MUSEO ETNOGRÁFICO EN MINIATURA. ÁNGEL REINÓN

El Museo Etnográfico en Miniatura “Ángel Reinón”, localizado en pleno centro de la ciudad de Caravaca de la Cruz, presenta un detallado recorrido por un grupo de oficios tradicionales y actividades humanas en sus mayores partes pérdidas o muy transformadas. Reúne más de 400 piezas exclusivas en miniatura, de una gran perfección formal, realizadas en hierro y madera, que componen una colección única. A través de los útiles y herramientas, la muestra nos traslada en el tiempo y nos hace recuperar por unos momentos oficios que acompañan al hombre desde sus orígenes, además de un léxico ya olvidado o restringido a nuestros mayores.

ANGEL REINÓN

Ángel Reinón Sánchez nace en Caravaca en 1924, en el seno de una familia numerosa de nueve hermanos, siete mujeres y dos varones que heredan el oficio familiar. Abandona la escuela a muy corta edad para dedicarse exclusivamente al trabajo de herrero, con una jornada interminable, porque el tiempo de descanso lo dedicaba junto a su hermano a seguir haciendo trabajos extras para incrementar el escaso jornal. De bisabuelo, abuelo y padre herreros, ve con satisfacción cómo sus dos hijos varones y un nieto, siguen la tradición familiar. Nos encontramos ante una excelente colección artística y artesanal, una singular manifestación de cultura material de evidente interés antropológico, etnológico y lingüístico.

MINIATURA

Cada uno de los útiles es único por su belleza y por irrepetible; enteramente están realizados a mano y perfeccionados a base de lija y lima, con un detallismo sorprendente. Destacan en el conjunto, por su gran perfección y por el número de horas que el artista ha empleado en su creación, el tractor, el torno de fragua, las vertederas agrícolas y un carro verdaderamente extraordinario.

Este Museo presenta un mundo real en miniatura ya que cada una de las piezas puede ser utilizada como las de tamaño natural, y además hay que destacar que muchas son articuladas y que se mueven. Podríamos arar, llenar los embutidos de la matanza, cocer pan y hasta destilar esencias. La colección está distribuida en nueve expositores de pared y cinco vitrinas exentas. Podemos realizar un recorrido por los oficios del agricultor tradicional y moderno, herrero, herrador, picapedrero, molinero, destilador de esencias, alpargatero, carpintero y albañil, además de admirar los útiles de una casa tradicional y la actividad de la matanza. Esta obra está realizada por una persona que, acostumbrada desde los trece años a trabajar sin descanso, desde su jubilación se dedica a la realización de estas miniaturas, sin saber cómo ni por qué, pero con un objetivo claro: la minuciosidad, la perfección y el deleite en la obra bien hecha.

 

HORARIO

Durante todo el año.

De Martes a Viernes: De 10:00 a 14:00

Sábados: De 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00

Domingos: De 10:00 a 14:00

Lunes: Cerrado

TARIFAS

Reservas

Puede solicitar su reserva mediante correo electrónico a reservas@caravacajubilar.net o por Teléfono en el 968705620.

Dirección: C/ Puentecilla, nº 3 bajo Reservas:e-mail: reservas@caravacajubilar.net

Fuente: http://www.ruralmur.com

“Sueños de Copla” en Caravaca de la Cruz el próximo sábado 23 de septiembre

 

 

El espectáculo ‘Sueños de copla’ pondrá fin el próximo 23 de septiembre, a las 21.30 horas, a la programación cultural de verano, desarrollada en los últimos tres meses, con más de un centenar de actos, entre conciertos, presentaciones de libros, actuaciones teatrales, proyecciones de cine y muestras de folklore y flamenco.

El concejal de Cultura y Festejos, Óscar Martínez, y la edil de Mujer y Servicios Sociales, María José Soria, informaron que la actuación ‘Sueños de copla’ se celebrará en el paseo de La Corredera y que se pondrá a disposición de todos los vecinos de pedanías transporte de autobús gratuito, coordinado por las distintas asociaciones de mujeres con sede en el municipio.

‘Sueños de Copla’ correrá a cargo de ‘Azúcar, canela y clavo’, grupo formado por las cantantes Inmaculada Paniagua, Sheila Zamora, Gema Castaño, finalistas del programa de Canal Sur ‘A tu vera’. Durante el espectáculo se realizará un completo recorrido por este género musical, recordando sus voces más emblemáticas.

 

Fuente: http://www.regmurcia.com

CONVENTO E IGLESIA DE SAN JOSÉ DE MADRES CARMELITAS

En el centro histórico de Caravaca, en concreto, en su calle Mayor nos encontramos la iglesia de San José que pertenece al monasterio que recibe el mismo nombre, de monjas carmelitas descalzas, fundado en 1576, en vida de Santa Teresa de Jesús.

Tanto la iglesia como el convento se realizaron en el siglo XVII, aunque el templo terminó de ser decorado en el último tercio del siglo XVIII, después de varias décadas de ser concluido.

Estilo: Barroco.

Periodo: Siglo XVIII.

Dirección: Calle Mayor, 35.Caravaca de la Cruz.

ARQUITECTURA

La iglesia se erigió sobre una primitiva ermita dedicada a San José, en el siglo XVIII. Su ornamentación es de estilo rococó. La fábrica del templo es de mampostería y ladrillo, con portada de sillería del siglo XVIII.

Su estructura interna es de una sola nave de 28,5 metros de longitud por 14 de ancho, cubierta por bóveda vaída, con capillas laterales cubiertas por bóvedas de medio cañón con lunetos. En el crucero, cúpula sobre pechinas decoradas con santos carmelitas y rocallas.

El coro se sitúa a los pies, en dos cuerpos: alto y bajo cerrado por celosías de forja del siglo XVI. Tiene una sola espadaña, con dos campanas, situada en el lado de la Epístola, como previene el Derecho Canónico en las iglesias conventuales.

Según la historia inédita del convento, de la Priora Carmen Teresa, las monjas compraron a los jesuitas el oro con que se decoró la iglesia. Oro que aquéllos pensaban emplear en el ornato de la suya, vecina, cuando recibieron la orden de expulsión, decretada en 1767 por el Rey Carlos III. Nos referimos al laminado de pan de oro que sirvió para realizar la amplia decoración de rocallas utilizada en el retablo y en el paramento interno de los muros.

El Monasterio de San José de Madres Carmelitas Descalzas fue fundado por Santa Teresa de Jesús, en 1576, en la calle Mayor, entonces extramuros de la ciudad. La fundación del edificio queda plenamente explicada y descrita en las propias memorias de la Santa. Según éstas, un día de marzo de 1575, entre los fieles que escuchaban el sermón de un padre jesuita, en la Iglesia de la Compañía, se hallaban cuatro doncellas de noble abolengo. Tras el oficio religioso, y durante un cambio de impresiones, deciden no volver a sus respectivos domicilios hasta tanto no consigan que la Madre Teresa se decidiera a fundar un monasterio de su reformada Orden Carmelita en aquella ciudad.

La Santa recibió las primeras noticias de Caravaca en su primer convento reformado: S. José de Avila. Su primera intención fue la de venir en persona a Caravaca, como acostumbraba a hacer en la mayoría de sus fundaciones. Sin embargo, la inesperada fundación de Sevilla y las noticias que tuvo sobre lo alejado de Caravaca y el mal estado de los caminos que hasta aquí conducían, fue lo que motivó su decisión de enviar a dos colaboradores.

El informe de éstos fue lo que hizo decidir definitivamente a Santa Teresa de Ávila la fundación en Caravaca. La misma Santa comenta que se debe a ellos la fundación de esta ciudad, ya que sin licencia de la Fundadora hicieron las correspondientes escrituras de una posesión en la ya mencionada calle Mayor, junto a una ermita dedicada a San José. Ellos y la viuda Catalina de Otálora, junto a Rodrigo de Moya, padre de una de las doncellas novicias que aportó parte del dinero necesario, son los verdaderos artífices de lo que hoy es un monasterio de cuatrocientos años de antigüedad.

INAGURACIÓN

La fundación no fue fácil, ya que el permiso que el Gobierno del Rey Felipe II había de conceder para tal empresa fue otorgado, sin embargo, en una de las cláusulas se especificaba que el nuevo monasterio estaría sujeto al mandato del Comendador de Caravaca, entonces perteneciente a la Orden de Santiago.

La Santa, conocedora de lo que ello podría reportar en orden a la independencia del convento y a la política del momento, no vio con buenos ojos esta dependencia y volvió a solicitarse de nuevo, en junio de 1575, exigiendo que el monasterio dependiese directamente de la Orden del Carmen.

Al fin el Rey otorgó la licencia, se subsanaron dificultades con el Obispado de Cartagena para poder decir misa en la casa y se envió priora: la madre Ana de San Alberto, inaugurándose oficialmente el monasterio, con la traslación del Santísimo Sacramento, el día 1 de enero de 1576. A partir de este momento comienza a erigirse el actual edificio, primero con la anexión de unas casas que estaban junto al convento, cuya compra autoriza la Santa el 30 de septiembre de 1589,  y después con la de la ermita de San José, anexa a las mismas.

PERSONAJES

Santa Teresa de Jesús: Nace un 28 del mes de marzo de 1.515, en Ávila,  a las cinco y media de la mañana, lugar donde hoy se alza el templo que la venera.

 Toda la obra de Teresa, nació en el seno de Ávila, por ello sus calles y templos son reliquias perennes que tienen estampadas las huellas de sus sandalias.

Fundó en Ávila su primer convento, San José de las Madres, y posteriormente los de Medina, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Alba, Segovia, Beas, Sevilla, Villanueva del Jarama, Palencia, Soria, Caravaca de la Cruz y Burgos en los que restableció la pureza primitiva, la rigidez y la sobriedad de la regla de San Alberto.

El cansancio físico y la enfermedad la detienen un día en Alba de Tormes y allí muere el día 4 de Octubre de 1.582.

Fuente: http://www.regmurcia.com

IGLESIA DE LA SOLEDAD / ACTUALMENTE MUSEO ARQUEOLÓGICO

Antigua iglesia parroquial

Sirvió de iglesia Parroquial hasta que, casi concluida la actual Iglesia Mayor del Salvador, se trasladó a ésta el Santísimo Sacramento en 1571. El templo pertenece a una vinculación que disfruta la Casa del Conde de Clavijo, anexionada a la iglesia y actualmente propiedad del Excmo. Ayuntamiento de la Ciudad.

Restauraciones realizadas

El edificio fue restaurado, cuando amenazaba completa ruina, en 1968, por la dirección General de Arquitectura del Ministerio de la Vivienda, dirigiendo las obras el arquitecto Víctor Caballero Hungría.

Bien de Interés Cultural

Desde el día 30 de mayo de 1997, tiene concedida la declaración de Bien de Interés Cultural (B.O.R.M. Decreto 43/1985, de 30 de mayo), hallándose incluida en el conjunto Histórico Artístico de Caravaca de la Cruz (B.O.R.M. Decreto 43/1985, de 12 de junio) y estando afectada por la normativa legal del Plan Especial de Reforma Interior y Protección del Casco Antiguo redactado al efecto.

Personajes

Entre los personajes relacionados con la historia del edificio, destacamos los siguientes:

Pedro Monte de Isla. Razones de tipo estilístico emparentan la portada lateral, con pilastras y capiteles modillón, con las soluciones ejecutadas por Pedro de Monte en Murcia (portadas del Contraste,  hoy en el Museo de Bellas Artes, y portada posterior del Almudí).

Condes de Clavijo. La iglesia de Nuestra Señora La Soledad se levantó sobre una propiedad de los Condes de Clavijo

Se trata de un templo de la segunda mitad del siglo XVI, asentado posiblemente en el solar de una anterior ermita gótica. Es una iglesia columnaria de tres naves, cubierta con nueve bóvedas vaídas de muy esbeltas y armoniosas proporciones, de planta cuadrada, y tres tramos por nave. Tiene columnas de orden toscano sobre pedestales o plintos.

El exterior destaca por su carácter de fortaleza y por sus grandes y acentuados contrafuertes, tanto rectangulares, como circulares en las esquinas. Todo ello de cantería. Una cornisa corrida de ladrillo, de singular belleza, remata el conjunto. Las puertas y ventanas son de estilo renacentista; la lateral, del siglo XVII se adscribe al Barroco, aunque con extremada moderación.

En la actualidad carece de presbiterio y coro, éste se levantaba a los pies, desapareciendo en obras de restauración. Tuvo espadaña y no torre, de ladrillo, demolida en 1966 ante el inminente peligro de ruina.

Su patrimonio mueble (retablos, pila bautismal y útiles sagrados que constituían su ajuar) se encuentra repartido, desde el siglo XVI, por otras iglesias de Caravaca.

En la actualidad el templo de la Soledad se ha convertido en Museo Arqueológico Local. En la entrada principal destaca el dintel formado por una lápida romana honorífica procedente del Sitio Histórico del Estrecho de las Cuevas de la Encarnación.

Titularidad: Museo Arqueológico

Grado de protección: incoado BIC

Estilo: Renacentista

Periodo: Siglo XVI

Dirección: C/ Santa Ana.Caravaca de la Cruz

Fuente: http://www.regmurcia.com

 

Las Fiestas en honor a la Stma. y Vera Cruz en los años 60 y 70

Las Fiestas Patronales constituyen un simbolo especial y significativo para Caravaca de la Cruz ya que se celebran en honor a la Stma. y Vera Cruz. Fueron declaradas de Interés Turístico Internacional en 2004 y se celebran los días del 1 al 5 de Mayo: Caballos del Vino, Moros y Cristianos y rituales como la Bendición del vino y flores y el baño de la Cruz, como Bendición de las aguas , que se realiza desde el siglo XVI .

En este blog nos centraremos en como se consolidaron los Caballos del Vino como un festejo de tal repercusión para Caravaca, donde los años 60 fueron un punto clave para ello.

HISTORIA DEL 2 DE MAYO

“El día 2 de mayo, a las diez de la mañana, se reúnen en la casa capitular, el ayuntamiento, cofradía y personas notables de la población. El alcalde entrega al hermano mayor de la cofradía un azafate cubierto de flores del tiempo y crucecitas de seda, bordadas en una tela muy fina, poniéndose seguidamente en marcha la comitiva precedida de varios caballos lujosamente enjaezados y con banderas, que conducen concierta cantidad de vino; gigantones, dulzainas y bandas de música, uniéndose en el transito a dichas corporaciones, vicario, hoy arcipreste, con el clero. De este modo se dirigen al Santuario que está en la parte más elevada de la ciudad, y el recinto, como ya hemos dicho, del antiguo alcázar. Dentro ya de la iglesia, penetran en la capilla mayor, el Clero y las corporaciones, y entonces el capellán mayor saca la reliquia del sagrario y la toca en el vino que contiene un magnifico jarrón de plata. A esta ceremonia, en la cual se bendicen además las flores y crucecitas, se le llama Baño del vino”

 

 

 

LOS CABALLOS DEL VINO

Los documentos más antiguos están fechados en 1765, y detallar los gastos del caballo que anualmente preparaba la orden de Santiago, describiendo también su enjaezamiento:
“un repostero de paño azul con su fleco y armas reales que se pone sobre la carga de vino, que sube al castillo para el baño de la Santa Cruz. Una bandera de raso liso encarnado con tres horlas y galon de oro al canto, en que esta figura de raso liso blanco por los dos lados la santísima Cruz para adorno del caballo quando sube dicha carga de vino según costumbre”.

La expresión “Caballo del Vino” era ya usada en 1804.

A finales del siglo XIX los caballos dejaron de trasportar el vino, pero en lugar de desaparecer se consolidaron, popularizándose la participación. Se regularizaron las carreras, anunciándose con los adjetivos “tradicionales” y típicas.

En 1921 se creó el Concurso de Enjaezamiento, estableciéndose 3 premios decididos por un jurado. El primer ganador fue el caballo enjaezado por Dolores Michelena.

Los caballos se enjaezaban con colchas, mantones y prendas similares valorándose el conjunto, especialmente la bandera y demás accesorios, que se renovaban cada año.

A mediados de la década de 1940 se comienzan a confeccionar pieza bordadas para los Caballos del Vino. La primera fue Dolores Michelena; otros caballos siguieron su ejemplo, destacando el Caballo del Hoyo que fue el primero en presentar todas las piezas bordadas.

Los años 60 suponen la consolidación del festejo, generalizándose el uso del pañuelo rojo entre los caravaqueños. En 1967 se creó la figura de la Madrina (posteriormente Amazona) y en 1969 adquirió cierta independencia organizativa al crearse la Subcomisión de los Caballos del Vino, integrada en la Comisión de Festejos. “El Panterry”, el “Caballo de los Arañas” y “El Estudiante” fueron los Caballos más destacados.

 

 

 

En los 1974 surgen la Peñas Caballistas, generalizándose la participación popular y asegurando su mantenimiento económico Las primeras fueron “Pura Sangre” y “Júpiter”, a las que posteriormente se sumaría: “Solterón”,”Soberano”, “Fogoso”, “Terry”,”Mayrena” y “Triana”. En 1977 se creó el Bando de los Caballos del Vino.

 

En 1980 se creó el Concurso de Caballo a Pelo, realizándose por primera vez al año siguiente (1981). Se celebrara en la tarde del día 1 de mayo en la Plaza del Hoyo.

En 2002 se modifico el concurso de Enjaezamiento, dividiéndose sus participantes en 4 bloques, 15 peñas por bloque. Comenzando a utilizarse en la carrera un sistema de cronometraje sofisticados.

En 2011 los Caballos del Vino fueron declarados Bien Cultural Inmaterial por el gobierno de la Región de Murcia y en 2012 se aprobó su candidatura para ser proclamados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Fuentes:

Un poco de historia

Torrecilla de Robles y Godínez, 1888

 

LA CASA DE LOS CONDES DE SANTA ANA DE LAS TORRES, ANTES DE QUESADA, (POPULARMENTE CASA DE LA VIRGEN.)

Al final de la calle de Rafael Tejeo se alza imponente la popularmente llamada “Casa de la Virgen”, uno de los edificios más bellos y emblemáticos de la arquitectura civil caravaqueña del barroco. Debe su nombre a la hornacina que custodia la imagen de Nuestra Señora de las Angustias o de las Conquistas, copia de la patrona de Granada, que desde su camarín se asoma benefactora invitando al paseante a rezar una salve concediéndole por ello 80 días de indulgencia.

 

 

La casa, perteneciente al linaje de los Condes de Santa Ana de las Torres, tiene una larga historia y ha ido modificando su fisonomía desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XVIII cuando Don Andrés de Quesada Fernández de Córdoba y su esposa Doña Antonia de Robles Miñarro y Tomás de Abellán reformaron en partes muy esenciales la fábrica anterior quedando con el aspecto que hoy podemos contemplar y que afortunadamente apenas ha sufrido variaciones.

 

 

Su fábrica tiene algunas peculiaridades que la diferencian de otras casas de su época no sólo en el conjunto de la región sino dentro de la misma ciudad, algunas deliberadamente buscadas y otras impuestas por la ampliación antedicha; así, frente a la casa típica caravaqueña (donde normalmente el porche murciano se sustituye por zaguán que se abre directamente o a través de una puerta a la escalera imperial) aquí encontramos, un patio rectangular que permite el acceso a las diversas estancias por medio de un sistema doble de escaleras mutuamente enfrentadas: la principal y la llamada escalera del surtidor (bajo cuyo hueco se encuentra la acequia que abastece las necesidades de la casa y riega los huertos) lo que permite por una parte la libre circulación sin encuentros entre la familia y los empleados y, por otra, la comunicación directa del servicio a las habitaciones principales situadas en el primer piso y la subida de esquimos a las falsas donde se guardaba el grano, evitando polvo y suciedades en las habitaciones destinadas a vivienda.

La fachada a base de ladrillo es una de las pocas que conserva el verdugado y tiene magnifica rejería rococó. En cuanto al nicho o camarín de la Virgen es, tanto por dentro como por fuera, una de las piezas de factura más delicada de la región. Sus cristales se tasaron en 116 reales y en 200 los faroles grandes que daban luz a la imagen; amén de otros diez que distribuidos por la fachada ardían continuamente. La imagen propiamente dicha se tasó en 640 reales y es copia de la patrona de Granada. Desconocemos su autor aunque sabemos que el constructor de la casa tenía cuenta con el escultor Francisco Fernández Caro, no sabemos si para la ejecución de ésta imagen o de alguna para la capilla de la casa-cortijo de Las Peñicas.

 

En lo alto del hueco de la escalera están representadas las armas del linaje. En esta época ya no era frecuente la colocación de escudos en la fachada pero era una constante su colocación en el interior -como podemos ver en otras casas de Caravaca- ya fuesen de escayola policromada (como en la contigua de los San Mamés, casa de los Melgares de Segura, casa de doña María Girón, etc. ), en reposteros (casa de los condes de Reparaz) o, como en este caso, en pintura mural que afortunadamente se ha conservado y queda como la única muestra de tantos otros escudos caravaqueños que han desaparecido bajo la pintura en sucesivas restauraciones(2).

Para entender el porqué del establecimiento de los Quesada en Caravaca hay que explicar que en esta familia recae, por ausencia de descendencia masculina, el mayorazgo de los Moya, antiguos hidalgos de Beas de Segura que se establecieron en Caravaca como alcaides del Castillo y Fortaleza, nombrados por los marqueses de los Vélez, casa a la cual estaban estrechamente vinculados. Dicho cargo fue desempeñado ininterrumpidamente por caballeros de este apellido de forma cuasi hereditaria durante más de 200 años.

Los alcaides eran nombrados por el Rey a través del Comendador. Entre otras prerrogativas y obligaciones adscritas estaban la defensa y custodia del Castillo y de la Santísima Cruz con su relicario, haciéndose cargo de que estuviera en buena guarda con toda la reverencia y veneración posibles, no permitiendo que saliese la reliquia de su lugar más que en casos muy forzosos o en los casos estipulados de las fiestas y procesiones, obligándose a no innovar cosa alguna, así como a la guarda y tenencia de una de las tres llaves del sagrario.

Fuente: De la Peña Velasco, Concepción. “El Retablo Barroco en la Antigua Diócesis de Cartagena”. Universidad de Murcia, 1992. Pag. 295.

Teatro Thuillier ¿Cómo se creó? / Theatre Thuillier How was it created?

Introducción al blog

El teatro thuillier es un lugar singular y significativo para Caravaca de la Cruz, sin embargo es probable que no sepamos con certeza sus origenes y su trayectoría. En este blog podremos encontrar los antecedentes históricos. Está disponible en español y en inglés.

Introduction to the Blog

The Theatre Thuillier is a singular and significant place for Caravaca, however it is probable that we do not know for sure their origins. In this blog we can find the historical antecedents. It is available in English and Spanish.

Teatro decimonónico en Caravaca de la Cruz

El gusto por el teatro de los caravaqueños es proverbial y viene desde la antigüedad, prueba de ello es que al menos desde 1581, está documentado, que el Corpus se celebraba con representaciones teatrales religiosas; teatro de calle que se mantendría durante todo el siglo XVII.  Algo más tarde, en torno a 1656, sabemos de la existencia de una ermita dedicada a N.S. del Buen Suceso y ligado a ella, un patio de comedias cuya recaudación le quedaba destinada.

Además del Patio de Comedias del Buen Suceso, a partir del siglo XVIII se representaban piezas en la Plaza Mayor, siempre con motivo de algún suceso importante vinculado a la población.  En Caravaca actuaron cómicos de Murcia y compañías de farsantes o comedias, en 1769, 1797 y 1771. Pero hasta  mediados del siglo XIX no se construye un teatro moderno acorde con la importancia de Caravaca. Se encomendaron sus obras a Alejandro López y los decorados pictóricos al sardo Enrique D’Almont que además asumió su dirección. El edificio se dio oficialmente por terminado el 3 de mayo de 1847 inaugurándose con una obra de teatro esa misma noche.  La inversión superó los 60.000 reales. Un cuarto de siglo después hubo que reparar el desgastado mobiliario y se repuso la decoración. Fue el momento en el que el Ayuntamiento decidió ceder el local de manera gratuita a las compañías de aficionados.

El Diario de Murcia no precisa qué compañía era la que actuaba en Caravaca allá por 1881 con motivo de las fiestas de la Cruz.  Sabemos que en octubre actuaba en la localidad la compañía dirigida por Ricardo Simo, que procedía de Águilas. Pero al año siguiente fue una compañía de zarzuela que estaba actuando en Cartagena con gran éxito la que visitó la población. Era su principal protagonista el tenor cómico murciano Pablo López. En el verano de 1889 el teatro local vio en su escena la zarzuela “Clotilde” del autor Abelardo Rodríguez y música del pianista Nogueras que, a decir del comentarista de prensa, “estuvo animada y graciosa”.

Dos acontecimientos teatrales tuvieron lugar en 1892. En marzo se representaba en Los Royos el clásico de Zorrilla “Don Juan Tenorio”, curiosamente fuera de temporada y meses después pasaba por Caravaca la compañía infantil de zarzuela del colegio cartagenero Progreso y Porvenir de la Infancia, que actuaba bajo la dirección de Vicente Fuster.

En muchas localidades había algún grupo de teatro compuesto por aficionados; también en Caravaca y en 1893 pusieron en escena dos obras en la noche del día del Corpus: “La cruz del matrimonio” y “El loco de la buhardilla”. Algunos de sus componentes eran: “Encarnación Calzada, señora Torrecilla, señores López Melgares, Pérez Miravete, etc”. La función se clausuró con la actuación de un sexteto dirigido por Alfonso García de Murcia.

Las ordenanzas municipales dedicaron varios artículos al comportamiento cívico de los ciudadanos en el teatro, en 1895. El objetivo era lograr que un sector de público demasiado vehemente guardara la compostura precisa durante las representaciones. En cuanto a las actuaciones, aquel mismo año volvió una compañía de zarzuela ya conocida en Caravaca que, bajo la dirección de Pablo López, andaba de gira por Cartagena, Almería y Albacete, todo un auténtico lujo.

thuillier antiguo

Escenario del Teatro Thuillier 1906

La Compañía Gorgé y Grajales ponía en escena con motivo de los festejos de la feria de septiembre en 1898, dos zarzuelas. El año había comenzado con una función a beneficio de la asociación procesionista de los blancos a cargo de una compañía local de aficionados dirigida por Vicente de la Torre. La siguiente referencia hallada es de tres años después, es decir, de 1901 y el momento, las fiestas de la Cruz, pero el precio excesivo de las entradas provocó, al parecer, un fracaso de público; otro tanto le sucedió a la compañía de zarzuela que en octubre visitó la localidad. Pero en 1902 fue una compañía cómica la que pisó escenario en Caravaca con Espantaleón al frente. También se representaron obras de teatro en el Salón Novedades, desde 1909 y en el Salón Teatro del Casino, en 1911.

La compañía de Emilio Thuillier

La compañía dramática del malagueño Emilio Thuillier Marin visitó Caravaca en 1903 y alcanzó tal éxito que se decidió poner su nombre al teatro.  Por cierto, el cuarto teatro data de 1926 y se trata del Gran Teatro Cinema que, como su nombre indica, nació más orientado al séptimo arte que a las representaciones escénicas.  A pesar de ello, para todo se empleaba y prueba de ello es que la Compañía de zarzuela Galván-Andreu, de reconocido prestigio en la Región, visitó Caravaca en octubre de 1905 y cosechó en ella un nuevo éxito.  En la feria de 1910 pasarían por el teatro una docena de obras diferentes, destacando las de los hermanos Álvarez Quintero. En 1914 triunfó en el Teatro Thuillier  la Compañía de zarzuela dirigida por Pascual Gregori y Mateo J. Nogueras.

emilio thuillier

Dando un considerable salto en el tiempo, cabe mencionar que en 1925 se celebró una función benéfica a beneficio de la Santa Cruz.  La Compañía era de aficionados locales y pusieron en escena una comedia de los hermanos Álvarez Quintero titulada “Doña Clarines” además del juguete cómico “Lola, Lolilla, Lolita y Lolo”. Actuaron Julia y Pepita Martínez Carrasco, José Melgares Alfonso, Carmen Celdrán y Andrés Piqueras y las hermanas Bolt, entre otros. Meses después, los caravaqueños disfrutaban con la comedia de los hermanos Álvarez Quintero titulada “El genio alegre”.  Benizar dispuso del Teatro de la Infancia desde 1926. En cuanto a obras y autores, reseñar la existencia de un monólogo dramático escrito en 1918 por J. José Ibáñez, titulado “La hija del emigrante”.

Su última remodelación, a cargo de los arquitectos Joaquín y Manuel Sainz de Vicuña, tiene lugar en 1986. El aforo del teatro es de 428 plazas. Actualmente en él se llevan a cabo proyecciones cinematográficas, obras de teatro, actuaciones locales, entre otras actividades culturales. Se encuentra en la Calle Teatro de Caravaca de la Cruz.

teatro thuillier 1 thuillier 4

Fuentes:

http://www.regmurcia.com

www.murciaturistica.es

INFORMATION IN ENGLISH

The origin of Theater in Caravaca

Emilio Thuillier

Nineteenth-century theatre in Caravaca de la Cruz

A taste for the caravaqueños Theatre is essential and comes from old, proof of this is that since at least 1581, it is documented, that Corpus Christi is celebrated with religious drama; Street Theatre that would continue throughout the 17th century. Somewhat later, in lathe to 1656, know of the existence of a chapel dedicated to our Lady of Buen Suceso and linked to it, a patio of comedies whose collection was intended.

In addition, to the Patio of comedies of the Buen Suceso, from the 18th century parts represented in the Plaza Mayor, always on the occasion of some important event related to the population. In Caravaca acted comedians of Murcia and companies fakers or comedies, in 1769, 1797 and 1771. But a modern theatre in keeping with the importance of Caravaca is not built until the mid-nineteenth century. Deeds is entrusted to Alejandro López and the pictorial decorations to the Sardinian Enrique D do Almont which also took over its management. The building was officially completed on 3 May 1847, inaugurating it with a play that night. The investment surpassed the 60,000 reals. A quarter century later had to repair the worn furniture and decoration, is returned. It was the moment in which the Council decided to give the local free amateur companies.

The journal of Murcia does not require what company was it acted in Caravaca in 1881 on the occasion of the celebrations of the cross. We know that the company directed by Ricardo Simo, who came from Eagles it acted in the town in October. But the following year it was a company of zarzuela which was acting in Cartagena with great success which visited the population. It was the main protagonist murcian comic tenor Pablo López. In the summer of 1889 the local theatre saw his scene “Clotilde” zarzuela de Abelardo Rodríguez author and music of pianist Nogueras, say press commentator, “was lively and funny”.

Two theatrical events took place in 1892. In March the Zorrilla classic is represented in the Royos “Don Juan Tenorio”, curiously out of season and months later passed by Caravaca the child company of zarzuela Cartagena School progress and future of childhood, acting under the direction Vicente Fuster.

In many towns had some group of theatre made up of amateurs; also in Caravaca and in 1893 put in scene two works on the night of the day of the Corpus: “The double cross” and “Crazy from the attic”. Some of its components were: “Encarnación Calzada, Lady turret, Lords López Melgares, Perez Miravete, etc”. The function is closed with a performance by a sextet led by Alfonso García de Murcia.

Municipal ordinances devoted several articles to civic behaviour of the citizens Theatre, in 1895. The objective was to achieve that a too vehement public sector kept the precise composure during performances. As for the performances, that same year returned a company of zarzuela already known in Caravaca which, under the direction of Pablo López, walking tour of Cartagena, Almeria and Albacete, a real luxury.

Stage of the Teatro Thuillier 1906

The company Gorge and Grajales put in scene on the occasion of the celebration of the fair in September in 1898, two operettas. The year had begun with a function to the benefit of the Association procesionista of whites by a local amateur company directed by Vicente de la Torre. The following reference found is three years later, i.e. in 1901 and the time, the festivities of the cross, but the excessive price of tickets, apparently caused a failure of public; the same happened to the company of Operetta who visited the town in October. But in 1902 was a comic company that stepped on stage in Caravaca with Espantaleon in front. Also plays were represented in the news room, since 1909 and at the Teatro Casino lounge, in 1911.

The company of Emilio Thuillier

Malaga’s Emilio Thuillier Marin dramatic company visited Caravaca in 1903 and reached such a success that it was decided to put his name to the theatre. Indeed, the fourth Theatre dates back to 1926 and it’s Grand Theatre Cinema, which, as its name suggests, was born more oriented to the seventh art that plays. Despite this, for everything is used and proof of this is that the company of zarzuela Galvan-Andreu, of recognized prestige in the Region, visited Caravaca in October 1905 and reaped new

Success in it. At the fair of 1910 they would by theater a dozen different works, highlighting the Álvarez Quintero brothers. In 1914 he won the Thuillier Theatre directed by Pascual Gregori and Mateo J. Nogueras zarzuela company.

Making a considerable leap in time, it is worth mentioning that in 1925 a charity function held for the benefit of the Holy Cross. The company was of local fans and put in scene the Álvarez Quintero Brothers Comedy titled “Doña Clarines” in addition to the comical toy “Lola, Lolilla, Lolita and Lolo”. They played Julia and Pepita Martinez Carrasco, José Melgares Alfonso, Carmen Celdrán and Andrés spouts and the Bolt sisters, among others. Months later, the caravaqueños enjoyed the Álvarez Quintero Brothers Comedy titled “The happy genius”. Benizar had the children’s Theatre since 1926. In terms of works and authors, mentioning the existence of a dramatic monologue written in 1918 by J. José Ibáñez, entitled “The daughter of the emigrant”.

Its last remodel, by architects Joaquín and Manuel Sainz de Vicuña, takes place in 1986. The capacity of the theatre is 428 seats. Currently, cinematographic projections, plays, local performances, among other cultural activities are carried out.

It is located in the street which name is Teatro of Caravaca de la Cruz.

 

 

ORIGEN DE LOS ARMAOS

El origen de este singular y simbólico cuerpo de guardia de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca se remonta, sin lugar a dudas, a la presencia de la Vera Cruz en la fortaleza de la villa medieval, allá por el siglo XIII. El simple hecho de ubicarse este Lignm Crucis en una tierra fronteriza con los musulmanes de Al-Andalus ya propiciaría, originalmente, un especial sistema de custodia por los propios soldados de la fortaleza, en principio y, hasta su desaparición, por la Orden del Temple y a partir de 1344 por la Orden de Santiago, bajo mandato de su Comendador en Caravaca y, por delegación de éste, del alcaide de la referida fortaleza.

blog29

Sin embargo lo que acentuó más la presencia de gente armada en torno a la Vera Cruz fue sin duda el establecimiento, en el siglo XIV, del ritual del Baño de la Vera Cruz en Agua. Este ritual se realizaba, y realiza, en un arroyo que distaba aproximadamente un kilómetro de la puerta principal de la villa amurallada, lo que implicaba sacar a la Vera Cruz en solemne procesión desde su capilla en la fortaleza hasta el lugar de celebración del referido ritual del baño, en plena huerta. Este hecho conllevaba ciertos riesgos que el alcaide no estaría dispuesto a correr, en su calidad de depositario y custodio de la Reliquia, por lo que ésta, transportada en andas y bajo palio, llevaba una fuerte custodia de gente armada.

Previamente un contingente de hombres a pie y a caballo había inspeccionado los alrededores del lugar, con el fin de evitar una posible emboscada musulmana o de otro estilo que pusiera en peligro a la Vera Cruz y a su acompañamiento.

Precisamente los siglos XIV y XV fueron pródigos en incursiones y correrías de los musulmanes granadinos sobre Caravaca. En 1391 Yusuf II de Granada llegaría a las puertas de la villa de Caravaca, y el año siguiente su hijo Muhammad VI incendiaría la villa, aunque debió retirarse al no poder asaltar la fortaleza siendo derrotado por el Adelantado de Murcia, que había acudido en apoyo de la villa fronteriza, aunque pudo escapar.

El mismo monarca granadino en los años 1404 y 1405 volvió a realizar correrías en la zona, y en 1406 el arraez de Guadix intentaría, si éxito, el asalto a la villa de Caravaca. Esta situación de inseguridad dio pie a que en 1407 el concejo de Murcia enviase 400 ballesteros que habrían de repartirse entre las villas de Lorca, Mula y Caravaca. En 1448 y 1449 Muhammad X El Cojo hizo una nueva incursión , llegando hasta Orihuela y llevándose buen número de cautivos de los distintos lugares, incluyendo Caravaca. Una de las últimas incursiones constatadas tendría lugar en 1477 por Muley Hacen, intentando un nuevo asalto a la fortaleza de Caravaca, siendo la última, en 1485 y en plena guerra con los Reyes Católicos, la del alcaide de Baza.

2

El año 1722 Cuenca Fernández-Piñero, al referirse a la Edad Media, publicó que “en aquel desgraciado tiempo que estaban los moros granadinos tan a la puerta, necesitaban los vecinos de esta villa andar a todas horas con las armas en las manos, ya para defender de ellos la villa, ya para seguridad de esta Cruz Santísima.

Sin embargo el ritual del Baño de la Vera Cruz en Agua seguía efectuándose, año tras año, prácticamente sin interrupción. De ello hay constancia el año 1407 y siguientes. En 1480 la Orden de Santiago se refiere, en presente, al “sitio donde vañan la Vera Cruz a surco de una parte de tierra de Juan de Chinchilla e de la otra parte el camino que va a Huescar”. Y el mismo autor referido anteriormente estipula que en la Edad Media la procesión del Baño era más militar que eclesiástica “porque se componía toda ella de una numerosísima compañía de militares con su Capitán, alférez y demás cabos..” Así pues, por todo lo expuesto está clara, justificada y demostrada, la necesidad de escoltar con guardia auténtica a la Sagrada Reliquia en aquellos tiempos de la Baja Edad Media.

En el siglo XVI, tras la reconquista de Granada, la custodia de la Vera Cruz en su salida desde el castillo seguiría a cargo de soldados a las órdenes del alcaide de la fortaleza, nombrado por la Orden de Santiago,   acentuándose sin duda en el último tercio del siglo con la sublevación de los moriscos y guerra de las Alpujarras. Sin embargo, en el siglo XVII, tras la expulsión de los moriscos de España por el rey Felipe III, el peligro interno desaparece pero la necesidad de custodiar a la Vera Cruz en su salida de la fortaleza permanece y más aún con su estancia, en la noche del dos al tres de mayo de cada año, en la nueva iglesia parroquial de El Salvador, ya desde el siglo XVI,   fuera de las murallas de la villa de Caravaca.

Esta circunstancia motivó el hecho de que se creara un cuerpo de guardia específico, que únicamente actuaría cuando la Vera Cruz saliese del recinto amurallado, creándose así   la “Compañía de Guardia de la Santa Cruz”, comprometiéndose en ella los miembros más destacados de la aristocracia caravaqueña, todos ellos miembros de la Cofradía de la Vera Cruz, turnándose en los cargos de Capitán y Alférez de la Compañía. Así lo establecían el 20 de abril de 1655 al acordar que “…será uno a el que le tocare la suerte en rueda Capitán de la Compañía que sale para la guarda y acompañamiento de la Santa Cruz el dicho día tres de mayo de cada un año y su víspera, el qual pueda elegir alférez….”.

3

En 1722, el ya referido Cuenca, constatando la época por él vivida (segunda mitad del siglo XVII y buena parte de la primera del XVIII) describe a la Compañía como “hombres armados con su Capitán a trechos en la procesión de guarda de la Santísima Cruz, que va en sus andas bajo palio..”

Este cuerpo de guardia, formado por voluntarios, se mantendría por tales hasta bien entrado el siglo XVIII en que comenzó a decaer y hubo de echarse mano a gentes pagadas, creándose no obstante entre las mismas una especie de “dinastías” o familias entre las que se daba continuidad a la Compañía.

A finales de este siglo y comienzos del XIX era costumbre pagarles un doblón por cabeza, costeado a medias por los Mayordomos de la Cofradía de la Vera Cruz y por el Alférez Mayor del Ayuntamiento de   Caravaca, cuando éste sacaba el Estandarte Real en la Fiestas de la Cruz, dado que a su vez prestaban escolta a dicho estandarte.

En 1803 se decía que ” se acostumbra la ceremonia de los Armados de custodia de vajada estada y subida” y en 1804 queda constancia que también acompañaban a la Vera Cruz en la solemne Misa de Pontifical que desde el siglo XVII se celebra en la Iglesia de El Salvador, narrándose de la siguiente forma: “..hay la costumbre de que asistan haciendo la guardia hombres vestidos de cota de malla con sus espadas y alabardas”. Será también en 1804 cuando se utilice la denominación de “Compañía de Armados”, evolucionando el nombre hasta popularizarse en el dialecto murciano, ya en el siglo XX, como “Los Armaos” o “Compañía de Armaos”, que es como se le conoce y denomina en la actualidad.

En 1846, Madoz los describe ” vestidos a la española antigua, con peto, espaldar y casco adornado de flores contrahechas, formando un frontis de bastante altura”, y en 1856 Marín de Espinosa, al describir las Fiestas de la Cruz, se refiere a ellos como “guerreros con sus correspondientes armaduras a la antigua”. En 1888 Torrecilla de Robles los define como “una escolta de guerreros a estilo de los de la Reconquista”.

4

 

En 1898 Sala Nougarou, en un manuscrito destinado a convertirse en borrador para el Reglamento de la Comisión de Festejos, realiza una descripción considerando su origen como“guardia de honor de la Ssma. Cruz” y calificándolos de “instituto tan antiguo como la Ssma. Cruz de Caravaca” y teniendo entre otras como misión fundamental la de ir “junto al carro [de la Cruz] en las procesiones”. También este autor estipula que “son los mismos todos los años” y que en su época se les pagaba a cada uno cinco pesetas, cubriendo con ello todas sus actuaciones que eran “..día de la bajada de la Cruz, de la Procesión del Baño, y el de la función solemne con la subida de la Cruz”. No obstante también especifica que de las cinco pesetas que se les daba tenían que pagar tres a las Religiosas (¿Carmelitas?) que preparaban las flores de la celada, con lo que a ellos únicamente les quedaba un salario real de dos pesetas.

A comienzos del siglo XX, concretamente el año 1908, se les agregó una función no propia de su origen, desechada en 1998, que fue la de acompañar en las procesiones de la Vera Cruz a la Presidencia de la Cofradía, para lo que se crearon dos nuevas plazas de armados.

También en este siglo la Compañía sufriría transformaciones, tanto en el número de componentes, que tendió en un principio a disminuir, como en el vestuario, si bien en este último aspecto siempre se ha respetado la línea esencial del mismo y los principales componentes.

5

En 1998 se hizo una renovación o “refundación” de la Compañía, dotándola de Estatutos y Reglamento, enriqueciendo el vestuario y abriendo el número posible de componentes a un total de ochenta y uno, organizados en seis escuadras, cada una de ellas mandada por un Alférez. Con ello se intentó volver a dignificar este histórico cuerpo que había caído en una más que palpable decadencia, empezando ésta en el momento en que  se dotó de mercenarios.

Constituye, sin duda, junto con el Baño de la Vera Cruz en Agua y su procesión, la tradición caravaqueña vinculada a la Stma. y Vera Cruz con raíces históricas más profundas.

Fuente: http://armaosveracruz.com/origen-de-los-armaos

IF YOU PREFER THE INFORMATION IN ENGLISH:

ORIGIN OF THE ARMS

The origins of this unique and symbolic body of guard of the Santísima and Vera Cruz de Caravaca, can be traced back to the presence of the Vera Cruz in the fortress of the medieval village, back in the 13th century. The simple fact of placing this Lignm Crucis in a land bordering the Muslims of Al-Andalus and would originally propitiate a special system of custody by the soldiers themselves of the fort, in principle and, until their disappearance, by the Order of the Temple And from 1344 by the Order of Santiago, under command of his Commander in Caravaca and, by delegation of this, the mayor of the said fortress.

However, what most accentuated the presence of armed people around Vera Cruz was undoubtedly the establishment, in the fourteenth century, of the ritual of the Bath of the True Cross in Agua. This ritual was performed, and performed, in a stream that was about a kilometer from the main gate of the walled town, which meant taking the Vera Cruz in solemn procession from its chapel in the fortress to the place of celebration of that ritual Of the bathroom, in the garden. This fact entailed certain risks that the warden would not be willing to run, as custodian and custodian of the Relic, reason why this one, transported in platforms and under pallium, carried a strong custody of armed people.

Previously a contingent of men on foot and on horseback had inspected the surrounding area, in order to avoid a possible Moslem or other ambush that would endanger the Vera Cruz and its accompaniment.

Precisely the fourteenth and fifteenth centuries were prodigal in incursions and raids of the Muslims of Granada on Caravaca. In 1391 Yusuf II of Granada would arrive at the gates of the town of Caravaca, and the following year his son Muhammad VI would ignite the town, although it had to retire when not being able to assault the strength being defeated by the “Adelantado” of Murcia, that had come in support Of the frontier town, although it was able to escape.

The same monarch from Granada in 1404 and 1405 returned to carry out raids in the area, and in 1406 the arraez of Guadix would attempt, if successful, the assault on the town of Caravaca. This situation of insecurity gave way to that in 1407 the council of Murcia sent 400 crossbowmen that were to be divided between the towns of Lorca, Mula and Caravaca. In 1448 and 1449 Muhammad X El Cojo made a new incursion, arriving until Orihuela and taking good number of captives of the different places, including Caravaca. One of the last incursions found would take place in 1477 by Muley Hacen, attempting a new assault on the fortress of Caravaca, the last being in 1485 and in the midst of war with the Catholic Kings, that of the mayor of Baza.

In 1722 Cuenca Fernández-Piñero, when referring to the Middle Ages, published that “in that unfortunate time that the Moors of Granada were at the door, the neighbors of this town needed to walk at all hours with the weapons in their hands, and To defend the village from them, and for the safety of this Most Holy Cross”.

Nevertheless the ritual of the Bath of the True Cross in Water continued practicing, year after year, practically without interruption. Of this there is record the year 1407 and following. In 1480 the Order of Santiago refers, in the present, to the “place where the Vera Cruz crosses a section of land of Juan de Chinchilla and on the other side the road that goes to Huescar”. And the same author mentioned above stipulates that in the Middle Ages the procession of the Bath was more military than ecclesiastical “because it was all composed of a very numerous company of soldiers with their Captain, lieutenant and other corporal.” Thus, for everything Exposed is clear, justified and demonstrated, the need to escort with authentic guard the Sacred Relic in those times of the Late Middle Ages.

In the sixteenth century, after the reconquest of Granada, the custody of the Vera Cruz on its departure from the castle would continue to be carried out by soldiers under the orders of the mayor of the fortress, named by the Order of Santiago, undoubtedly emphasizing in the last Third of the century with the uprising of the Moors and war of the Alpujarras. However, in the seventeenth century, after the expulsion of the Moors from Spain by King Philip III, the internal danger disappears but the need to guard the Vera Cruz on his departure from the fortress remains and still more with his stay, in The night of the two to three of May of each year, in the new parochial church of El Salvador, already from century XVI, outside the walls of the town of Caravaca.

This motivated the creation of a specific body of guard, which would act only when the Vera Cruz left the walled enclosure, creating the “Company of Guard of the Holy Cross”, committing itself in it the most prominent members of the aristocracy Caravaqueña, all members of the Company de la Vera Cruz, taking turns in the positions of Captain and Ensign of the Company. This was established on April 20, 1655, when he agreed that “… he will be one to whom he will touch the fate in wheel Captain of the Company that leaves for the guard and accompaniment of the Holy Cross the said day three of May of each one year And his eve, which may choose Ensign … “.

In 1722, as we said before Cuenca, stating the time lived by him (second half of the seventeenth century and much of the first of the eighteenth) describes the Company as “men armed with their captain to parts in the procession of guardian of the Most Holy Cruz, who goes on his strolls under pallium”.

This body of guard, made up of volunteers, would remain so until well into the eighteenth century that began to decline and had to be paid to paid people, nevertheless creating among them a kind of “dynasties” or families among which The Company was given continuity.

At the end of this century and beginnings of the XIX it was customary to pay them a doubloon by head, half paid by the “Mayordomos” of the company of the True Cross and by the High Lieutenant of the City council of Caravaca, when this one removed the Royal Standard in the Festivities of The Cross, since in turn they lend escort to that standard.

In 1803 it was said that “the ceremony of the Armed Forces of custody of “vajada” stay and rise is accustomed” and in 1804 it is recorded that they also accompanied the Vera Cruz in the solemn Mass of Pontifical that from century XVII is celebrated in the Church of El Salvador, narrating as follows: “… it is customary for men to wear watch in their midst with their swords and halberds.” It will also be in 1804 when the name of “Company of Armed” is used, evolving the name until popularizing itself in the dialect Murcia, already in century XX, like “Armaos” or “Company of Armaos”, that is as it is known to him And denominates today.

In 1846, Madoz describes them “dressed in the old Spanish, with a breastplate, back and helmet adorned with flowers, forming a frontis of quite height”, and in 1856 Marín de Espinosa, when describing the Fiestas de la Cruz, refers to They as “warriors with their corresponding old-fashioned armor.” In 1888 Torrecilla de Robles defines them as “an escort of warriors in the style of the Reconquest”.

In 1898 Sala Nougarou, in a manuscript destined to become draft for the Regulation of the Commission of Celebrations, makes a description considering its origin like “guard of honor of the Stma. Cross “and calling them” an institute as old as the Stma. Cross of Caravaca “and having among others as fundamental mission the one to go” next to the car [of the Cross] in the processions “. This author also stipulates that “they are the same every year” and that in their time they were each paid five pesetas, covering with it all their actions that were “… of the descent of the Cross, of the Procession of Bath, and that of the solemn function with the ascent of the Cross. ” However, it also specifies that of the five pesetas that were given to them they had to pay three to the Sisters (Carmelites?) Who prepared the flowers of the cloak, so that they only had a real salary of two pesetas.

At the beginning of century XX, concretely the year 1908, they were added a function not proper to its origin, discarded in 1998, that was to accompany in the processions of the True Cross to the Presidency of the Brotherhood, for which they were created Two new squares of armed.

Also in this century the Company would undergo transformations, both in the number of components, which initially tended to decrease, as in the wardrobe, although in this last aspect has always been respected the essential line of the same and the Main components.

In 1998, the Company was renovated, providing it with Statutes and Regulations, enriching the costumes and opening up the possible number of components to a total of eighty-one, organized in six squads, each one sent by a Ensign. This was an attempt to restore dignity to this historic body that had fallen into a palpable decay, starting at the time it was equipped with mercenaries.

 It undoubtedly constitutes, along with the Bath of the True Cross in Water and its procession, the caravaqueña tradition linked to the Stma. and Vera Cruz with deeper historical roots.

Source: http://armaosveracruz.com/origen-de-los-armaos.

La Vuelta. 10ª etapa: Caravaca de la Cruz. Año Jubilar 2017 – El Pozo Alimentación

La Vuelta Ciclista a España que arrancó el 19 de agosto en Nimes y finalizará el 10 de septiembre en Madrid, pasará por la Región de Murcia los próximos días 29 y 30 de agosto.

Vuelta españa. Imagen para Mupi

La prueba congregará a más de 200 ciclistas de los principales equipos a nivel internacional, y será retransmitida en directo por TVE y Teledeporte, con una cobertura internacional en más de 150 países.

El día 29 de agosto comienza la 10ª etapa de la Vuelta Ciclista a España en Caravaca de la Cruz, coincidiendo con el Año Jubilar que se celebra en la ciudad este mismo año. Esta etapa contempla un trazado de 171 kilómetros y partiendo desde Caravaca, recorrerá Sierra Espuña y finalizará en Alhama de Murcia.

El día 30 la Vuelta saldrá desde Lorca, para concluir en Calar Alto, provincia de Almería.

10ª Etpa Vuelta Ciclista España. Carava-El Pozo, Alhama de Murcia

A continuación, aparecen detallados los horarios del comienzo de esta 10ª etapa en Caravaca de la Cruz y el recorrido de la misma:

  • Concentración y firma: Avda. de la Constitución de 12:14 h a 12:59 h.
  • Llamada: a las 13:01 h.
  • Salida neutralizada: a las 13:06 h.
  • Recorrido: Avda. de la Constitución, C/Cruz Prolongación, Avda. Gran Vía, C/Maruja Garrido, Avda. Ctra. De Granada, Pasa a ser la RM 715. Pasa a ser la RM 730 dirección Lorca. cruce izda. dirección Lorca RM 711.
  • Total distancia recorrido neutralizado: 7,5 kilómetros.

vuelta_espana_logo_nuevo_texto_2017_unipublic

No os perdáis este gran acontecimiento que se va a celebrar en Caravaca de la Cruz en su Año Jubilar 2017.

“El Templete” una pieza clave para la historia de la Vera Cruz de Caravaca

El Templete está entre los monumentos más emblemáticos de Caravaca de la Cruz debido a sus características y al alto nivel simbólico para los actos religiosos relacionados con la Stma. Cruz de Caravaca. Se trata de un edificio del siglo XVIII de estilo barroco y de planta hexagonal inscrita en una circunferencia. Su construcción se inició en 1762, sobre el solar de la capilla anterior, y concluyó en 1801. Es obra del arquitecto murciano José López.

En su estructura se distinguen en su construcción cuatro cuerpos: el podium, en el que se apoya el edificio y del que sobresalen los pilares, el cuerpo principal que cierra el espacio y configura el monumento, la cúpula sobre tambor cubierta de teja árabe, y, por último, la linterna dotada de seis vanos.

templete

En él se recogen las aguas de las Fuentes del Marqués dando lugar a un importante ritual religioso el 3 de mayo de cada año. El rito procede del año 1384 cuando se pidió agua bendita para sofocar la plaga de langosta que solaba los campos de Lorca, Totana y Murcia. A lo largo de los años lo convertiría como un acto y tradición de gran contendio simbólico: el defile de todas las kábilas y grupos festeros, la llegada de la Cruz al bañadero y el rito de baño representan el acto central de las fiestas.

blog tempplete

 

Se encuentra en un lugar muy representativo de la ciudad como es la Glorieta, ubicado en la C/Corredera y siendo una de las calles más importantes del conjunto artístico. Se encuentra junto a la Plaza San Juan donde  alberga en su parte central el monumento a San Juan de la Cruz. No podría éste estar ubicado en otro lugar, sino aquí, a escasos metros de la Iglesia – Convento de los Padres Carmelitas, fundada por el Santo, y de la casa en la que éste vivió durante sus estancias en la ciudad.

 

 

glorieta

 

 

san juan

 

 

 

En este video se puede ver el baño de la cruz y la bendición de las aguas en el Templete, uno de los importantes rituales relacionados con la Stma. Cruz en este monumento.

 

Fuentes:

“Ciudad Monumental conjunto artístico”Pedro Ballester Lorca. Edición: Ayuntamiento de Caravaca de la cruz

Páginas web consultadas: www.regmurcia.com