalidad). Está formado por: iglesia, convento, la inacabada Capilla de Santa Teresa y el huerto. La Iglesia, tanto en la planta (de cruz latina) como en el alzado (pilastras de orden toscano), también se corresponden con el estilo carmelitano.

Recientemente, Monasterio e Iglesia han sido profundamente restaurados, creando a su vez, una Hospedería integrada en el conjunto, en la que los turistas que se acerquen a Caravaca de la Cruz pueden alojarse.

Image

La presencia de la Orden del Carmen en Caravaca es un reflejo de la importancia que el Lignum Crucis representa para ésta y otras muchas órdenes religiosas que se han asentado en la ciudad a lo largo de la historia.

Como podéis comprobar el Paseo de La Glorieta es un lugar muy especial e importante para Caravaca de la Cruz. Es por ello, que los turistas y visitantes que lleguen a la ciudad deberían acercarse hasta él y disfrutar de todo lo que éste les puede ofrecer.

UN PASEO POR LA GLORIETA. IGLESIA DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN.

Hoy os proponemos un paseo por la calle Corredera, popularmente conocida como La Glorieta; una zona en la que, en pocos metros, se aglutinan algunos de los lugares más interesantes de la ciudad.

La Glorieta está situada en pleno centro urbano de Caravaca de  la Cruz,  y es un lugar muy frecuentado por todos los ciudadanos por ser un agradable lugar de recreo.

Como decíamos, está delimitada por importantes monumentos, cada uno de ellos digno de ser admirado y de dedicarle nuestra atención. A lo largo de los días os iremos hablando de ellos. Hoy comenzaremos por la Iglesia de la Purísima  Concepción.

Es un edificio renacentista, de estilo levantino, que refleja la arquitectura religiosa popular del siglo XVI. Cuenta con un esplendido e interesante artesonado mudéjar de madera policromada, propio del mudéjar castellano.  Dicho artesonado apoya su estructura en seis columnas dóricas embutidas en las paredes de la única nave del templo, sobre la que cruzan los respectivos arcos de medio punto donde cargan las vigas de madera. De la iluminación se encargan grandes ventanales y el suelo de madera le otorga un cálido aspecto.

Pieza a destacar es el retablo barroco del s. XVIII con la imagen de la Purísima Concepción, obra de Francisco Fernández Caro, discípulo de Salzillo. Interesante también la llamada Torre de los Pastores, denominada así por servir de referencia a éstos cuando conducían sus rebaños.

Las obras se  iniciaron en 1532, el edificio se bendijo y consagró en 1556 pero no se culminó hasta 1616.

Espero que os haya resultado interesante. En próximas ocasiones seguiremos hablando del rico patrimonio que alberga este paseo tan especial que es La Glorieta de Caravaca de la Cruz.

.