Día Mundial del Teatro

En Caravaca de la Cruz, el Teatro Thuillier ocupa una posición privilegiada, ya que acoge actos de todo tipo que vertebran la vida social, política y cultural de la ciudad. En total, el teatro puede acoger hasta 428 personas. El nombre le viene del malagueño Emilio Thuillier, que visitó Caravaca en 1903. El éxito de la visita de su compañía dramática movió a los caravaqueños a poner su nombre al teatro.

La afición de los caravaqueños por el teatro viene de lejos, pues ya en el siglo XIV se hacían representaciones religiosas en la calle con motivo de la festividad del Corpus. Más adelante, y siguiendo con la vinculación entre el teatro y la religión, existió un patio de comedias en el patio de la Ermita del Buen Suceso, a la que se donaba la recaudación. Además, se representaban obras en la Plaza Mayor cuando algún suceso importante ocurría en el pueblo. Para tener un teatro moderno y acorde a la importancia de Caravaca, el pueblo tuvo que esperar hasta mediados del S. XIX. La obra corrió a cargo de Alejandro López y los decorados los hizo Enrique D’Almont. El solar en el que lo edificaron lo ocupaba anteriormente la antigua casa-hospital de los Hermanos de San Juan de Dios.

Dada la larga historia del edificio y la gran actividad que ha tenido desde siempre, se ha tenido que rehabilitar y reformar en diferentes ocasiones. Esto ha permitido, además, adaptarlo a las diferentes necesidades que han ido surgiendo a lo largo del tiempo. De esta forma, se pudo utilizar el teatro, por ejemplo, para proyecciones cinematográficas. Esto ocurrió en el año 1926, cuando se adaptó el edificio al séptimo arte. Sin embargo, el Teatro Thuillier ya conocía el cine, ya que en 1901 fue testigo de la llegada del cinematógrafo por primera vez a Caravaca. La última gran remodelación del teatro tuvo lugar en 1986 y corrió a cargo de los arquitectos Joaquín y Manuel Sainz de Vicuña.

Sin embargo, no todo han sido grandes remodelaciones, ya que también ha resultado necesario ir conservando su aspecto con pequeñas renovaciones de tanto en cuando. La última de estas remodelaciones ha tenido lugar a comienzos de este año. El Ayuntamiento renovó la pintura de la fachada y el recibidor del teatro. Los trabajos corrieron a cargo de los participantes de un programa de inclusión, bajo la supervisión del Departamento de Obras y Urbanismo.

Teatro Thuillier

Mañana es el Día del Teatro y no queríamos dejar pasar la oportunidad de hablar sobre unos de los más ilustres vecinos de Caravaca: el Teatro Thuillier. Durante siglos, el teatro ha formado parte de la identidad y la vida de los caravaqueños. Con la llegada del siglo XIX y la inauguración de un teatro acorde a la importancia del municipio, los caravaqueños pudieron contar con un espacio en el que expresarse cuando lo necesitaran. Como integrante de esa lista de selectos lugares que conforman el alma de la ciudad, el teatro Thuillier ha permitido que los caravaqueños disfruten de un espacio de ocio, de cultura, de política, de reunión, etc. en el que todo cabe y para que todos puedan sentirse acogidos y acompañados.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *