Visita guiada gratuita por el Patrimonio Nobiliario de Caravaca

Visita guiada gratuita por el Patrimonio Nobiliario de Caravaca

El próximo domingo 20 de enero comienzan las visitas guiadas gratuitas del año 2019 por Caravaca de la Cruz. Como ya sabéis, se realizarán los terceros domingos de cada mes durante todo el año. En ellas, el tema principal será el patrimonio nobiliario de Caravaca.

Consiste en una ruta que comienza desde el Castillo-Santuario de la Santísima y Vera Cruz para continuar con un recorrido por las fundaciones eclesiásticas y las casas de la nobleza del lugar. Así, podréis conocer todos los detalles al respecto, con la atenta compañía de un guía. Además, nosotros os vamos a ofrecer un pequeño listado explicativo de cuáles son las casas solariegas que ocupó la nobleza de la zona.

Para conocer estos hogares tan singulares, comenzaremos por la actual Casa de Cultura, situada frente al Templete. A continuación, pasaríamos a la calle Rafael Tegeo, donde se encuentran tres de estas casas. Después, nos adentraremos en el casco antiguo, en las calles Arvizú y Gregorio Javier para finalmente llegar a la Plaza del Arco y a la calle de las Monjas.

  1. Casa de Cultura

En primer lugar, tenemos la Casa de Cultura, un edificio que se encuentra frente a la plaza del Templete. Este fue construido en el siglo XVII para albergar el convento de los Jerónimos hasta el siglo XIX, con la desamortización de Mendizabal, vendiéndose a pariculares, como la familia Erice, para ser casa solariega familiar. Finalmente, fue comprada por el Ayuntamiento a los últimos propietarios, restaurándose y convirtiéndose en la Casa de Cultura Emilio Sáez de Caravaca de la Cruz, tomando el nombre del historiador caravaqueño.

  1. Casa de la Virgen

Hemos entrado ya a la calle Rafael Tejeo, donde vemos la Casa de la Virgen, de antes del siglo XVI.  Destaca por su hornacina exterior, con una imagen de la Virgen de las Angustias o de las Conquistas, copia de la patrona de Granada. Este edificio fue casa de los condes de Santa Ana de las Torres y posteriormente de Andrés de Quesada Fernández de Córdoba y su familia. Finalmente, fue adquirida por la Sociedad Limitada Parador del Convento, que posiblemente lo conviertan en un futuro en un restaurante.

  1. Casa del Abogado Martínez- Carrasco

Justo al lado de la anterior, tenemos la Casa del Abogado Martínez-Carrasco. Esta fue construida en 1603 y destaca por su portada de piedra rematada por almenas. Además, posee ménsulas prácticamente iguales a las de la Casa de la Cofradía, llegando a pensar que estén salidas del mismo taller.

  1. Casa de la Tercia

Seguimos en la calle Rafael Tejeo, anteriormente denominada calle de la Tercia. Ahora, podemos ver la Casa de la Tercia, también conocida como Palacio de la Encomienda. Su construcción data del siglo XVII, con el objetivo de dar cobijo a la Orden de Santiago hasta que se convierte en el señorío laico de  los Fajardo. No obstante, la Orden la recupera hasta que es desamortizada y pasa a manos de particulares. Además, fue utilizada para otras funciones, como almacenar el grano, el vino y otros productos agrícolas de la zona; guardar equinos, cobrar el impuesto de la Tercia o instalar las primeras escuelas infantiles de la localidad, en el siglo XX.

  1. Casa de las Armas

Una vez hemos entrado al casco antiguo, podemos visitar la Casa de las Armas. Se trata de una casa situada en la calle Arvizú que data de antes del siglo XVII. Además, fue reestructurada durante el siglo XIX.

  1. Casa de los Condes de Reparaz

Hemos llegado a la calle Gregorio Javier, donde tenemos la Casa de los Condes de Reparaz o Casa de la Torre. Es un edificio que remonta el siglo XVIII y que fue casa de la familia Melgarejo. Además, tiene lugar una restauración, pretendiendo reconstruir la torre en la que se encontraba el simbólico reloj de la época.

        7. Casa de la Cruz

Finalizamos el recorrido en la calle de las Monjas, donde conoceremos la Casa de la Cruz. Esta es del siglo XVII, destacando por conservar en su fachada los escudos de las familias fundadoras. Estos escudos son de las familias Muñoz de Otálora y López-Muñoz López. En la actualidad, alberga las estancias de la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca.

  1. Casa de los Uribe

Para terminar, nos situamos en el palacete que se construye en el siglo XVI, para las familias Mora y Moya, por las que posee los escudos de la fachada. Posteriormente, lo hereda Diego de Uribe Yarza Musso de Otálora, Carreño de Mora y Monreal, teniente del alférez Mayor de Caravaca y primo del Marqués de San Mames de Aras, poseedor de las Fuentes de Marques. Después, pasará a manos de  particulares, hasta que lo adquiere el consorcio turístico Caravaca Jubilar en 2001, convirtiéndose en lo que conocemos actualmente, el Museo de la Fiesta.

 

Fuentes:

“Un viejo convento restaurado acoge la Casa de Cultura”, de Ángel Navarro, en La Opinión.
“La Sociedad Parador del Convento adquiere la Casa de la Virgen en Rafael Tejeo”, en Crónica.
Guía Literaria Caravaca, de José Antonio Melgares Guerrero, 1998.
“La Casa de la Cofradía de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca, obra de los Muñoz de Otálora”, de Indalecio Pozo Martínez, en Revista de Fiesta. Año 1997.

“Palacio de la Encomienda”, en Caravaca de la Cruz, tu lugar de peregrinación.

“Noticias históricas acerca de la evolución urbana de Caravaca (Murcia). Siglos XII-XIX”, de Indalecio Pozo Martínez, en El culto a la Stma. y Vera Cruz y el urbanismo de Caravaca y su término municipal.
“Una larga agonía. La Sociedad Círculo Mercantil enjuagará las deudas con la venta de su sede al ayuntamiento”, de Juan Fernández Robles,en La Verdad.
Taller de Empleo de Turismo.
“Edificio histórico”, de Juan Fernández Robles, en La Verdad.

PALACETES EN CARAVACA DE LA CRUZ. LA CALLE DE LAS MONJAS

En esta ocasión hablaremos de una calle muy especial de Caravaca de la Cruz, La Calle de Las Monjas.

Los turistas y visitantes que lleguen hasta la ciudad no pueden irse sin haber pasado por esta larga y recta Calle. Enseguida, se entenderá el motivo.

Y es que la citada calle se encuentra rodeada de un importante patrimonio como: la Plaza del Arco, el inicio de la Cuesta del Castillo (antigua puerta de Santa Ana por la que se accedía a Caravaca de la Cruz), la imponente Parroquia del Salvador (S. XVI – XVIII), el Teatro Thuiller, el Barranco de San Jerónimo, el Puente Uribe, el Mueso de la Fiesta, ubicado en el Palacio de los Uribe (s. XVI). Lugares y edificios merecederes de detenerse con calma sobre ellos, ningún turista debería perdérselos.

Image

Además, esta Calle facilita la unión de dos zonas de Caravaca, el núcleo o centro urbano con una zona más elevada, el barrio de San Francisco, del que ya hablamos en ocasiones anteriores (recoge la Plaza de Toros (fachada neomudéjar y Ermita de la Reja).

Sin embargo, para despertar nuestro interés no es necesario recurrir a los edificios y zonas que la rodean, la propia Calle en sí, está llena de encanto gracias a los distintos palacetes y casas solariegas que la conforman de principio a fin.

Se trata de una calle con solera, durante los siglos XVII y XVIII fue una calle señorial.Image Habitada por nobles e hidalgos, que construyeron  palacetes y casas solariegas, en cuyas fachadas aún se exhiben vistosas rejas y escudos heráldicos, que a modo de sello nos indican las familias que vivieron en ellas. Entre esos nobles vecinos se encontraban algunos intelectuales como el escritor Miguel Espinosa, el historiador Martín de Cuenca Fernández – Piñero.

ImageDurante el barroco fue conocida como “Calle de los Melgares”, porque en la misma vivieron varias generaciones de esta noble familia.

En la actualidad todo el mundo se refiere a ella como “Calle de las Monjas”, debido a que alberga el Monasterio –  Iglesia de Santa Clara (s. XVII) habitado por monjas clarisas de estricta clausura y construido sobre la antigua Ermita medieval de San Bartolomé.

Algunas de estas casas señoriales se utilizan como infraestructuras que albergan, organismos públicos como la Oficina Municipal de Turismo, ubicada en un antiguo palacio del que se conservan fachada, balcones y escudos heráldicos o el Centro Internacional de Estudios de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca, ubicado también en un bonito palacete.

Image