YUTE

El próximo viernes 8 de junio comienza YOUTE, en su segunda edición, el denominado Festival de las Artes del Yute o II Semana de la Moda del Yute.

En ella dieciséis marcas y fabricantes de calzado y complementos de moda presentan sus colecciones verano 2018 y liquidan sus muestrarios y restos de fabricación. El lugar elegido es, como suele decirse, un marco incomparable: el monumental patio del antiguo Colegio de la Compañía de Jesús. En él , junto a las tiendas efímeras, habrá exhibiciones, actividades de diseño para niños, visita de influencers, prensa y actividades profesionales. Al mediodía se podrá disfrutar de los restaurantes del llamado Gourmet Tour y por la noche de música en directo. Todo ello en un entorno único.

Si bien la Semana de la Moda del Yute, para el público en general transcurre entre los días 8 y 10 de junio, ambos inclusive, también van a tener lugar actividades profesionales el jueves 7 y el martes 12 de junio.


Vamos a aprovechar el blog de hoy al hilo de esta actividad que se celebra en Caravaca de la Cruz para conocer un poco de este producto tan importante hoy en día para la industria del calzado local, tanto como en otros tiempos lo fue el cáñamo en la actividad alpadgatera.

Yute

El origen de la palabra proviene del inglés jute que a su vez procede del bengalí jhuṭo.

El yute (corchorus capsularis) es una planta herbácea fibrosa cultivada en regiones tropicales -dado que necesita un clima cálido y húmedo- por sus fibras. «Yute» es también el nombre de las fibras textiles extraídas de esta planta. Esta planta es de tallos leñosos poco ramificados, flores pequeñas, amarillas, aisladas o en parejas y fruto en forma de cápsula. Es un arbusto que alcanza entre 2 y los 4 m. de altitud. Los lugares de mayor producción son la India y Bangladés.

Empleo del yute

El yute es una de las fibras vegetales más económicas de producir y hoy en día es la segunda fibra vegetal más cultivada en el mundo después del algodón.

Las fibras del yute, que tienen una longitud de 1 a 4 m. y un color blancoamarillento, amarillo o castaño, se pueden blanquear y teñir con facilidad; es menos resistente y más frágil que el lino y el cáñamo. Este tejido es empleado, entre otros usos, en la fabricación de telas de arpillera, alpargatas, alfombras, esteras, cordelería, etc.

Siembra y recolección

Las semillas se suelen sembrar entre los meses de marzo, abril, mayo y junio. Antes de nada, la tierra debe ser arada y abonada. Se siembra directamente dejando espacios de 15 cm. entre semilla y semilla. En 2 ó 3 días, éstas germinan pero no es hasta después de 3 ó 4 meses cuando la planta florece, y es entonces, un mes después de florecer y antes de que maduren los frutos, cuando se procede a cortar los tallos a la altura del suelo. Durante todos estos meses se deshierba la planta unas dos o tres veces y se rastrilla el suelo otras tantas.

Obtención de la fibra

Con una hoz se cortan los tallos cerca del suelo, se atan en fajos y se dejan unos días para que se sequen. Después de quitar las hojas y las ramas, se disponen los fajos para el enriado en agua corriente y estancada pero limpia. Cuando la temperatura del agua alcanza unos 30º, el enriado se completa en dos o tres semanas. Las fibras poco enriadas son pegajosas y difíciles de hilar; el yute demasiado enriado es de poco valor y no tiene brillo. Se separan las fibras de los tallos mojados, con los dedos, se lavan para desprender la corteza adherida y se extienden para su secado. Los manojos se doblan por el centro y se comprimen en balas, con lo que el yute queda listo para su transporte y exportación.

Características

El yute es una de las fibras vegetales más económicas de producir y hoy en día es la segunda fibra vegetal más cultivada en el mundo después del algodón. Es de baja conductividad y propiedades antiestáticas.

     Es un material respetuoso con el medio ambiente ya que la fibra de yute es 100% biodegradable y reciclable (sus componentes son celulosa y lignina), y,  por consiguiente, inocua para el medio ambiente. Una hectárea de plantas de yute consume cerca de 15 toneladas de dióxido de carbono y libera 11 toneladas de oxígeno. En las rotaciones el cultivo del yute enriquece la fertilidad del suelo para la cosecha siguiente. Su combustión no genera gases tóxicos.

 

Fuentes:

www.es.wikipedia.org

www.deyute.com

www.fao.org

www.rabinoisaacwahnon.wixsite.com

www.tapiceriascuzco.es

www.definiciones-de.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *