Nuestro Patrimonio: Edificio del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz

 

Fachada del Ayuntamiento Vista de Cerca

La Casa Consistorial preside la plaza del propio Ayuntamiento, a la que se llega cruzando el arco que se abre en la base de este edificio, integrándose de esta manera tan peculiar en la arquitectura y el trazado urbano.

Destaca por su raigambre histórica y estética esta construcción del resto de las zonas adyacentes, si bien, desde las balconadas de su interior se puede divisar otra de la joyas de Caravaca, la Iglesia Parroquial del Salvador, edificada entre los siglos XVI y XVII.

Este edifico fue concebido para sustituir al que albergaba el antiguo Concejo, de ahí quizá el hecho de que sus fuentes de archivo guarden documentos de fecha tan temprana como el año 1345.

Tapiz Situado en la Entrada

La Historia del Edificio

En el siglo XVIII el Concejo de Caravaca vio la necesidad de buscar un nuevo emplazamiento. Hasta el momento la Casa Consistorial estaba ubicada en el barrio medieval. En 1737 se acordó la construcción del edificio, obra de Jaime Bort (arquitecto principal del Inmafronte barroco de la Catedral de Murcia), aunque su trazado original fue modificado por Fray Juan de Santa Teresa y por Juan García. Finalmente la ejecución corrió a cargo de un gran maestro de obras, nacido en Caravaca, Antonio del Campo.

En 1743 se inicia la construcción y se concluye en 1762, siendo la primera sesión del Concejo el 3 de enero de 1763.

Es en ese siglo XVIII, cuando Caravaca de la Cruz alcanza su mayor desarrollo urbano, gracias a un impulso económico destacable. La prueba de este desarrollo la podemos observar, por ejemplo, en la Calle de las Monjas, donde a un lado y otro de la calle son varias las casas blasonadas con monumentales portadas principales que servían para dar a conocer el poder de las grandes familias ilustres del momento.

Dada la trascendencia histórica y artística de este edificio, el 2 de Junio del año 1982, cumpliendo los requisitos oportunos, fue declarado Monumento Histórico Artístico.

                          Pasaje                           Vistas desde el Ayuntamiento

   ARQUITECTURA

El proyecto de esta Casa Consistorial consistía en una planta en forma de U en la que se distribuiría el edificio con un frente, o parte noble, y dos brazos que son los que enmarcan la plaza.

La distribución de los tres pisos de los que consta el conjunto es de una gran sobriedad, siendo la fachada principal, la que es atravesada por un arco, la más destacada a nivel ornamental. Así podemos observar, en los brazos, toda una serie de vanos dintelados, o curvos, en el primer piso, balcones en el segundo y ventanas cuadrangulares, algunas de las cuales están cerradas con rejería.

La fachada principal del Ayuntamiento, además del mencionado arco flanqueado por dos grandes puertas remarcadas de mármol rojo y negro extraídas de Peña Rubia, destaca por el amplio balcón corrido de su segundo piso, balcón de hierro de forja sostenido por escuadras. Para remarcar este eje principal de la fachada se adorna en su cornisa con un arco curvo, elemento típicamente barroco, con un óculo inserto que lleva labrado el emblema de la ciudad de Caravaca.

Anexo al ayuntamiento se encontraba el antiguo depósito de grano que se conocía como ¿el almudí¿ o ¿alhóndiga¿, terminado de construir en 1807. En las continuas remodelaciones de este siglo desapareció, dedicándose a cometidos municipales.

Como detalle debemos citar, como muestra también del devenir histórico de las urbes, que sobre la puerta del balcón principal se conserva la lápida de mármol que recuerda la constitución de 1812.

La Casa Consistorial alberga actualmente oficinas, despachos, salón de plenos y dependencias de la Policía Municipal.

Arquitectura del Interior del Edificio

El interior del edificio ha sido remodelado con el paso de los años, siendo hoy día una construcción que ofrece todos los requisitos necesarios en sus labores públicas de administración y gestión. Elementos modernos, como el lucernario del techo que ilumina el vestíbulo y la escalera, se combinan con elementos que pretenden perpetuar las calidades y detalles del edificio original, como la madera de las contraventanas y la forja de algunas rejerías. También tiene cabida la artesanía popular y son numerosos los estandartes y pendones bordados que abundan, como decoración, en las estancias de este Ayuntamiento.

Debemos citar, como zona destacada en el interior, la escalera imperial, con columnas de mármol de varios colores. En su subida conduce al Salón de Plenos, donde se conserva un óleo sobre lienzo, el testamento de Isabel la Católica, copia del original del pintor Rosales que se puede ver en el Museo del Prado de Madrid.

Detalle de la Escalera                 Vista desde el Interior

Placa Situada en la Fachada                  Detalle del Salón de Plenos

FUENTE: REGMURCIA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *