La actualidad del Convento de Santa Clara

La actualidad del Convento de Santa Clara

Todos estamos impacientes por conocer las mejoras que se están realizando en el Convento de las Hermanas Claras de Caravaca. Por eso y por una noticia reciente en la que hemos conocido que serán nombradas con un título de honor.

Comenzaremos hablando un poco de los orígenes, tanto de la Santa como de la fundación del monasterio, para finalizar explicando las obras que se están realizando y el título honorífico que les será otorgado.

Santa Clara de Asís nace en Asís, Italia, en 1193 o 1194, en el seno de una familia noble. Siguiendo fervorosamente a San Francisco de Asís, funda la orden franciscana de las clarisas, con los ideales de pobreza, sencillez, austeridad, caridad y piedad. Su primer convento se sitúa junto a iglesia de San Damián, en Asís, siendo en los inicios Clara y otras tres compañeras que imitan a los franciscanos. Muere en Asís en 1253, donde se encuentran sus restos, y es canonizada en 1255, siendo su fiesta el 11 de agosto.

El Convento de Santa Clara de Caravaca se funda en 1586, por orden de Felipe II, a petición del Ayuntamiento y con la ayuda de varias donaciones, legados, cesiones y adquisiciones, destacando la de Catalina Robles y Ginés de Perea.

Se trata de un edificio barroco del siglo XVII, caracterizado por la austeridad, por ser de clausura. Sus elementos son una pequeña iglesia barroca, una portada sencilla de piedra, una espadaña con dos campanas, un convento de clausura laberíntico, una torreta, una torre y una bodega. Este ha sido modificado en escasas ocasiones, permaneciendo casi todo inalterado, a excepción de algunos elementos decorativos.

Como conocimos el pasado mes de febrero de 2019, se ha comenzado las obras para restaurar parte del patrimonio local, entre ellos, el Convento de Santa Clara, dentro un proyecto de la Fundación “Camino de la Cruz”. Actualmente, se encuentra en obras, basándose sobre todo en la fachada, aunque se rehabilitarán unos 350 metros cuadrados del edificio. Estamos deseosos de conocer los resultados.

Finalmente, dar la enhorabuena a la Comunidad de Madres Clarisas del Convento de Santa Clara de Caravaca de la Cruz por el título que recibiran el próximo lunes 18 de marzo de mano de la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca. Este se hará durante el acto de Clausura del Tiempo Jubilar concedido por Monseñor Lorca Planes, con motivo de la celebración del III Centenario de la inauguración de la iglesia.En concreto, se les otorgará el nombramiento como Camareras de Honor de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.

 

Fuentes:

PALACETES EN CARAVACA DE LA CRUZ. LA CALLE DE LAS MONJAS

En esta ocasión hablaremos de una calle muy especial de Caravaca de la Cruz, La Calle de Las Monjas.

Los turistas y visitantes que lleguen hasta la ciudad no pueden irse sin haber pasado por esta larga y recta Calle. Enseguida, se entenderá el motivo.

Y es que la citada calle se encuentra rodeada de un importante patrimonio como: la Plaza del Arco, el inicio de la Cuesta del Castillo (antigua puerta de Santa Ana por la que se accedía a Caravaca de la Cruz), la imponente Parroquia del Salvador (S. XVI – XVIII), el Teatro Thuiller, el Barranco de San Jerónimo, el Puente Uribe, el Mueso de la Fiesta, ubicado en el Palacio de los Uribe (s. XVI). Lugares y edificios merecederes de detenerse con calma sobre ellos, ningún turista debería perdérselos.

Image

Además, esta Calle facilita la unión de dos zonas de Caravaca, el núcleo o centro urbano con una zona más elevada, el barrio de San Francisco, del que ya hablamos en ocasiones anteriores (recoge la Plaza de Toros (fachada neomudéjar y Ermita de la Reja).

Sin embargo, para despertar nuestro interés no es necesario recurrir a los edificios y zonas que la rodean, la propia Calle en sí, está llena de encanto gracias a los distintos palacetes y casas solariegas que la conforman de principio a fin.

Se trata de una calle con solera, durante los siglos XVII y XVIII fue una calle señorial.Image Habitada por nobles e hidalgos, que construyeron  palacetes y casas solariegas, en cuyas fachadas aún se exhiben vistosas rejas y escudos heráldicos, que a modo de sello nos indican las familias que vivieron en ellas. Entre esos nobles vecinos se encontraban algunos intelectuales como el escritor Miguel Espinosa, el historiador Martín de Cuenca Fernández – Piñero.

ImageDurante el barroco fue conocida como “Calle de los Melgares”, porque en la misma vivieron varias generaciones de esta noble familia.

En la actualidad todo el mundo se refiere a ella como “Calle de las Monjas”, debido a que alberga el Monasterio –  Iglesia de Santa Clara (s. XVII) habitado por monjas clarisas de estricta clausura y construido sobre la antigua Ermita medieval de San Bartolomé.

Algunas de estas casas señoriales se utilizan como infraestructuras que albergan, organismos públicos como la Oficina Municipal de Turismo, ubicada en un antiguo palacio del que se conservan fachada, balcones y escudos heráldicos o el Centro Internacional de Estudios de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, ubicado también en un bonito palacete.

Image